Almedina invita a todos los castellanos-manchegos a realizar un viaje en el tiempo y recrear sus orígenes

|



Reunir la historia y la diversión va a ser posible, gracias a la magia que un pueblo del Campo de Montiel, Almedina, va a protagonizar el primer fin de semana de agosto, del 5 al 7 de agosto.


El ayuntamiento de Almedina está trabajando para que, durante tres días, la magia, el sabor y la costumbre de la época musulmana puedan revivir el pasado de Almedina.


Los habitantes del pueblo se están preparando para vestir con trajes de la época y el Ayuntamiento se dispone a engalanar las calles. Además, durante las noches de los tres días del fin de semana, se apagarán las luces en las calles, se iluminarán con 20.000 velas y antorchas, para hacer un viaje en el tiempo y contemplar espectáculos al aire libre, asistir al zoco o degustar delicias gastronómicas de la época mozárabe.


Durante tres días teatro y espectáculos de calle ocuparán los espacios más característicos de la época árabe de Almedina. El nombre del pueblo significa “fortaleza”, y aunque todo hace indicar su origen arable, en el pueblo también se han encontrado vestigios de un asentamiento íbero anterior.


Este pueblo fue considerado como puerta de entrada a Sierra Morena, y por ello tuvo gran importancia durante los siglos de ocupación musulmana. El historiador Inocente Hervas y Buendía colocó a Almedina como una de las tres ciudades más importantes de La Mancha musulmana, junto a Almodóvar y Calatrava La Vieja, siendo considerado un lugar estratégico por su situación geográfica y por su ubicación en lo alto de un cerro.


El festival moro, pretende volver al minuto cero de la Almedina musulmana, llenar de magia y nostalgia las calles del pueblo que como la mayoría, en verano presenta una gran vitalidad.


El evento, al que el Ayuntamiento quiere invitar a todos los ciudadanos de la región y de fuera de ella, supondrá también una excusa para que se pueda disfrutar del pueblo y de su riqueza patrimonial y gastronómica. Así visitar la fuente pública, el puente romano, la Iglesia parroquial de Santa María, la Ermita de la Virgen de los Remedios, la Ermita de San Cristóbal o el paraje de Los Barrancos o degustar tapas de la rica cocina musulmana.


La fiesta también quiere tener una relación tangencial con Cervantes, en el año que se conmemora el cuarto centenario de su muerte y lo hará con un espectáculo que recrea la prisión que sufrió el escritor en Argel. La programación del festival se encuentra aún en desarrollo, pero se hará pública en pocas fechas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.