Treinta años rifando navajas a las puertas de la iglesia de La Solana

|



Lleva treinta años acudiendo a su fiel cita de la feria solanera. Su puesto se ubica junto al pórtico de la Parroquia de Santa Catalina. Cada partida la juegan seis personas que se reparten las treinta y seis tablas con la baraja española. La carta que salga tras el corte, se lleva el premio a elegir entre una inmensa gama de navajas totalmente artesanales.

Es la tradicional rifa de las navajas de Rafael Bustos. Antes acompañaba a su padre, y ahora le ayuda un sobrino. Recorre algunas ferias importantes de la provincia de Ciudad Real con un puesto repleto de variadas navajas elaboradas en su fábrica de Santa Cruz de Mudela.

Navajas de siempre. En cuerno de ciervo ó toro, grabadas o sin grabar. Hay diversos tamaños, pero la gente prefiere más bien pequeñas, y sobre todo, una medida que no sobrepase los once centímetros que permite la ley.

Este año ha sido uno de los mejores con respecto a los últimos años. Así lo reconoció a la prensa local, debido al nacimiento del baile del vermut y a toda la gente que ha arrastrado a la Plaza Mayor. Bustos aplaude la idea de promocionar actividades en la plaza porque suponen más clientes potenciales y por supuesto, más negocio. Confía en que el ayuntamiento haya tomado buena nota para repetir la iniciativa el próximo año. Él volverá en todo caso a La Solana otra edición más para continuar la tradición navajera.

Tras la ‘Villa de la Zarzuela’, pasará por otras ferias como Almagro, Torre de Juan Abad, Munera, Villamanrique ó Castellar de Santiago. Y siempre con el objetivo de que no se pierda la marca ‘Bustos’, que ya va por la quinta generación.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.