El mundo de la discapacidad de La Solana reivindica su papel en la sociedad

|



Asociaciones y colectivos que trabajan con discapacitados fueron invitados a participar en una reunión extraordinaria del nuevo Consejo Local de la Discapacidad, celebrada en el salón de plenos del Ayuntamiento. Hubo llena a rebosar para escenificar así el día internacional de las Personas con Discapacidad, dando todo el protagonismo a ellos y ellas. Usuarios del Centro Ocupacional “Virgen de Peñarroya” y de otras asociaciones, con sus profesionales y voluntarios a la cabeza, organizaron un acto de sensibilización y de reivindicación de su importante papel en la sociedad.

El alcalde, Luis Díaz-Cacho, tomó la palabra para explicar la importancia de este Consejo Local como espacio de encuentro, reflexión y compromiso de asociaciones y personas a título individual. “Aquí damos la voz y la palabra a las personas discapacitadas, escuchando vuestras ideas y sugerencias para diseñar un pueblo más integrador y accesible”. Expresó el compromiso municipal a mantener vivo este organismo y agradeció el esfuerzo a las asociaciones que había organizado este acto y aprovechó para felicitar a Lucía Díaz-Cano, la niña que ha diseñado el logotipo elegido. “A mí me gusta por su colorido y su viveza” –confesó el regidor-.

Después, una representación del colectivo de personas discapacitadas de La Solana ocuparon los sillones de los concejales. El técnico municipal y monitor del Club de Ocio “Reto”, Julián Mateos, coordinó una interesante ronda de preguntas del público a los chicos y chicas. Hubo alusiones a todo, desde el amor hasta la política, pasando por las nuevas tecnologías o la violencia de género.

“Es una lección de vida”

Destacaron los testimonios de dos familiares directos de chicos con discapacidad. Regina Gómez-Pimpollo es hermana de José María, un chaval con parálisis cerebral. “Cuando mi hermano nació yo tenía 12 años y ves que pasa el tiempo y no anda ni habla como los demás; es un jarro de agua fría que asimilas poco a poco, cuanto antes mejor porque es bueno para ti y para él. En la asociación te hacen sentir bien”. Mari Carmen Luna es madre de Carmen, una niña de 9 años discapacitada. “Todos queremos hijos listos, guapos y aplicados, y es un shock cuando pasa. Pero tienes que asimilarlo porque de lo contrario no podrás ayudarle”. “Al final te enseñan lo que realmente es importante en la vida: los valores”. “No hay que verlo como un castigo, sino afrontarlo y aprovechar los recursos que tienes a tu alcance para darle un tratamiento correcto. “Es una prueba de vida”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.