Yébenes: "A nuestra hermandad le reconforta haber sido bandera de una serie de cambios y reivindicaciones de nuestra Semana Santa"

|



El próximo Jueves Santo por la noche la Hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de la Palma celebrarán la Estación de Penitencia con la procesión que saldrá a las 21:30 horas y en la que habrá varios estrenos patrimoniales y contará con el acompañamiento de un coro de cámara. Además, su recorrido ha sido modificado para poder pasar por la carrera oficial. Son algunas de las novedades con las que esta hermandad afronta la Semana Santa, según explica su hermano mayor, José Ramón Yébenes, en esta entrevista.

¿Cómo se presenta esta Semana Santa para vuestra hermandad?


Se presenta con la misma ilusión y con las mismas ganas con las que venimos trabajando estos años de atrás. Y con el mismo esfuerzo por sacar los proyectos adelante que la hermandad va marcándose y consiguiendo poco a poco.


¿Qué novedades tenéis este año?


La verdad es que este año hay muchas novedades tanto por los estrenos patrimoniales que tendrá la hermandad como por una serie de circunstancias que han hecho cambiar en gran medida la Estación de Penitencia. En cuanto a estrenos patrimoniales, la hermandad estrenará lo que ya se pudo ver en la procesión triunfal de María Santísima de la Palma por su coronación litúrgica, como fue el bordado de los laterales del techo de palio, la realización de la nueva peana del paso, la corona con la que fue coronada la Virgen en octubre, una toca de sobremanto que se estrenó aquel día y, de manera especial, este Jueves Santo también se estrenará el bordado completo del techo de palio y la realización de una nueva Gloria del techo, un lienzo pintado por el artista jienense Francisco Galán.


Por otro lado, tenemos el hecho de realizar por primera vez Estación de Penitencia, en el interior de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, ante el Santísimo Sacramento que estará expuesto en el Monumento en esa noche del Jueves al Viernes Santo. El hecho de realizar esa Estación de Penitencia y posterior carrera oficial, que también es un estreno de la Semana Santa de Valdepeñas, ha hecho que modifiquemos los itinerarios de ida de nuestra cofradía y el de vuelta. Con lo cual tenemos nuevos recorridos de ida y de vuelta, aunque los horarios permanecen igual a años anteriores. Saldrá a las 21:30 horas y se encerrará a la 1:30 horas.


Por último, también tenemos un estreno musical. Durante los últimos diez años el paso de Cristo viene siendo acompañado por un trío de música de capilla y este año, además, será acompañado por un coro de cámara, un cuarteto vocal, que sin lugar a dudas le dará un carácter mucho más solemne a nuestra cofradía en el intento que venimos trabajando de conseguir una cofradía de corte muy serio.


¿Qué os parece desde vuestra hermandad que este año haya una carrera o recorrido oficial?


Más allá del recorrido oficial, que es importante, para la hermandad lo más importante de todo es hacer Estación de Penitencia dentro de la Asunción de Nuestra Señora. Era una petición que nuestra hermandad ya realizó hace siete años ante el que era entonces párroco de la Asunción y que, cuando este pasado otoño conocíamos por parte de la Junta de Cofradías la decisión de ésta y de don Enrique (Galán) de abrir las puertas de la Asunción para, desde ahí, poder realizar la Estación de Penitencia y la carrera oficial nos llevamos una enorme alegría. Sin lugar a dudas, las Estaciones de Penitencia deben tener un fin en sí mismas y esta manera de realizar la Estación de Penitencia en el interior de la Asunción ante el Señor expuesto en el Monumento, colma el sentido más profundo de lo que debe ser una manifestación de fe de una hermandad en la calle.


Quiero también aprovechar para agradecer y poner en valor el trabajo desarrollado por la Agrupación de Hermandades para conseguir esos avances para la Semana Santa de Valdepeñas. Agradecimiento que, desde la Hermandad, también hacemos extensivo al Ayuntamiento de Valdepeñas por la colaboración que sabemos que ha prestado para lograr adecuar esta nueva Carrera Oficial.


Otros años habéis hecho un llamamiento para captar a más costaleros. ¿Este año contáis con suficientes costaleros?


Venimos trabajando en ello en los últimos años, en los que partíamos de una situación de cierta necesidad de costaleros debido al cambio de capataz en el paso de Cristo, que se produjo hace ahora tres años. Desde ese momento, venimos trabajando duramente en revitalizar nuestras cuadrillas de hermanos costaleros. En estos años hemos avanzado. Estamos cumpliendo objetivos pero es una tarea ardua y complicada porque el carisma que nuestra hermandad quiere darle a los costaleros es que sean un hermano más en la cofradía. En eso venimos trabajando durante cerca de 29 años con ello. El hecho de que la hermandad quiera tener hermanos costaleros supone una dificultad añadida cuando lo que más se promociona actualmente en nuestra ciudad es que los costaleros sean simples aficionados al costal y que da igual el paso que saquen.


Desde nuestra hermandad no lo vemos así. No apostamos por esas prácticas y creemos que, a largo plazo, no sería una buena decisión para la Hermandad. La experiencia de casi treinta años con cuadrillas de hermanos costaleros nos hace ver que lo verdaderamente importante es que dentro de la Hermandad haya un verdadero sentir y deseo de sacar los pasos con costaleros. Que la Hermandad tenga ese carisma asumido y profundizado. Si hay esa semilla dentro y ese deseo en el conjunto de la Hermandad, es posible la continuidad de los hermanos costaleros, a pesar de que haya momentos de dificultades, porque hay gente de la casa que lo ha vivido desde pequeño y estarán ahí en los momentos más difíciles porque, para ellos, lo verdaderamente importante son los Sagrados Titulares, su devoción, y no tanto la persona que va delante mandando el paso. En la Hermandad siempre hemos tenido una máxima: es más importante el que va arriba que el que va delante; las personas pasamos, los Sagrados Titulares permanecen.


Sin embargo, si los costaleros son un elemento externo y extraño a la Hermandad, cuando vengan las dificultades no sabemos qué puede pasar en el seno de la corporación. Respetamos todo lo que se haga en la Semana Santa de Valdepeñas y lo que decidan sus Hermandades, pero nosotros queremos mantener una línea de coherencia y continuidad con lo que nuestra historia nos enseña.


Queremos que los costaleros sean uno más en la hermandad, que no sean ni más ni menos que nadie, unos hermanos más, y en ese sentido nos resulta más complicado convencer a gente que quiera entrar en la cuadrilla, que tenga que pagar su cuota de hermano como el resto de hermanos, que quiera asumir este rol y que quiera adoptar esa misión en la hermandad, debido al ambiente que actualmente se vive en algunos colectivos de la ciudad de Valdepeñas. Pero también intentamos hacerles ver que son unos verdaderos privilegiados, por estar donde están y por hacer la función que hacen dentro de la Cofradía: son los que están más cerca de los Sagrados Titulares y los que portan la devoción de muchísimas personas de esta ciudad.


Pero estamos contentos, vamos avanzando, no estamos todavía satisfechos porque nos queda camino por recorrer y poco a poco confiamos que, con la ayuda del Señor, que aquí es lo más importante, consigamos ir completando y tener cuadrillas de hermanos suficientes para nuestros dos pasos.


Hace unas semanas presentasteis el cartel de la Estación de Penitencia, que es pareja del cartel del año pasado. ¿Qué puedes decir de él?


Queríamos hacer una edición de carteles especiales que coincidiera con los años 2015 y 2016 que son los años en los que la hermandad está celebrando su 300 aniversario. Son carteles de dimensiones mucho mayores a los habituales, de una impronta totalmente diferente, en los que destacan los pilares de esta hermandad, que son sus sagrados titulares. En esta ocasión era María Santísima de la Palma la que protagoniza el cartel de 2016 y la hemos querido presentar ya coronada, después de la Coronación Litúrgica del pasado 12 de octubre, en una estampa que hasta ahora era inédita porque la Virgen siempre se había visto con su característica diadema. Con ese objetivo hemos intentado plasmar este cartel especial que recoja el cariño de todas las personas que colaboraron en aquel acontecimiento para nuestra hermandad y que recoge la devoción hacia esta imagen que es la más antigua de las que se veneran en las cofradías de Semana Santa de nuestra ciudad.


¿Por qué habéis elegido este año como pregonera a María del Carmen Sánchez Crespo?


A la hora de tomar decisión sobre quién pregona tenemos una máxima que es que tiene que ser hermano de la cofradía. No queremos pregones que nos cuenten las cosas desde fuera, sino pregones que sean vivencias de gente que es de la casa. Año a año, en esos 300 hermanos que nuestra hermandad tiene de nómina, vamos buscando personas que hayan manifestado durante los años de pertenencia a la hermandad vivencias particulares que puedan ser ejemplo y modelo para los demás. En esta ocasión pensamos en María del Carmen, una persona que no vivía la hermandad desde su infancia pero que la conoció en su madurez y que desde su entrada ha ido aportando muchas cosas e importantes valores que también son un modelo para otras personas y para la relación que otras personas pueden tener con la hermandad.


¿Cómo crees que vive Valdepeñas la Semana Santa?


La vive con singularidad. Mi posición no me permite opinar abiertamente sobre ella pero sí digo que la vive con singularidad. Por un lado hay gente muy apasionada con la Semana Santa y por otro lado hay gente que es muy fría. No tenemos el abrigo que tienen otras Semanas Santas en sus respectivas localidades y es un hándicap a la hora de trabajar. Dentro de la gente que vive la Semana Santa y que trabaja por ella, lo que sí se percibe es que en estos últimos años ha habido un gran despertar, grandes movimientos positivos en muchas de las cofradías y pasos que se van dando hacia delante para ir mejorando la Semana Santa poco a poco. Cada cofradía va buscando su camino y ciertamente se ven estos cambios que, ahora hace diez o doce años, nuestra cofradía comenzó con muchas dificultades e incomprensión por parte de otras cofradías y del resto de gente de la Semana Santa de nuestra ciudad pero que, poco a poco, han ido siendo más aceptados, comprendidos y apoyados. En ese sentido, a nuestra hermandad le reconforta haber sido bandera de una serie de cambios y reivindicaciones de nuestra Semana Santa que, hoy por hoy, ya se están consolidando.


¿Quieres añadir algo más?


Me gustaría añadir que en estos días que faltan hasta Jueves Santo, desde la Hermandad, queremos lanzar un llamamiento de colaboración a la ciudadanía de Valdepeñas para el próximo Jueves Santo. En el sentido de que nuestra cofradía, al ser una cofradía de silencio, cuando realiza su recorrido procesional con la música de capilla y este año, además, con el coro de cámara, muchas veces a la hora de levantar los pasos de nuestros Titulares la gente, con todo el cariño del mundo y como muestra de agradecimiento, aplauden el esfuerzo.


Pero desde la hermandad queremos ir poco a poco concienciando que lo que nuestra cofradía pide es un silencio absoluto y riguroso a su paso, por parte del público. Queremos ir convenciendo a la gente de que, aunque se agradece de todo corazón el aplauso que se le puede dar a los costaleros o al canto de una saeta, es mejor que se guarde un absoluto silencio al paso de nuestra cofradía y que en ningún momento el silencio se rompa por los aplausos de la gente.


No hacemos esta petición porque no nos guste que la gente aplauda o valore el esfuerzo, lo cual insisto en agradecer porque sabemos que son gestos de cariño y reconocimiento sinceros, sino simplemente porque si queremos mejorar la Semana Santa de Valdepeñas entre todos, debemos saber que el público debe tener un comportamiento u otro según el carácter propio y penitencial de cada una de las ocho Hermandades de la ciudad.


En nuestro caso, este año además con la importante novedad del coro de cámara que hará que al paso de nuestra Cofradía todo sea mucho más recogido, lo que pedimos a los valdepeñeros es que colaboren y sean partícipes también de engrandecer nuestra Semana Santa y sepan guardar ese recogimiento, desde la salida de la Cofradía del antiguo templo del Stmo. Cristo hasta su recogida en el mismo ya en la madrugada del Viernes Santo.


Finalmente quiero reiterar que, en ningún momento, queremos dar sensación de desprecio por los gestos de cariño que expresa la gente con sus aplausos, todo lo contrario. Pero sí pedimos que la gente sea partícipe del momento que está viviendo y que contemple a la Cofradía en absoluto silencio. Ese gesto de respeto es el mayor reconocimiento que se le puede hacer a nuestra Hermandad cuando se hace Cofradía en la calle en la noche del Jueves Santo y un gran avance para mejorar la Semana Santa de nuestra ciudad, donde si importante son las Cofradías también son los fieles que aguardan el discurrir de las mismas por las calles de la ciudad.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.