Juande López (El Botón Perdido): "El mundo de los títeres me permite jugar a ser mágico"

|



Juande López estudió Interpretación después de descubrir el mundo del teatro siendo un niño gracias a su padre y al grupo artístico y literario El Trascacho en su tierra natal, Valdepeñas. Más tarde, las circunstancias y la acuciante situación económica, le llevaron a ser parte de la compañía de títeres El Botón Perdido, aunque también forma parte, como actor, de las compañías Algarabía Teatro y del Corral de Comedias de Almagro. Pero son los títeres los que recientemente le han traído hasta la Ciudad del Vino, donde dice que ha tenido pocas oportunidades de mostrar su arte y donde hizo disfrutar a grandes y pequeños con sus bellos Titiricuentos en El Off del Envy. Además, acaba de estrenar con gran éxito 'Una noche en el castillo' y prepara ya un espectáculo de títeres para adultos que verá la luz la próxima primavera. Por eso, de títeres, de teatro, de pasado, presente y futuro hemos hablado con este joven artista valdepeñero, Juande López.


¿Cómo surge El Botón Perdido?


El Botón  Perdido surge de una necesidad también. Yo estudié Interpretación en Córdoba y cuando acabé me vine a Ciudad Real, donde conocía a gente. Me llamó el director del Teatro de la Sensación, que es la escuela de artes escénicas de Castilla-La Mancha, y él buscaba a gente que viniera de estudiar para celebrar talleres y dar forma a ese proyecto de escuela. Una vez que empecé a trabajar con él, empecé a desenvolverme y yo lo de los títeres no lo había pensado porque yo quería ser actor. Llegó la crisis, porque era el año 2010, y la situación estaba muy mal pero en el teatro infantil vimos un hueco donde poder movernos y empezamos a trabajar. Tuvimos la suerte de conocer a Mónica Segovia, que es una titiritera de Argentina que trabaja la gomaespuma y me enseñó. Los títeres sí que me gustaron y vi en ellos una manera de independizarme del trabajo externo.


Aparte de ser una compañía de títeres, El Botón Perdido imparte cursos y talleres...


Sí, trabajo en el Teatro de la Sensación como parte del cuerpo docente de la escuela y todos los años estamos haciendo talleres de todo tipo.


¿Qué diferencia a un actor de un titiritero?


No sabría decirte porque no me considero ni una cosa ni la otra. También trabajo, aparte de con El Botón Perdido, con Algarabía Teatro y con la compañía del Corral de Comedias de Almagro y con ellos sí que desempeño el papel de actor físico frente al titiritero. A mí me gusta ser actor y poder interpretar y los títeres es otra cosa. Los títeres me permiten crear de otra manera porque todas las historias son propias, los construimos nosotros, y todo sale de cartón, de papel, de gomaespuma, de tela y le vamos dando forma. Para mí el trabajo como titiritero o como actor es distinto pero no sabría explicar las diferencias.


¿Qué peculiaridades tiene el mundo de los títeres?


El mundo de los títeres a mí me permite jugar a ser más mágico, me permite jugar a sacar el mismo personaje de un guante o de una pintura o de una sombra. O que aparezca de un libro que se abre. Te permite jugar más a la magia. Además, yo trabajo para un público familiar porque cuando se piensa en títeres, se piensa que son para niños, pero yo siempre he dicho que no porque yo cuento que los niños van a venir con sus padres, con sus abuelos o con sus tíos. Por eso me gusta que el adulto se enganche también a lo que le estoy contando y se crea niño otra vez. Me gusta que se hagan cómplices de nuestra función.


A través de los títeres acercas el mundo de las artes escénicas a los niños. ¿Debería ser el teatro una asignatura obligatoria en el colegio?


A mí no me gusta obligar a nadie a nada. Creo que las artes escénicas son muy completas para la formación moral y cultural de una persona y te abre un campo de trabajo que no te esperas. Yo venía de hacer teatro con El Trascacho en Valdepeñas y el teatro que haces a nivel aficionado te permite jugar y aprender. Y cuando das el paso siguiente para formarte en una escuela profesional, se abre ante ti un mundo inmenso con la dramaturgia, la danza, la literatura, la escenografía, la iluminación, el diseño de luces y sonido,... Puedes hacer muchas cosas y es lo que intento explicar en los talleres, que no seamos solo actores porque podemos ser muchas cosas que aún no conocemos. A mi me dicen hace cinco años que voy a estar trabajando con títeres y no me lo hubiera creído. 


¿Cómo es el público infantil en comparación con el adulto?


Es mucho más sincero en el sentido de que el público adulto está muy acostumbrado a las convenciones que hay en el mundo del teatro. Cuando vas a ver una obra de teatro te vas a comportar de cierta manera, no vas a hablar... Pero el niño, no. El niño, si le está gustando va a estar hablando o participando, y si no le gusta también te lo va a decir. Entonces trabajar para ellos tienes que hacerlo de una manera muy sincera porque te pillan enseguida la mentira. Viene dispuesto a creerse todo lo que le vas a contar. Entonces no le puedes engañar, tienes que creértelo tú también.


¿Cuál ha sido el último estreno que habéis hecho?


En los últimos meses hemos estado trabajando con la obra 'Una noche en el castillo'. Hicimos un preestreno en Valencia e hicimos el estreno oficial el 20 de diciembre en el Teatro de la Sensación. Es una obra de la que estamos muy orgullosos porque, como vamos aprendiendo de los errores, y aunque nos formamos y compartimos experiencia con otros titiriteros y compañeros, siempre aprendemos de los errores. Llevamos una línea constante pero tranquila. Y es una obra muy completa porque se juntan estos cinco años de experiencia de construir y de darle forma a un espectáculo. Es 'mi niño', es un espectáculo muy bonito y va a funcionar muy bien.


¿Es la que interpretasteis en El Off del Envy?


Esa es una versión más pequeña con algunos cuentos y algunos personajes de 'Una noche en el castillo'. La verdad es que me apetecía mucho jugar en Valdepeñas porque no había tenido muchas oportunidades. Me han llamado de algunos colegios para contar cuentos y hacer alguna animación pero de la manera en la que pudimos trabajar en El Off del Envy no había tenido todavía oportunidad. Por eso quería llevar algo con lo que me sintiera a gusto y enseñarle a mi gente lo que a día de hoy estamos haciendo. Aproveché un poco de ese personaje de 'Una noche en el castillo' para contar los cuentos que yo quería.


¿Qué proyectos tenéis?


A nivel de títeres vamos a estar otra vez en la Red de Teatros de Castilla-La Mancha, se nos puede contratar también a través de la Diputación, de los convenios teatrales, y estamos preparando, en colaboración con compañeros de Ciudad Real que se dedican a las artes escénicas y al cine, un proyecto que va a salir seguramente sobre marzo o abril más enfocado a títeres para adultos.


¿Lo tiene difícil una compañía de títeres, en los tiempos que corren,  para sobrevivir?              


Lo han tenido siempre muy difícil las compañías de títeres para sobrevivir. Yo siempre he entendido que el teatro va más allá del teatro convencional o del teatro más comercial. Lo que hago con los títeres no es un teatro comercial pero sí creo que ese tipo de teatro que a nivel más pequeño se hace en nuestra provincia debería de fomentarse más. Son tiempos difíciles para todos, da igual que seas actor, ingeniero o maestro, hay mucha gente con vocación y bien preparada que no puede trabajar y yo me siento afortunado de poder ir haciendo lo que me gusta a pesar de lo difícil que está todo.




                                                   

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.