La belleza de los instrumentos y la creatividad fotográfica de María Ávila envuelven el patio de la Escuela de Música

|



Los instrumentos y sus intérpretes protagonizan la exposición fotográfica permanente titulada “El alma quiere melodías, no ruido”, con la que la sensibilidad y la creatividad de María Ávila Serna envuelven desde esta semana el patio del Centro Cultural “Ciega de Manzanares”, sede de la Escuela de Música “Guillermo Calero”. La colección recopila las diferentes especialidades musicales que se imparten en este centro. El alcalde, Julián Nieva, agradeció el compromiso y dedicación de la autora.


María Ávila, profesional de la radio y televisión municipales de Manzanares, reubicada como conserje del Centro Cultural “Ciega de Manzanares” tras el cierre de estos medios públicos, ha regalado al edificio en el que ahora trabaja, donde se respira música y arte por cada rincón, esta preciosa colección fotográfica que el Ayuntamiento ha decidido instalar de forma permanente en su bello patio de columnas.

Gran aficionada a la fotografía, y haciendo gala de la misma disposición, amabilidad, compañerismo e implicación que ha demostrado a lo largo de toda su trayectoria, María Ávila pensó “dar más belleza aún si cabe” al patio de la Escuela de Música con imágenes de las que son sus señas de identidad: los instrumentos de las diferentes especialidades que se imparten en ella. Tomadas en las propias aulas del centro con la cámara de un sencillo teléfono móvil, y tratadas digitalmente, estas veinte fotografías son desde este lunes el perfecto envoltorio para tan exquisito marco.

Los instrumentos brillan con luz y color propios en cada una de las fotografías de María Ávila, que agradeció a la Universidad Popular y al profesorado de la Escuela de Música la acogida y apoyo a su iniciativa, cuyo objetivo último es “incentivar y motivar a quien pase por aquí a conocer los instrumentos y acercarles la música a través de la fotografía”.

Esta exposición constituye también un recurso pedagógico más con el que el alumnado de la Escuela de Música “Guillermo Calero” puede conocer y distinguir los diferentes instrumentos. Por ello, y por la sencillez y forma de ser de María Ávila, no es de extrañar que el profesorado del centro se ilusionara e involucrara en el proyecto, ni que tras la inauguración de la exposición regalaran a su compañera la interpretación del precioso “Canon” de Pachelbel.

El acto contó con la presencia del alcalde de Manzanares, Julián Nieva, de los concejales de la Universidad Popular, Pablo Camacho; y de Cultura, Silvia Cebrián; y del director de la UP, Felipe Jerez. El primer edil, que se refirió a María Ávila como “amiga y compañera”, destacó el gran trabajo que realiza en este centro “desde que lamentablemente perdimos su voz en las ondas”.

“María ha regalado a Manzanares y a este precioso patio, veinte fotografías que reflejan con gran belleza, emotividad y sensibilidad las especialidades que se imparten”, expresó Nieva, que en nombre del equipo de gobierno, del profesorado, alumnado y usuarios de la Universidad Popular, entregó a la autora una cerámica de agradecimiento “por su compromiso y dedicación con la Escuela de Música”.

Previamente, Pablo Camacho puso de relieve y agradeció el trabajo que “con mucho cariño” realiza María Ávila a diario en este edificio municipal que también alberga el Museo “Manuel Piña” y a las asociaciones culturales de la localidad. “La exposición es obra de una persona muy importante para esta escuela”, señaló el concejal antes de animar a disfrutar de esta colección “cada vez que pasemos” por el centro. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.