La banda municipal celebró Santa Cecilia con un homenaje a los 50 años como músico de Pedro Ramón Ocaña

|



El concierto de Santa Cecilia de la Banda Municipal de Música solanera de este año sirvió para ofrecer el tercer concierto pedagógico, pero al mismo tiempo para rendir homenaje al músico que más años lleva en la banda, Pedro Ramón Ocaña, con más de cincuenta años participando en las actuaciones de la banda con diversos instrumentos.

El teatro Tomás Barrera registró un lleno para escuchar a la banda y aplaudir al músico homenajeado, que desconocía el homenaje, aunque se sinceró cuando señaló que algo olía por algunas pistas que había percibido.

Comenzó el concierto con unas palabras explicativas a cargo del componente de la banda Gabriel Jaime, que de una forma jocosa y amena fue introduciendo a los asistentes en las piezas que se interpretaban, comenzando por “Osito de peluche”, tema de Legrady, que contó con su propio osito interpretando el trombón solista Raúl Sánchez-Reseco.

La siguiente pieza fue una selección de “Las 4 estaciones” de Vivaldi, relatándose lo que son cada una de las estaciones, al mismo tiempo que se proyectaban imágenes acorde con cada una de ellas.

Con el director Ángel Sancho disfrazado de Zorro continuó el concierto interpretándose por la banda la banda sonora de la película “La máscara del Zorro”, de J. Horner, para seguir con otro disfraz en este caso tanto director como músicos se colocaron la careta de “El fantasma de la ópera”, de Lloyd Webber, complementándose en ambas interpretaciones la música con imágenes de las películas respectivas.

La última pieza del programa era la “Marcha Radetzky” de Strauss, para la que subieron al escario, para acompañar con percusión personal, esa interpretación, que no fue la última porque al acabar la misma llegó el homenaje.

El presentador del acto, Gabriel Jaime, inició una gira de entrevistas con músicos veteranos de la banda, hasta llegar a Pedro Ramón Ocaña, al que hizo salir a primera fila, al mismo tiempo que le recordaba diversos aspectos de su paso de medio siglo por la banda solanera, aunque tampoco faltó el acuerdo relacionado con las orquestas en las que ha actuado como Pachichón y Bahía Samba, haciéndole descender al patio de butacas para que junto a su esposa, hijos y nietos, contemplara una serie de imágenes de su paso por la banda, que fueron proyectadas en la pantalla, al mismo tiempo que la banda interpretaba la partitura “Mademoiselle de París”.

De nuevo en el escenario se le entregó por el director de la banda Ángel Sancho un diploma enmarcado, que recogió emocionado. Pero además el alcalde le entregaba un recuerdo en nombre del Ayuntamiento, pronunciando Luis Díaz Cacho unas palabras de felicitación, pero además recibió otros regalos que le entregaron sus nietos.

Completamente emocionado agradeció el homenaje y, aunque reconocía que ya estaba pensando en irse retirando, este detalle de sus compañeros le llenaba de satisfacción y le animaba a seguir, enviando desde el micrófono un mensaje a su mujer, en el sentido de que continuaría siendo componente de la misma. Sus palabras concluyeron con un fuerte aplauso de los asistentes y sus compañeros de banda.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.