Pan de Trigo reivindica a los clásicos en la entrega de su Certamen Nacional de Poesía

|


Pan de Trigo se inspiró en Miguel de Cervantes para sacar a relucir nuestro acervo más popular durante la entrega de premios de su XXVI Certamen Nacional de Poesía. No fue casual que la escuela infantil de la Agrupación Folklórica “Rosa del Azafrán” irrumpiera desde la popa del patio de butacas para iniciar el acto, ni tampoco las dedicatorias al Quijote. Entre tanto, los poetas ganadores leyeron sus trabajos y Alfredo Sánchez Rodríguez exhibió su buena pluma como mantenedor oficial. Mucho público en el auditorio del Centro de Artes de La Solana.


La primera parte estuvo dedicada al cuarto centenario de la publicación de la segunda parte del Quijote. “Lo hemos planteado trayendo al escenario las tradiciones de siempre” –declaró a Radio Horizonte Isabel del Rey-. “Con los coros y danzas queríamos echar mano de los legados antiguos”. Un guiño, de paso, al afán de Pan de Trigo por unir a los numerosos colectivos culturales de la ciudad, “hay muchos grupos que trabajamos las artes, la cultura, la música o la danza”. “Queremos sentirnos orgullosos de nuestra tierra”.


La presidenta se refirió a los premiados de este año, “tres poetas fabulosos que ya conocíamos”. Cree que la promoción del 25º aniversario ha ayudado a aumentar la participación, más alta que en otras veces. El ganador, José Luis Martín Cea, leyó su poema En la espuma del aire. “Hablo de ese paso del tiempo cuando uno se va haciendo viejecito y se le caen las lágrimas al pensar en cuando era joven” –declaró el autor vallisoletano a la emisora municipal-. De algo similar habla el madrileño Amando García Nuño en su poema Fugitivos en el último sorbo, segundo premio. El tercero, titulado Confidencias, del palentino Luis Antonio Gutiérrez, trata del amor.


Todos los poemas se recogen en la revista publicada para la ocasión, que también incluye el pregón de este año y el del 25º aniversario que pronunció Esteban Torres. El acto finalizó con una actuación de la joven pianista solanera Gloria Montoya Jaime.


Isabel del Rey destacó el trabajo de todos sus compañeros y expresó su gratitud a los colaboradores. Pero también aprovechó para lanzar una reivindicación. “Hay que leer a los clásicos. Las instituciones no están cuidando esto y es fundamental saber de dónde venimos; es como si negamos la existencia del Neandertal” –concluyó-.





Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.