¿Para cuándo un 8 de Marzo de los hombres?

|


Cuando Clara Zetkin propone, en el marco de la II Conferencia Internacional de las Mujeres Socialistas, fijar un día al año para reforzar la solidaridad entre las socialistas y exigir derechos para las mujeres como el sufragio o un salario igual por trabajo igual. Aún no había sucedido el incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York que acabó con la vida de más de un centenar de trabajadoras que protestaban por las penosas condiciones laborales.

Poco después de este suceso, se creaba en Sindicato internacional de mujeres trabajadoras textiles. Y en paralelo, las iniciativas nacidas en la II Internacional de Mujeres Socialistas germinaban en la proclamación de un día para el reconocimiento de los derechos de las mujeres trabajadoras, colectivo que, merced a su movilización, se iba liberando del prisma patriarcal bajo el que era percibido por parte de los dirigentes del movimiento obrero y clamaba, no solo por las mejoras sociales, sino también por la conquista del derecho al sufragio.

Mañana 8 de marzo de 2016 se cumplen 105 años de aquel primer Día Internacional de las Mujeres que propuso Clara Zetkin. Y en este mismo año se cumplen 85 años desde que otra mujer, Clara Campoamor, consiguió la dignidad de ciudadanas para las españolas en la Constitución de 1931 a través del reconocimiento del derecho al sufragio. En todos estos años hemos conseguido muchos avances pero sigue siendo todavía mucho lo que nos queda por recorrer. Aún hoy, hay países en los que a las mujeres se les niega ese derecho político fundamental. Y en ningún país de este planeta, en ninguno, las mujeres nos encontramos en una situación equiparable a la de los hombres, ni en el ámbito laboral, ni en el social, ni en el político, ni en el económico, ni en el cultural, ni en el sanitario, ni en el profesional, ni en el educativo, ni en ninguno. Sonará siempre a lo mismo, pero es que es la realidad. Y, aunque ésta cambia (con avances, pero también con retrocesos), no lo hace por el mero transcurso del tiempo, sino porque la sociedad lo reclama. Especialmente lo reclamamos quienes constituimos algo más de la mitad de la misma y ocupamos la posición de desventaja. Y ese es el sentido del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres.

Así que hagan el favor, no reclamen lo que ya tienen todo los días. No reclamen días de hombre, asuman las responsabilidades que descargan sobre nuestros hombros cotidianamente. No sean indiferentes todo los días de año para bajo un muy hipócrita prisma de la igualdad reclamar este día lo que ya tienen todos los días del año y desde que la humanidad existe.

Y compañeras que tenéis responsabilidad en las instituciones, ya sea esta administrativa o política, no organicéis sesiones de belleza ni actividades de costura ni demostraciones de Thermomix o carreras con tacones para conmemorar el 8 de marzo que perpetúan los estereotipos, roles y asignación de espacios de los que nos queremos librar. Recordemos y reivindiquemos el verdadero origen y significado del 8 de marzo. Y ténganlo presente todos los días del año.

Para terminar hacer un llamamiento de responsabilidad, a aquell@s que dudan de la necesidad de celebrar este día: Los datos son fulminantes: la tasa de empleo de las mujeres en la UE alcanza el 64%, mientras la de los hombres se sitúa en el 75%; su presencia es mayor en trabajos precarios y a tiempo parcial, presentan mayor riesgo de despido, perciben salarios más bajos y tienen menor cobertura en los sistemas de protección social.


Son motivos suficientes para celebrar este día como modo de reivindicación y de concienciación para tod@s


1 Comentarios

1

import archivo

escrito por eme 08/mar/16    22:16

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.