​Arantxa Rodríguez: “El objetivo del yoga es que te fijes más en lo bello que hay en ti”

|




La práctica de yoga y de todas sus variantes empezaron a estar de moda hace unos años. Pero el yoga es mucho más que una moda. Es posible que incluso nos pongamos a pensar en qué es el yoga y no sepamos dar una respuesta correcta. Por eso, hemos querido interesarnos por esta filosofía de vida y para ello hemos hablado con toda una experta en yoga, Arantxa Rodríguez o Naya, directora de Mandala, la sede en Valdepeñas de la Escuela de Yoga Witryh.



¿Qué es Mandala?



Mandala es la sede en Valdepeñas de la Escuela de Yoga Witryh, La Escuela de Yoga Witryh es una prestigiosa escuela de ámbito nacional con un proyecto muy amplio que abarca la investigación y profundización en el Yoga, la formación de profesores y formadores de profesores de Yoga, la formación en el “Arte de aprender a morir”, una escuela infantil, etc, y su sede en Valdepeñas es Mandala.


En Mandala enseñamos a los alumnos a practicar Yoga; no pretendemos únicamente que vengan a practicar aquí, que también, sino además que todo lo que aprenden aquí puedan practicarlo después en su casa, en su vida cotidiana.



¿Qué servicios ofrece Mandala?



Nuestras clases duran 105 minutos. Son sesiones muy completas en las que abarcamos diferentes aspectos del Yoga. Hay un tiempo para las posturas, para la respiración, para la relajación, por supuesto, para la meditación y también para las charlas.


Tenemos clases todos los días, en turnos de mañana, tarde o noche.


También tenemos actividades durante los fines de semana: cursos monográficos, películas, Danza Yoga, Biorespiración.

En Mandala hacemos formación en Reiki a través de cursos de los diferentes niveles, y tenemos una sesión de práctica semanal. En esta sesión, practicamos Reiki entre nosotros de diferentes formas y avanzamos en el conocimiento de un camino espiritual como el camino del Reiki o el camino del Yoga.


Nuestros fines de semana estrella son los retiros de la formación de profesores. Este año se ha iniciado una nueva promoción de formación de instructores y profesores de Yoga de la Escuela de Yoga Witryh y tenemos un grupo de personas en formación, aquí en Valdepeñas.



Se habla mucho del Yoga pero muchas veces no sabemos exactamente qué es. ¿Qué es el Yoga? 


Efectivamente, en general, la gente desconoce lo que es el Yoga. El Yoga es una filosofía tan vieja como la civilización actual. Es una corriente espiritual, además de que en India es uno de los nueve sistemas filosóficos de este pais. En India, el Yoga impregna todos los sectores de la sociedad y todos los otros sistemas filosóficos. Desde la segunda mitad del siglo pasado el Yoga se ha extendido por todo el mundo, y ocupa el primer lugar entre las actividades y disciplinas que procuran bienestar a todos los niveles del ser humano. La medicina occidental ya ha reconocido la meditación como el ansiolítico más eficaz. Las posturas de Yoga, su parte más conocida, que hace creer de forma errónea que el Yoga es un deporte, son sólo una pequeña parte del Yoga.


El Yoga es una ciencia, es un arte puramente experimental. El ser humano vive identificado con su principio de individualidad, al que llamamos Ego. Eso le hace creer que él es su cuerpo, su mente, sus posesiones, su lugar en la sociedad, su papel profesional. El objetivo del Yoga es que tomes consciencia de tu universalidad, del principio de Unidad que hay en ti. Por eso, este conjunto de diversas técnicas se llama Yoga, que significa “unión”. Porque el Yoga pretende que el ser humano se desidentifique de su Ego y sienta el espíritu universal que es su verdadera esencia, tomando consciencia de que estamos interrelacionados con absolutamente todo. Así que, el Yoga es un camino de ampliación de la consciencia. Cuando comprendes que tanto cuerpo como mente son carcasas que utiliza el alma para desenvolverse en el mundo que vivimos, adquieres una visión más lejana y objetiva de tus problemas y circunstancias. Empiezas a darte cuenta de que la vida es una escuela; que cada conflicto es una oportunidad para crecer en consciencia. Cuando comprendes quién eres realmente, una chispa divina, la felicidad verdadera se instala en tu vida.


Así pues, el conjunto de posturas más o menos acrobáticas que mucha gente cree que es el Yoga son sólo una de las muchas herramientas para adquirir consciencia, desarrollar las cualidades del alma y crear el hábito de enfrentarte en calma y bienestar ante un conflicto. Las posturas de Yoga te ayudan a vivir una relación más armónica con tu cuerpo, los ejercicios de respiración y de relajación te ayudan a experimentar tu cuerpo energético y sutil, respectivamente; y por fin, la meditación es el camino hacia el interior, donde el practicante aprenderá a despojarse de sus miedos, sus tendencias nocivas y sus máscaras y a encontrar su verdadera esencia, lo cual es la base de la felicidad.



¿Para qué nos va a servir la práctica de Yoga? 



Por el camino, vas obteniendo todos los beneficios de la práctica: la serenidad, la calma y el centramiento, la vivencia del momento presente, la diferente perspectiva ante la vida que te lleva a instalar en ti una alegría profunda, el desarrollo de las capacidades físicas (flexibilidad, agilidad, fuerza, equilibrio, sensibilidad propioceptiva)y mentales (atención, concentración, intuición), la mejora y equilibrio del funcionamiento de todos los sistemas orgánicos, una relación más rica y amorosa con tu entorno, la capacidad de aceptar alegremente la Voluntad Divina, el conocimiento de las leyes universales.



¿Qué variedades de Yoga hay?


Hay un yoga para cada persona. Desde el principio de sus tiempos, el Yoga se desarrolló mediante grandes ramas con un objetivo común: la unificación del ser humano con su esencia divina, pero con características diferentes para cada tipo de practicante. Así, el Bhagavad Gita, el libro sagrado del Yoga, establece tres tipos de Yoga: el Gnana Yoga, el Yoga del conocimiento interior, para aquellos cuyo camino es la búsqueda e la verdad a través del conocimiento espiritual; el Karma Yoga, el Yoga de la acción, para el practicante inmerso en la sociedad, que engloba tanto el Hatha Yoga (el Yoga de las posturas) como el Raja Yoga (el Yoga de la meditación); y el Bhakti Yoga, el Yoga de la devoción, para aquellos cuyo camino es la entrega mística al Absoluto. Hoy en día, hay infinidad de tipos, corrientes, interpretaciones, escuelas y maneras de hacer Yoga.




¿Qué tipo de Yoga se practica en Mandala?



Una sesión de Yoga en Mandala abarca esas tres grandes ramas principales, por eso se llama Yoga Integral el Yoga que practicamos. En una sesión de Mandala hay ásanas, movilizaciones energéticas, ejercicios respiratorios, relajación profunda, meditación, canto de sonidos místicos y comentarios de la filosofía del Yoga y del conocimiento del universo.



¿Quién lo puede practicar?


Todo el mundo puede hacer Yoga. En primer lugar, hay un tipo de yoga para cada persona. Pero además, el Yoga se adapta a las circunstancias de cada cual. Esto es algo que cuesta mucho hacer entender. En esta sociedad en la que vivimos, tan competitiva, la gente que viene a practicar posturas está acostumbrada a competir, incluso consigo mismo. La gente cree que en Yoga, como en los deportes, hay que alcanzar metas de flexibilidad, tonificación, esfuerzo, equilibrio, etc. El Yoga no es así. En todas nuestras clases insistimos, una y 1000 veces hasta que el alumno lo aprende, que no se trata de alcanzar metas físicas. Todas esas cosas se pierden en algún momento de la vida, todas esas cosas se pierden ya sea por enfermedad o por vejez. Las posturas se hacen con el cuerpo físico, pero las metas que pretenden desarrollar son para el alma. Lo que pretendemos es aprender a vivir en calma cualquier circunstancia de la vida, aprender a disfrutar de cualquier cosa que la vida nos plantea. Una postura es una analogía de los conflictos de la vida. El Yoga quiere enseñarte a adaptar el conflicto a tus circunstancias, a verlo como una enseñanza, a respirarlo, aceptarlo y disfrutarlo. Y para ello, debes tratar el cuerpo con disciplina sí, pero con suavidad, cariño y aceptación. No hay brusquedad en Yoga, no hay esfuerzo al límite, sino siempre esfuerzo consciente y feliz. Cuando la gente viene y dice: “Es que yo tengo este problema de salud en la espalda; es que yo no he hecho nunca ejercicio; es que yo soy muy mayor”, siempre intento explicarles que deben ser ellos mismos, con la ayuda del profesor, los que tienen que aprender a regular el nivel de esfuerzo, adaptar la postura a sus condiciones de ese preciso día.



¿Puede el yoga ayudarnos en la pérdida de peso o ese no es su objetivo?


Bueno, precisamente lo que el Yoga pretende es que te importe un bledo estar gordito. O más bien, que te ocupes de perder peso, si realmente te sobra, porque tu salud mejorará, pero que sigas siendo feliz tengas el peso que tengas. Si tenemos sobrepeso porque volcamos en la comida nuestras ansiedad, el Yoga nos ayudará porque la ansiedad desaparecerá. Si tenemos sobrepeso porque somos muy sedentarios el Yoga nos ayudará porque nos movemos bastante. Danzamos, saltamos, nos estiramos, respiramos y esto mismo te hará necesitar comer menos, porque te llenarás de energía. Si tenemos sobrepeso porque tenemos un problema hormonal, el Yoga también puede ayudarnos porque regulará tu sistema endocrino. Pero el objetivo del Yoga será que te fijes más en lo bello que hay en ti. Y eso será como cuando quieres eliminar la oscuridad de una habitación. No hay manera de hacerlo si no es encendiendo una luz. El Yoga te señala donde está la luz que disuelve todas tus oscuridades: está dentro de ti. El Yoga te dice: “No busques fuera lo que está en tu interior”, y te explica muy detalladamente el camino para llegar a la luz divina que ilumina toda nuestras vidas. 



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.