35 años rindiendo homenaje a la poesía y a Francisco de Quevedo

|



La ceremonia de entrega de premios del Certamen Poético Internacional, que anoche se celebraba en el marco histórico del claustro del Convento de Santo Domingo, contó como mantenedora con Françoise Dubosquet, Decana de la Facultad de Hispánicas de la Universidad de Rennes-2 (Francia), a quien Antonio Gómez Rufo definió como una personalidad clave en el universo de los hispanistas franceses.



En su trigésimo quinto aniversario, la Orden Literaria Francisco de Quevedo volvió a rendir homenaje a la poesía y a Quevedo. Como cada año el certamen daba comienzo con el depósito de la corona de flores junto al busto de Quevedo y el obsequio de un ramo de flores por parte del Gran Maestre y sendos caballeros de la Orden a las musas de Don Francisco, encarnadas en las Damas de la Feria y Fiestas.



A continuación, Juan José Guardia Polaino, Gran Maestre de la Orden Literaria, entonaba el discurso de apertura y Presentación Pérez, escribana mayor de la Orden, leía el acta del jurado calificador, del que han formado parte personas relevantes en el mundo de la cultura y de las letras como Juan José Guardia Polaino, Miguel Blasco Alberite, Juana Pinés Maeso, Antonio Gómez Rufo, Antonio León García y Presentación Pérez González.



Este año han concurrido 408 trabajos procedentes de una gran variedad de lugares de la geografía nacional, Europa y América. Siguiendo el ceremonial tradicional de este certamen, en el que el miembro de la Orden, Clemente Plaza, actuaba como maestro de ceremonias, uno por uno, los ganadores de cada categoría subieron al escenario para jurar o prometer su cargo, recitar las obras galardonadas y recibir sus premios.



El Premio “El Buscón”, para menores de treinta años, con investidura de Caballero (en su caso dignidad de Dama), entrega de pergamino y 300 euros, este año ha recaído en Alejandra Virginia Hernández Valido, natural de Los Realejos (Santa Cruz de Tenerife), por su poema “Guardia de cirugía”.



El siguiente premiado en subir fue Oscar Martín Centeno, natural de Alcobendas (Madrid), que ha sido galardonado con el premio Tema Libre, dedicado al poeta infanteño fundador de la Orden, Rafael Simarro, con investidura de Comendador, entrega de pergamino y 600 euros por el poema titulado “El recuerdo de todo lo que arde”.



A continuación se recibió al ganador del premio “Don Francisco de Quevedo”, dotado con 900 euros e investidura con el grado de Gran Comendador. Este año el premio ha recaído en el poema “Hijos del polvo (Tríptico Quevediano”, del poeta Miguel Sánchez Robles, natural de Caravaca de la Cruz (Murcia).



Finalizada la lectura de las obras ganadoras, el escritor y Caballero de la Orden Literaria Antonio Gómez Rufo presentaba a la mantenedora de esta edición del certamen, Françoise Dubosquet. Durante su disertación, Dubosquet habló de “la necesidad de conservar la cultura eterna, la cultura verdadera, siendo el deber de cualquier democracia el acceso universal a la cultura”. Otro de los ejes de su discurso se centró en la palabra como “actitud ante la vida, palabras que son señas de identidad, son la memoria”, destacó, para terminar refiriéndose a Quevedo como “uno de los eslabones de esta gran tradición literaria” y a la poesía como “esa arma cargada de futuro”.



Por último, respetando el ceremonial tradicional de este acto, los caballeros de la Orden Literaria, acompañados de las Damas, abandonaron el convento de Santo Domingo para llevar la corona de flores al busto de Don Francisco de Quevedo que se encuentra en la cercana Plaza de San Juan.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.