Un estudio sobre reproducción asistida en el Hospital Nacional de Parapléjicos recibe un premio nacional

|



Una técnica de reproducción asistida, conocida como Inseminación Asistida Conyugal (IAC), consigue 68 embarazos en 151 parejas en las que el varón tiene una paraplejia o una tetraplejia. Así se desprende del estudio llevado a cabo en la Unidad de Reproducción del Hospital Nacional de Parapléjicos, centro que gestiona el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, donde realizan esta técnica.


El trabajo, premiado en el último congreso de la Sociedad Española de Paraplejia (SEP), ha consistido en el análisis de la base de datos de la citada Unidad de Reproducción Asistida durante el período 1988-2015.

Un análisis descriptivo y retrospectivo de las parejas que consultaron por fertilidad y a las que se aplicó la técnica de IAC, muestra cómo se realizaron 879 inseminaciones en 151 parejas, con el resultado de 68 embarazos, de los cuales nacieron 58 niños y hubo 10 abortos.

Según la interpretación de estos datos, la tasa de gestaciones por ciclo fue de casi el 11 por ciento, y la tasa de gestaciones por número de parejas que han participado ha llegado al 45 por ciento.

“Esta técnica supone un considerable avance a la hora de conseguir que los hombres con lesión medular, que tienen dificultad de ser padres debido a la frecuente aneyaculación y pobre calidad seminal, puedan serlo en una tasa de gestaciones a término muy estimable”, según el responsable de la unidad del centro, Eduardo Vargas.

Asimismo, explica que la IAC es una de la técnicas de reproducción asistida, que destaca por su sencillez, seguridad y bajo coste, “sobre todo en relación con la gran trascendencia de los resultados, pues la paternidad es muy importante dentro de la normalización de la vida diaria, del varón y de la pareja, tras una lesión medular”.

El análisis de las IAC realizadas en la Unidad de Reproducción del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, para cuya aplicación el requisito imprescindible es que el paciente pueda eyacular por alguno de los métodos que se emplean en la consulta de la Unidad, permite también mostrar que no se registraron complicaciones graves, que no se encontraron diferencias por edad del lesionado medular y pareja, nivel y grado de lesión, método de extracción seminal y tipo de depósito seminal.

Además de Eduardo Vargas, en el trabajo participaron José David Bravo, Antonio Sánchez Ramos, Manuel Mas García y Patricia Cuadra, y contó con la colaboración de la Fundación Lesionado Medular de Madrid y el Centro de Estudios Sexológicos de la Universidad de La Laguna en Tenerife. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.