Ángel Torres elogia el papel de las hermandades en el pregón de Semana Santa

|



Ángel Torres Romero de Ávila, cofrade veterano, costalero y devoto de la Virgen de las Angustias, anunció oficialmente la Semana Santa-2016 de La Solana en el auditorio ‘Tomás Barrera’. Leyó un pregón austero, bien estructurado y de fácil comprensión, sobre todo por las múltiples alusiones al desarrollo de la Pasión en La Solana, acercando un poco más su honda historia a la audiencia que se dio cita. Una táctica que siempre triunfa y que, en este caso, tiene más lógica aún. Ángel Torres es profesor de historia.

En el escenario, adornado con los estandartes cofrades, se sentaron los presidentes de las hermandades de Pasión, junto al alcalde y los párrocos de Santa Catalina y San Juan Bautista de la Concepción. El presentador, Paulino Sánchez, glosó la figura del pregonero, en su faceta familiar y profesional. También recordó algunos pasajes de la Semana Santa que le vio nacer, la de 1983.

Ángel Torres arrancó con vena poética, invocando la alegría del Resucitado como fuente verdadera de vida. “Resucitó: aquí no está quien de la muerte cautivo aviva la Vida vivo”. Versos del padre Sánchez Trujillo como preludio antes de rememorar la Pasión, “cuando Jesús murió en la Cruz para reglarnos una enseñanza y un ejemplo de sacrificio”. Enseñanza y sacrificio fueron dos palabras recurrentes en el pregón, con un guiño al Año Jubilar de la Misericordia, invitando a seguir los consejos del Papa Francisco. De inmediato profundizó en el trabajo de las hermandades solaneras como impulsores de las procesiones. “Ellas han sabido custodiar una parte importante de nuestras tradiciones y creencias”.

Mientras se proyectaban imágenes en pantalla, habló de las cuatro cofradías de Pasión, la Vera Cruz, Jesús Rescatado, El Santo Sepulcro y las Angustias, ofreciendo datos históricos sobre ellas. Se detuvo en la Semana Santa de 2001, cuando desfiló por primera vez en La Solana un paso llevado a costal, precisamente el de su venerada Virgen de las Angustias. “Tuve el gusto de compartir esta experiencia”. Pero advirtió que las procesiones “no son la única forma de rememorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo”. Apeló a la relevancia de la eucaristía como “otro instrumento fundamental”, sobre todo el Triduo Pascual como fuente para revitalizar la fe. Animó a los fieles a adentrarse en cualquier templo, especialmente en el convento de las Dominicas, que este año celebran los ocho siglos de la fundación de su orden. “Ellas son el auténtico pulmón de La Solana”.

Tras repasar los misterios de la Pasión, destacó otros momentos ‘especiales’ en La Solana, como la salida de Jesús Rescatado. “En los ojos de aquellos que miran al pórtico trinitario se ve una mirada admirada y suplicante”. Finalizó haciendo votos porque esta Semana Santa ayude a regenerar esa esperanza y esa misericordia. “Aunque veamos injusticias, maldades y crueldades sin cesar, tengamos presente que en un campo arrasado, tarde o temprano vuelve a aparecer la vida”.

Una larga ovación precedió a la entrega de una placa conmemorativa, a cargo del presidente de la Junta de Hermandades de Pasión, José Merino.

Recital homenaje a la Semana Santa solanera

El complemento musical lo puso, un año más, la Escuela Municipal de Música. Bajo la batuta de Ángel Sancho Moraga, ofreció un recital especialmente dedicado a la Semana Santa de La Solana, con marchas compuestas por solaneros, entre ellas ‘El Cristo del Amor’, ‘Virgen de la Soledad’ y ‘Nuestro Padre Jesús Rescatado’. Como bis, el conjunto instrumental interpretó ‘La Saeta’.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.