Los bolillos vuelven a inundar de arte y tradición la calle Empedrada

|


La XXIII Muestra de Encaje de Bolillos “Ciudad de Manzanares” inundó de arte y tradición la céntrica calle Empedrada durante la mañana del sábado. Unas trescientas participantes de un total de 26 grupos hicieron una demostración de esta llamativa labor que atrajo a numeroso público. El alcalde, Julián Nieva, visitó la muestra y felicitó a las cuatro asociaciones locales encargadas de la organización del evento “y de mantener con su trabajo esta cultura”.


Las cuatro asociaciones que representan el encaje de bolillos en Manzanares -Encrucijada de La Mancha, Filigrana, Barrio del Río y Amas de Casa- organizan este encuentro con la colaboración y patrocinio del Ayuntamiento de Manzanares con motivo de las fiestas patronales de Jesús del Perdón. Julián Nieva resaltó el trabajo de estas asociaciones por mantener viva esta tradición y por reunir a tantas participantes en una muestra “que no pierde frescura ni encanto después de 23 años”.

El alcalde dijo que la Muestra de Encaje de Bolillos “Ciudad de Manzanares” va cada año a más, “en consonancia con las fiestas patronales”, y valoró que desde el año pasado volviera a su tradicional enclave en la céntrica y comercial calle Empedrada. “Es la ubicación perfecta, por ello el año pasado se corrigió el error de pretender llevarla a un sitio periférico”, apostilló.

En la misma línea, la concejala portavoz del equipo de gobierno, Beatriz Labián, valoró el evento por ser, además de una muestra de tradición y de arte, “una muestra de movimiento femenino, principalmente, de la provincia y de la región”. “Es algo muy bueno para Manzanares, que es un referente también para el encaje de bolillos”, añadió la edil durante la visita a la muestra, en la que la mayoría de participantes fueron mujeres, pero en la que también hubo algún hombre y algunos niños y niñas.

María Dolores Arias, presidenta de la Asociación de Encaje de Bolillos “Encrucijada de La Mancha”, de Manzanares, explicó que este tipo de encuentros les permite compartir lo que saben sobre bolillos con otras mujeres con los mismos intereses, ver cosas diferentes “y encontrar a amigas de muchos años”. Y es que la convivencia y la reivindicación de esta labor artesanal son los motores que les mueven a organizarlo y a asistir en otras localidades a encuentros similares.

En el encaje de bolillos, lo más difícil es comenzar, según quienes lo realizan, “pero una vez que engancha es muy relajante y muy bueno para la memoria y para las manos”, señaló Arias, que animaba a la juventud a probar ya que la edad media de quienes lo practican es cada vez mayor.

Las participantes en este encuentro, que se prolongó durante tres horas, llegaron de numerosas localidades, algunas tan distantes como Brihuega (Guadalajara) y Casa Nueva (Granada). Los grupos de encajeras participantes procedieron de Manzanares, Membrilla, Valdepeñas, Argamasilla de Alba, Tomelloso, Herencia, Alcázar de San Juan, Quintanar de la Orden, Corral de Almaguer, Ciudad Real, Torrenueva, Poblete, Moral de Calatrava, Miguelturra, Pedro Muñoz, Carrión de Calatrava, Torralba de Calatraba y El Toboso, así como de otros puntos más distantes, como Brihuega (Guadalajara) y Casa Nueva (Granada). 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.