Llamamiento al compromiso político a los partidos que expresaron su oposición al proyecto minero de tierras raras

|



Desde la Plataforma no política Sí a la Tierra Viva, queremos hacer una llamada de compromiso político para que las promesas escuchadas en el debate celebrado el martes 14 de Junio en Valdepeñas se hagan realidad. Dicho día las cuatro fuerzas políticas invitadas (PP, PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos) declararon su oposición rotunda al proyecto de explotación minera de Tierras raras que amenaza con destruir nuestra comarca.


A pesar del regocijo que nos producen dichas declaraciones, lo cierto es que aún no ha habido acciones políticas para impedir la instalación de la prevista mina. Hasta el momento la únicas decisiones políticas en este tema han sido otorgar 10 permisos de investigación minera de monacita en la provincia de Ciudad Real, y más aún, se han iniciado ya los trámites para la explotación de la primera mina por parte de la empresa Quantum Minería S.L.


Nuestras comarcas están dedicadas a la producción agrícola y ganadera, ofreciendo productos de calidad. Además parte de la zona afectada por el proyecto minero está incluida dentro de la Red Natura 2000; existen poblaciones de varias especies de vertebrados amenazados de extinción; hay yacimientos arqueológicos y valores culturales ya destacados por Cervantes. Todo esto quedaría gravemente vulnerado por una actividad económica de sólo 10 años y que crearía muy pocos puestos de empleo a los pobladores locales. Además no puede aceptarse que se ponga a disposición de la empresa minera el agua del embalse de la Cabezuela, ni los riesgos de contaminación acústica, acuática y radiactiva.


Así ha sido reconocido por todos los partidos políticos presentes durante dicho debate. Sin embargo, aún no se ha dado la situación de que ningún partido haya firmado dicho manifiesto. Sólo lo han hecho algunos alcaldes y políticos a título particular.


Es por ello que recordamos a todos los representantes de estas organizaciones que su compromiso ha de materializarse para no ser convertido en una falsa promesa lanzada ante un público deseoso de escucharla, con la intención de ganar votos y ser olvidada pasadas las próximas elecciones.


No deseamos dejar en evidencia ni oponernos a ninguno de los interlocutores del pasado debate ni a sus respectivas organizaciones, sino tan solo asegurarnos de que realmente se escucha el clamor del pueblo contra la actividad minera. Y que se cumpla lo prometido. De lo contrario, se caería en el descrédito y la desconfianza hacia nuestros políticos


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.