Antonio de la Torre, expulsado del Salón de Plenos durante la última sesión plenaria

|



El viceportavoz del grupo municipal popular, Antonio de la Torre, fue expulsado del Salón de Plenos por orden del alcalde, Jesús Martín, y con la intervención de la Policía Local, durante la celebración de la última sesión plenaria correspondiente al mes de abril. Todo se originó durante el debate de la moción del grupo municipal socialista, a la que se unió IU-Ganemos con una enmienda, sobre la política de refugiados en la Unión Europea. El concejal de UCIN, Sergio Mota, defendía su postura señalando que el hecho de debatir este tipo de mociones de política nacional o internacional en un Ayuntamiento como el de Valdepeñas "no soluciona nada" y formuló una serie de preguntas a las que, según él, no se le daba contestación con la moción, en el caso de que llegaran refugiados a Valdepeñas.


"Qué vamos a hacer después, dónde se les va a alojar, quién pagará los costes, qué tipo de ayudas se les dará, cómo encontrarán trabajo, puede que haya brotes racistas", preguntó Mota.  A este punto, el primer edil le contestó indicando "dice que si los refugiados vienen, va a llevar a brotes racistas; efectivamente, es lo que ha hecho usted ahora mismo" y añadió igualmente, "para su edad vendrán otros tiempos y nos harán peores; usted ha dado fe de ello". 


Esto y el debate posterior dio lugar a que José Manuel Pena, concejal de UCIN, pidiera el turno de palabra para defender a Mota pero el alcalde no se la concedió ateniéndose al reglamento. Por ello, Pena se levantó del Salón de Plenos voluntariamente en el momento de la votación de la moción y se sentó en la parte del público, detrás de los medios de comunicación. Le siguió al mismo tiempo el concejal del grupo municipal popular Antonio de la Torre. 


Más tarde, en el turno de ruegos y preguntas, el portavoz del grupo municipal popular, Martín Miguel Rubio Esteban, pidió al alcalde y al teniente de alcalde de Personal, Francisco Delgado, que no volvieran a sacar el tema por el que el Fiscal pide un año y tres meses de cárcel para Antonio de la Torre. "Está siendo crucificado todos los días y es lógico que en una sociedad civilizada el único que condene sea el juez", señaló y recriminó al alcalde que su comportamiento "me parece un acto de mal gusto, me parece de mal gusto que el poder político de una ciudad esté dilapidando a un ciudadano".


A este respecto el primer edil le contestó señalando que "no he dado ni una sola rueda de prensa sobre este tema y cuando un periodista me ha preguntado he contestado". También añadió que "siempre he empezado mi discurso pidiendo la presunción de inocencia" y preguntó a Rubio "cuántas veces me concedió De la Torre a mí la presunción de inocencia acusándome en falso y cuántas portadas y ruedas de prensa dio acusándome". Mientras tanto, el aludido, Antonio de la Torre, repetía de fondo las palabras "mentira" y "mentiroso" refiriéndose al alcalde, lo que motivó que éste le llamara al orden en repetidas ocasiones hasta que lo expulsó requiriendo la ayuda de la Policía Local.


En otro orden de cosas, la moción finalmente fue aprobada por unanimidad con los votos a favor de todos los grupos municipales, a excepción de los votos de José Manuel Pena y Antonio de la Torre. Con ella, el Pleno quiso mostrar su rechazo al acuerdo adoptado en la Unión Europea con Turquía para devolver a los migrantes, entre los que se hayan los refugiados sirios. También se pedía retirar este acuerdo que no respeta el derecho de asilo e instaba a la UE a crear pasillos humanitarios que posibiliten acoger a los refugiados que huyen de la guerra. Según el portavoz del grupo socialista, José Manuel Patón, "con este acuerdo de la vergüenza la defensa de los derechos humanos quedará en entredicho.


El grupo municipal de IU-Ganemos apoyó esta moción señalando que "estamos en una crisis humanitaria sin precedentes" y añadió que "este acuerdo es ilegal, inmoral y no respeta los acuerdos internacionales, además de venir alentado por el fascismo", según su portavoz, Gregorio Sánchez, quien pidió al gobierno español que respete lo adoptado en el Parlamento, que cumpla con su obligación de acoger refugiados y deje de preocuparse de otros países como Alemania.


Por su parte, el grupo municipal popular también apoyó la moción "porque es un tema humanitario y los sentimientos humanos no son parte de la ideología de nadie", según su portavoz. No obstante, apuntó que Europa "no debe sentirse culpable de nada, que es lo que nos intenta vender la extrema izquierda" y recordó que España ha destinado  más de 200 millones de euros este año al problema de los refugiados sirios. A su discurso respondió el alcalde señalando que "no sé si Europa tiene que sentirse culpable pero responsable sí porque estos inmigrantes que vienen son víctimas en diferido de la suela de los zapatos de Bush, Blair y Aznar".


Por último, el concejal de UCIN, Sergio Mota, aunque criticó que se abordaran mociones de temática nacional en un Ayuntamiento como el de Valdepeñas, "como la de hoy que viene a criticar el acuerdo alcanzado en la Unión Europea", indicó que votaría a favor "porque estoy en desacuerdo con este tratado de la Unión Europea" pero insistió en que este tipo de mociones "no van a solucionar nada, al refugiado no le van a solucionar nada".


Otros asuntos


En el Pleno de abril, que comenzó con un minuto de silencio por el joven valdepeñero arrollado por un tren este lunes, también se aprobó la suspensión de licencias en unas parcelas situadas en la esquina de la Plaza de la Constitución tras la última sentencia judicial que afecta al Plan de Ordenación Municipal. En este punto el grupo popular votó en contra "porque nos encontraríamos ante una actuación en beneficio de toda la ciudad de Valdepeñas cuyo coste se atribuiría a los propietarios de las viviendas afectadas" y añadió que la redacción del POM "pudo ser notablemente mejorable".


Por su parte, el alcalde le respondió señalando que "le ha faltado una observación en su discurso y es que esto le afecta al tesorero en diferido que usó el Partido Popular de Valdepeñas para recaudar 24.000 euros en dinero negro y poner una querella contra el alcalde, algo que hoy investiga Hacienda y que obra en los juzgados". Igualmente, añadió recordándole al portavoz del grupo popular que "hace un mes, cuando trajimos otro punto igual que éste dijo que el PP nunca antepondría los intereses particulares a los públicos pero hoy es lo que está haciendo usted; está utilizando intereses particulares en contra del interés general de Valdepeñas para disponer de una plaza y un parking nuevos" y añadió "a iguales sentencias, iguales argumentos".


Ante esto, Rubio aseguró que en el pasado Pleno "nos equivocamos en la votación, no entendimos bien el punto y no tiene que ver con intereses de ningún tipo y este concejal no ha tenido la mínima influencia de nadie". Así, el alcalde le recomendó que "para ser coherente con su decisión, lo mínimo que tendría que hacer es abstenerse  porque el mes pasado no hubo un tesorero en diferido, motivo por el que un concejal que hoy está ahí sentado está esperando que se abra juicio contra él; creo que alguien le está induciendo a error". Por último, Rubio aseguró no tener ni idea "de lo que está hablando ni de quién es el tesorero al que se refiere".


Otro de los  puntos aprobados con los votos a favor de PSOE, UCIN e IU-Ganemos y la abstención del PP el inicio de tramitación del programa de actuación urbanística que permitirá la regularización de las viviendas ubicadas en las faldas del cerro de ‘La Aguzadera’. 



El alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, explicó que con este punto el Consistorio dará continuidad a los trámites que inició la empresa pública ESEVAL para regularizar la situación de estas viviendas que se construyeron hace más de 40 años, tras el acuerdo que el Consistorio alcanzó con la mayoría de vecinos afectados. Tras identificar ya a todos los propietarios, el regidor municipal manifestaba que “ante la imposibilidad de que el promotor pudiera regularizar esta situación la administración sólo tenía un camino a seguir: o regularizar de oficio, que es lo que estamos haciendo, o meter la pala y hundir, porque todo el que tiene allí una casa tiene menos papeles que una liebre”, especificaba.



En este sentido el alcalde explicó al PP, que decidía abstenerse, que con la aprobación del punto “esta administración le está haciendo un favor a los propietarios. Primero legalizando algo que está fuera de la ley, y segundo, permitiéndoles incrementar su patrimonio en tanto en cuanto puedan inscribir sus fincas, que ahora mismo no existen, y no existen porque el proceso de regularización y urbanización no se ha hecho, que es lo que ahora se inicia”.







Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.