Con el otoño volverán las amenazas y la oportunidad para los nuevos políticos

|



Pero no tratéis el desprestigio, con argumentos dictados por vuestras personalidades agotadas por tanta crisis que os hace buscar en la política la seguridad que no tuvieron, tanto por culpa la del sistema o su incompetencia para ganarse el sustento sin depender del erario público.



Amenazar con recortes de nuestras merecidas pensiones, parecen algo más fuerte que un nubarrón de otoño o desliz de una clase que no renuncia a sus privilegios vitalicios.



Intocables de una casta, no en la India, pero dispuestos a hacer el “indio” en un “apretarse el cinturón” que no afectará a los Errejón, Carolina Bescansa, Pablo Iglesias, etc.



Las rastras y los vaqueros ya no dan el “pego”, ni darse de madres proletarias en el Parlamento, exhibiendo su bebé aunque en lo privado tenga niñera y en su Galicia natal pazos, empresas y descapotables.



Otoño cuajado de incertidumbres y amenazas, ocasión que no faltará para que aumente el trabajo de tanatorios, con tanto anciano angustiado…



Y no se darán cuenta los pensionistas, que podrían ser la fuerza más numerosa del país con 9000000 de posibles militantes.



Que los partidos pacten evitando que los “uniformados de mendigos “traten de “armar tracas” que solo dejaran astillas carbonizadas y el recuerdo de sus gritos sin razones: - Mucho ruido y pocas nueces-



El nuevo deporte de las “puertas giratorias” y el incremento de la corrupción, distraída bajo banderas diversas: rojas, tricolores, moradas o negras, y nuevos símbolos ya familiares para nuestros soldados desplazados en el Islam.



En la España de Cervantes se seguirá jugando a la picaresca ¡Como siempre!

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.