El Trascacho regaló otra noche de maridaje entre poesía y vino en la XLVII Cata del Vino Nuevo y Anochecer Poético

|



Una noche de maridaje entre poesía y vino es lo que volvieron a regalar los componentes del grupo artístico y literario El Trascacho este sábado con motivo de la celebración de la XLVII Cata del Vino Nuevo y Anochecer Poético. El auditorio Francisco Nieva se impregnó del encanto de una de esas bodegas añejas en las que la poesía flotaba en el aire. Los encargados de presentar el acto fueron Juan José Guardia Polaino y Lourdes Pérez, mientras que el exaltador del vino y la poesía resultó ser el artista valdepeñero Raúl Martín Moreno, quien, en declaraciones a la prensa, señaló que "es un orgullo que El Trascacho haya pensado en mí para ensalzar el vino y la poesía en mi pueblo". Igualmente, la Danza del Vino corrió a cargo de Francisco Ramón Moya.


Además, durante este acto se entregaron los premios del Certamen de Poesía convocado por El Trascacho, en el que el símbolo Cencibel fue para Cosme Jiménez Villahermosa, de Membrilla (Ciudad Real), por su poema 'Vino desde el origen'; el símbolo Jaraíz correspondió a Natividad Cepeda Serrano, de Tomelloso, por 'El rumor del otoño'; el símbolo Chilanco fue para José Repiso Moyano, de Cuevas de San Marcos (Málaga) por el poema 'Última forma de resistir o la luz incallable' presentado bajo el lema 'Sentido revelado'; el símbolo Pámpanas Amarillas recayó en Miguel Ángel Bernao Burrieza, de Tomelloso, por el poema 'Necrológicas'; y el símbolo Vino Nuevo fue para Julia Flores Arenas, de Villarrobledo, por 'Viaje hacia un único lugar'.  Todos ellos dieron lectura a sus poemas.












1 Comentarios

1

Un acto con mucho arte.

escrito por Trini 30/nov/15    12:59

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.