Francisco Ferrón: “Ver las caras de ilusión de los niños es lo que nos da energía para seguir saliendo cada año”

|


Hace más de treinta años que un grupo de personas en Valdepeñas se dedica a organizar y sacar a la calle la Cabalgata de Turno de Noche. Una iniciativa solidaria cuya principal función es la de llevar regalos y juguetes a los niños de familias necesitadas para cumplir un único objetivo: que ningún niño se quede sin juguetes en la Noche de Reyes. Es por ello que cada año llevan a cabo una campaña de recogida de juguetes en la colchonería Miramar y la noche del 5 de enero reparten todos esos juguetes llegando a visitar 60 domicilios haciendo felices a más de 200 niños. Del origen de esta cabalgata y de otras curiosidades de la misma hemos hablado con uno de los organizadores, Francisco Ferrón.


¿Cuál es el origen de esta cabalgata del turno de noche?


La cabalgata empezó en el año 1981. Esa fue la primera edición, que salió de una manera muy precaria, con sólo cinco personas, los reyes, el chófer y el paje. Visitábamos a familiares y amigos. Salimos con un vestuario muy precario, con barbas de algodón, que todos estos años hemos intentado siempre mejorarlo. Con los años hemos ido evolucionando y ahora intentamos llegar a familias necesitadas. Nuestro deseo es que no se quede ningún niño sin juguetes. Ojalá hubiera más cabalgatas y más iniciativas de este tipo para que fueran a todas las casas donde hubiera niños.


¿Cuántas personas participáis en esta cabalgata?


Empezamos participando cinco personas, después pasamos a diez o doce, y el año pasado fuimos veinte. Utilizamos un miniautobús y una furgoneta y somos veinte los que participamos. Los payasos que van en la cabalgata municipal se nos han unido a la nuestra y a los niños les da más credibilidad todavía porque, además de que ven a los Reyes Magos a los que han visto lejanamente en la carroza, ven a unos payasos a los que han visto en la cabalgata municipal y que les han ofrecido caramelos y han estado con ellos. Nosotros podemos presumir de varias cosas, primero de que llegamos a todos los que más lo necesitan y segundo de que nuestro rey Baltasar es de raza negra de verdad, lo que le da autenticidad a nuestra cabalgata.


¿Cómo preparáis los juguetes que recogéis?


Lavamos los que es necesario lavar como los peluches o las muñecas, reparamos los que es necesario reparar y los clasificamos por edades y los entregamos. A veces, hay juguetes que están muy mal y los tenemos que desechar. Pero les cambiamos las pilas, les damos cuerda a los que lo necesitan, inflamos los balones para que tengan aire,… Y todo eso lo vamos haciendo cada día. Y una vez que tenemos todos los juguetes preparados y seleccionados, hacemos el reparto entre las listas que nos dan. Esas listas de niños de familias necesitadas nos las facilitan Mancha Acoge y Cáritas Interparroquial. El año pasado también estuvimos negociando con Cruz Roja y esperamos que este año también colaboren en eso porque ellos son realmente los que saben quiénes son esas familias necesitadas. Luego llegó la ley de protección del menor y eso nos impidió salir varios años por las dificultades que nos encontramos con esta ley, hasta que encontramos una fórmula híbrida par respetar la ley pero sabiendo a qué familias visitar.


¿A cuántos niños visitaréis este año?


El año pasado salimos a las nueve de la noche y terminamos a las dos y media de la madrugada. Empleamos 330 minutos en el reparto y visitamos 60 casas. A modo de anécdota, los repartidores de pizzas que van en moto nos preguntan que cómo somos capaces de llegar a tantas casas en tan poco tiempo. La verdad es que vamos muy deprisa y este año queremos ir a menos sitios. Pero lo que pasa es que si hay más sitios a los que ir, nos dejamos llevar, no podemos decir que no. A ver si se pudieran concentrar tres o cuatro niños en cada casa y tener que ir a menos casas. Porque la cantidad de niños a la que llegamos es imprevisible pero igual está en unos doscientos niños en adelante. Lo ideal sería ir a menos casas y que cada visita tenga mayor calidad.


¿Qué sentís al ver las caras de ilusión de los niños cuando os ven llegar cargados de juguetes?


Eso es lo que nos da la energía para seguir al año siguiente. En sus caras vemos una amalgama de miedo e ilusión y alegría que es algo muy bonito. La verdad es que cada vez los niños son más listos a edades más tempranas y antes igual llegabas con 10 ó 12 años y seguían teniendo esa ilusión pero cada vez se bajando, pasamos a los 8 años y ahora es a los 5 ó 6 años cuando siguen creyendo en los Reyes Magos. Desde muy pequeños manejan las últimas tecnologías y cada vez se enteran antes de la desilusionante verdad. Llevamos 34 ediciones con ésta y nuestra idea es llegar a las 40 ediciones, igual que estuvo participando Antonio León Pérez. Queremos tener esa imagen de rey Mago, que empieza con un estado y termina con ese mismo estado. Cualquiera no puede ser rey en la cabalgata. Quien piense que aquí se viene a beber y divertirse, ese rey no tiene hueco en esta cabalgata. Esta cabalgata tiene una misión que conseguir y ese rey tiene que ser auténtico, tiene que ir totalmente sobrio.


¿Cómo puede colaborar la gente?


La gente puede colaborar llevando juguetes nuevos o usados a Colchonería Miramar y también pilas porque últimamente casi todos los juguetes necesitan pilas y las tenemos que poner nosotros. Nosotros tenemos muchas ganas y mucha ilusión de hacer esta cabalgata pero también nuestro presupuesto se agota así que pedimos también que lleven pilas. De esa manera es como pueden colaborar.


¿Cuántos kilos de juguetes recogisteis el año pasado?


Pues la verdad es que nunca los pesamos. Pero solemos necesitar llenar dos o tres veces la furgoneta en la que llevamos todos los juguetes.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.