Ángel López: “Los preparativos de Semana Santa son un gran acicate para los que sentimos el mundo cofrade desde pequeños, como es mi caso”

|



La Muy Ilustre y Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús Caído y María Santísima de la Esperanza se dispone a vivir una Semana Santa especial, la del año en la que conmemora su primer centenario. Por este motivo, han organizado numerosos actos de carácter extraordinario y también tendrá un sentido especial la procesión que recorrerá las calles de Valdepeñas el próximo Viernes Santo a mediodía con la característica compañía y presencia de miembros de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional y Local y Guardia Civil, que le dan una vistosidad muy especial. De todo ello hemos hablado con el secretario de la hermandad, Ángel López Sánchez.


¿Qué significa para esta cofradía celebrar su primer centenario?


Significa un hito el haber llegado a cumplir cien años. Bien es verdad que se pueden distinguir diferentes etapas a lo largo de la historia de la cofradía. Una es muy breve en el tiempo, entre el año 1916 al 1936. En 1936 se pierde prácticamente todo el patrimonio de la cofradía y sólo se conserva el libro de actas, alguna túnica y algunas fotografías de la procesión, ya que al salir ésta de día, era más fácil hacer fotografías que por la noche por los medios que existían en aquella época. En la década de los 50 se quiere reconducir la cofradía por gente joven de Valdepeñas y ya definitivamente el espaldarazo es en 1962 cuando, gracias a Radio Juventud de Valdepeñas, otro grupo de jóvenes intenta mover el asunto y a partir de entonces ha sido ininterrumpida su actividad hasta ahora. Se adquirió a Jesús Caído, algunas familias de Valdepeñas donaron imágenes y la cofradía pudo adquirir la imagen de la Virgen de la Esperanza porque, en principio, el nombre era únicamente de Jesús Caído, no había una cotitular como ocurre ahora.


¿Habéis organizado actos especiales por este centenario?


Sí, el primer acta de la cofradía es el 6 de enero de 1916, por lo que el 6 de enero hicimos una misa de acción de gracias, un traslado de Jesús Caído desde la capilla del tanatorio de Nuestra de los Llanos, que es donde se venera, hasta la iglesia de la Asunción en el altar mayor por vez primera en la historia. Luego también se ha presentado el cartel anunciador con la entrega de reconocimientos en un acto con mayor importancia y más emotivo por el centenario. El Ejército del Aire se ha unido con la donación del bastón de mando y hemos celebrado un certamen de música cofrade. También hay planificada una procesión extraordinaria y una misa eucaristía con carácter extraordinario. Y para octubre haremos en La Confianza una exposición donde se muestre la primera etapa de la cofradía y la segunda etapa que no tiene nada que ver con la primera porque así lo quisieron los dirigentes.


Colaboráis también en la exposición de patrimonio cofrade que se puede ver en La Confianza. ¿Qué habéis aportado en esta ocasión?


En esta ocasión hemos aportado una imagen emblemática, la única de Cristo que salvó de la Guerra Civil, que es la de Jesús Despojado de sus Vestiduras. Esta imagen no está datada pero se supone que es de principios del siglo XX. La donó la familia Crespo-Abad cuando en los años 50 se empezó a refundar la cofradía. También hemos traído un sayón, como es un paso de misterio le acompañan dos sayones y un centurión romano, todas ellas obras de talla en madera de Sanz Herranz que es el mismo autor de la Santa Cena de Ciudad Real o de la Virgen de la Esperanza de Valdepeñas. También hemos aportado la diadema de la Virgen de la Esperanza, el bastón de mando que nos ha donado el Jefe del Estado Mayor del Aire, la bandera anterior y algunas prendas de cabeza donde se identifica la vinculación de la cofradía con las Fuerzas Armadas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Policía Local.


¿Cómo se presenta la Semana Santa?


La Semana Santa está muy viva en todos los ambientes en general de todas las cofradías. Se hace un gran esfuerzo conjuntamente con la agrupación de hermandades. Pero siempre depende del tiempo. Nosotros ponemos el mismo esfuerzo y cariño que todos los años pero luego decidirá el cielo lo que nos depare, esperemos que sea bueno. Como ese esfuerzo que se realiza es de un año para otro, los preparativos son tan importantes como la propia procesión. La verdad es que los preparativos te motivan, es un gran acicate para que el siente el mundo cofrade desde muy pequeño, como es mi caso, que prácticamente me gusta desde que era un niño.


¿Tenéis novedades para la procesión de este año?


Aparte del bastón de mando que irá a los pies de la Esperanza, Jesús Caído estrenará las tres potencias nuevas que se han adquirido con motivo del centenario.


¿De dónde viene la tradición de que el ejército participe en la procesión de Jesús Caído?


La tradición va para treinta años. Esta será la 29 edición, cuando se ofrece la presidencia de honor a las Fuerzas Armadas y a partir de ahí y debido a las relaciones que hemos ido mantenido, se han sucedido una serie de hermanamientos, que solemos realizar durante todo el año porque esto es una labor de todo el año. Si nos remontamos a la Guardia Civil es mucho anterior, en el año 1964. Con el cuerpo de Policía Nacional fue posterior.


¿Qué caracteriza a la procesión de Jesús Caído?


Tiene una característica principal y muy importante que es la hora de salida, que es el mediodía de Viernes Santo. Haciendo un buen día luce en su mayor esplendor. La gente se echa a la calle porque es una procesión que suele ser bastante vistosa. Si a ello unimos la tradición de que el ejército participa en la procesión y el número importante de dirigentes y autoridades que nos acompañan, incluso soldados y marineros, junto a la Policía Local y Nacional y la Guardia Civil, es otra característica que nos identifica. Es algo propio, que va unido a la cofradía desde hace muchos años.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.