Los tres ejércitos de Tierra, de Aire y la Marina, presentes en la procesión de Mediodía de Viernes Santo

|



La de mediodía de Viernes Santo pasa por ser una de las procesiones más vistosas de la Semana Santa valdepeñera. Organizada por la Cofradía de Jesús Caído y María Santísima de la Esperanza, esta procesión resulta llamativa por la presencia del ejército que acompañan a los cuatro pasos que se pueden ver en ella. En torno a las doce del mediodía ha salido de la Parroquia de la Asunción para recorrer las calles Real, Cervantes, Seis de Junio, Cristo y Virgen con el pueblo de Valdepeñas en la calle y una temperatura primaveral.



En cuanto a la presencia de las Unidades Militares con la que esta Cofradía está vinculada y hermanada, han estado presentes todas ellas. Del Ejército de Tierra ha asistido la banda de guerra (tambores, cornetas y gaitas) y escuadra de gastadores de la Brigada de Infantería Acorazada “Guadarrama XII”, acuartelada en El Goloso (Madrid), las escuadras de gastadores del Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey nº 1 del Cuartel General del Ejército y la del Batallón de Helicópteros-1 de Almagro, perteneciente a las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET). Tanto la Brigada Acorazada “Guadarrama” XII como FAMET conmemoran los 50 años de su creación.



Del Ejército del Aire ha participado la Escuadrilla de Honores (EDHEA), acuartelada en la Base Aérea de Cuatro Vientos (Madrid), dependiente del Grupo de Seguridad de la Agrupación del Cuartel General del Aire (GRUSEC).



La Armada ha estado representada como es habitual por la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid (AGRUMAD).

Además ha estado apresente un piquete de la Guardia Civil, en este caso de agentes pertenecientes a la demarcación de la 3ª Compañía, que ha sido mixto al ir acompañados por agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Valdepeñas, e igualmente habrá acompañamiento de la Policía Local, y de la Academia de Guardias y Suboficiales de Úbeda (Jaén).


Las Unidades se han desplazado con sus respectivos guiones y banderines, entre ellos el que se custodia en el Batallón del Cuartel General de la Brigada Acorazada “Guadarrama XII”, que donó esta Cofradía en el año 1997.



También han acompañado mandos militares de todas las Unidades hermanadas y representación de los Ejércitos de Tierra y del Aire, así como de la Armada, y por supuesto de la Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía y Policía Local.



Además han asistido el subdelegado de Defensa, coronel Javier Jiménez Castillejo, el comandante militar de la provincia, teniente coronel, Santiago Juan Fernández Ortiz-Repiso, el vicepresidente de la Diputación, Manuel Martínez López-Alcorocho, el General Jefe de la Brigada Acorazada “Guadarrama” XII, José Conde de Arjona, y el General Auditor Presidente del Tribunal Militar Central, Rafael Matamoros Martínez, entre otros.



La procesión ha estado presidida por el cura párroco de la Asunción y consiliario, Enrique Galán Ruedas.



Las Agrupaciones Musical “Maestro Ibáñez” y la Unión “Ciudad de Valdepeñas” han sido las encargadas de poner la banda sonora.


Además, el paso de Jesús con la Cruz a cuestas ha llevado a sus pies el tricornio de gala de la Guardia Civil, con cuya Benemérita Institución están vinculados desde 1964, y una réplica de la Virgen del Pilar y de los Santos Ángeles Custodios, patrona de la Guardia Civil y patrón de la Policía Nacional respectivamente.



A los pies de la venerada Virgen de la Esperanza se sitúa el fajín de Oficial General, y el bastón de mando donación del Ejército del Aire con motivo del citado centenario. El bastón es sostenido por un Niño Jesús montañesino, que adquirió la Cofradía hace dos años, y que ha sido vestido con la túnica penitencial completa, confeccionada por la camarera, María de la Sierra Herreros Molina.



Entre las novedades para la estación de penitencia, además de la restauración de uno de los sayones del paso de misterio de Jesús Despojado de sus vestiduras por el doctor en Bellas Artes y hermano, Enrique Pedrero Muñoz, destacar la donación del citado bastón de mando, la adquisición de unas potencias bañadas en oro con letras en plata (JHS) para la imagen del Titular.



Al paso de Nuestro Padre Jesús Caído se le incorporó el año pasado otro Niño Jesús Montañesino de parecidas dimensiones al anterior, que fue donado por el tesorero, Roberto Muñoz Fernández, y que debidamente equipado con su túnica y capirote, ha sostenido el bastón de mando donación de la Dirección General de la Policía.



Uno de los momentos más emotivos de la procesión ha sido el encuentro de la Santa Mujer Verónica con Nuestro Padre Jesús Caído en la capilla de San José.














































Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.