La UJCE denuncia las condiciones laborales que se dan en la campaña de vendimia

|



Desde la Unión de Juventudes Comunistas de España, con ocasión del inicio de la campaña de vendimia, queremos denunciar las condiciones laborales que en ocasiones imponen los empresarios en este sector, en el cual un gran número de jóvenes trabaja cada año. Una parte de la juventud ve en la vendimia una oportunidad para costear sus estudios, y la otra parte trata de buscarse un futuro en la temporalidad de la producción agrícola debido a la falta de un trabajo digno y estable en el Medio Rural.


Las condiciones de vida suelen estar marcadas con cierta frecuencia por el pago de salarios por debajo de lo establecido en los convenios. Bien por una desprofesionalización, es decir incluir en el contrato una categoría inferior a la que se posee dentro del sector, o bien por el impago de muchas de las horas extras. La mayor parte de las cuadrillas de trabajadoras y trabajadores que recogen la uva son pagadas sin contratos y sin dar de alta en la Seguridad Social, algo que además de ser ilegal nos somete a unas condiciones laborales de hace más de 200 años.


Entre la población inmigrante debemos tener en cuenta, además, sus propias condiciones de inhabitabilidad, algo que incrementa más la precariedad e indignidad de estas condiciones laborales. Esta situación se relaciona completamente con aquellas y aquellos jóvenes que acuden cada año a la vendimia francesa sin garantías de contrato, vivienda y empleo pero a las que se ven forzados por la realidad económica que sufren aquí.


Por otra parte, la precariedad no sólo afecta a quienes trabajan bajo el sol en los viñedos. La losa de la precariedad se extiende a quienes recogen la uva en la tolva, a quienes transfieren las pastas y los mostos a otros tanques contenedores, o a quienes se encargan del control de calidad del mosto, de las pastas en fermentación o de los vinos ya elaborados.


La producción en la industria vitivinícola somete a dinámicas vertiginosas con largas jornadas de trabajo, con un exceso de horas extras y dónde el reparto de trabajo brilla por su ausencia por el afán de incrementar más tasa de beneficio del empresario.


Es por ello que llamamos a la juventud a estar alerta ante estas condiciones y a denunciar cualquier abuso al que sean sometidas o del que tengan conocimiento. Reivindicamos la importancia de estar organizadas sindicalmente para poder enfrentar estos abusos, recordando que la afiliación sindical y la petición de una Inspección de Trabajo son siempre confidenciales.


SOLO JUNTAS Y UNIDAS PODEMOS FRENAR LA PRECARIEDAD LABORAL. POR UN FUTURO DIGNO PARA EL MEDIO RURAL: ¡MEJORA DE LAS CONDICIONES LABORALES EN EL CAMPO!

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.