Inquina

|


Inquina. Inquina y nada más. Necesidad de venganza, odio, rencor y mala leche. Mucha mala leche.

Todo esto es el comentario que nos merece el desprecio que nuestro alcalde perpetraba, públicamente, sobre nuestro vice portavoz durante el desarrollo del último pleno municipal. Se olvida nuestro primer edil que, de momento, al igual que él, ambos tienen todo el derecho a sentarse en sus escaños porque ambos son representantes legítimos de nuestros vecinos. Ni más, ni menos.

A nuestro primer ciudadano le pusieron el trapo rojo de la “vendetta” y le faltó tiempo para dar rienda suelta a su viperina lengua. Le ha podido la sed de venganza y ha meado fuera del tiesto, olvidando que, en su cargo, representa a todos los vecinos de esta ciudad: a los que le han votado y a los que no. Y se olvida que, de momento, nadie es culpable de nada. En nuestro país, siempre la presunción de inocencia predomina sobre la presunta culpabilidad hasta que no exista una sentencia condenatoria.

Y nosotros no es que creamos que nuestro vice portavoz sea inocente; es que sabemos que es inocente y estamos convencidos que se demostrará convenientemente. Al igual que como ya ocurrió con las de injurias, denuncia falsa y calumnias.

¿Qué es eso de que el gobierno no debatirá con nuestro vice portavoz? ¿Desde cuando usted decide sobre con qué concejal se puede y con quien no? Cuidado, señor alcalde, eso podría ser considerado un abuso de autoridad. ¿No le ha bastado sellar la boca de los ciudadanos, quitándole la palabra den los plenos? .Nuestro alcalde se ha pasado tres pueblos. Y nos preocupa que, últimamente y con demasiada frecuencia, le afloren esos “tics” que marcan a las personas acostumbradas al poder y a mandar: errores, cero; soberbia, diez.

Algo curioso en quien no ha tenido miramiento ni “mano izquierda” a la hora de quitarse de encima a sus “compañeros adversarios” (¿o decimos enemigos?) políticos socialistas locales, siendo incluso capaz de pasar por encima de su propia ejecutiva, evitando algo tan democrático como las primarias en su propia sede. Y todo esto sucedió con el beneplácito de su propio partido. Resultado final: patada a los críticos y abrazos a los palmeros.

Eso si que nos preocupa, como también que sea capaz de cargarle a la cuenta de los valdepeñeros 464 euros de taxi, para honrar a nuestros mayores con su presencia en la cena anual de homenaje a los mismos y a los que, como premio, les cobra el cubierto.

¿Sabe nuestro ínclito que con 38 euros menos -426- muchas familias valdepeñeras se las apañan para pasar el mes? .Son las familias que sufren la lacra del paro y de la falta de oportunidades. Esto si que nos preocupa. Como, de la misma manera, consideramos escandaloso las nóminas que reciben los concejales liberados de nuestro ayuntamiento. Algo impropio de quienes dicen servir a los ciudadanos. ¿No será que nos servimos de la política para vivir mejor y asegurarnos, de paso, una jubilación decente ante la falta de curriculum? ¿De verdad cree que esos sueldos se corresponden con la realidad de una ciudad de 30.000 vecinos y, sobre todo, con la actividad que desarrollan? Sinceramente, nosotros creemos que no.

Como también creemos que gastarnos, en dos años, 75.000 euros en adornos navideños es, sencillamente, un gasto difícilmente justificable cuando hay muchos vecinos en paro que, si tuvieran ingresos, también se harían fotos en la plaza, tomarían vinos y gastarían en nuestro comercio, generando riqueza.

Todos tenemos asuntos que solucionar, causas urgentes que atender y ayudas que prestar. Por eso, sin ánimo de ofender, consideramos que Valdepeñas tiene más urgencias que la de saciar su venganza con el insulto y la humillación a nuestro concejal. Elegido por el pueblo, no lo olvide.

1 Comentarios

1

Y el próximo pleno. ..tachannnn. Despidos X venganza, a trabajadoras de ayuntamiento fijas.

escrito por Manxe 05/nov/15    16:25

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.