Ruiz Molina: “Las cuentas de la Junta presentan un déficit excesivo, agujeros contables y una tesorería sin apenas liquidez”

|



La situación económico-financiera de la Junta de Comunidades a 30 de junio de 2015, tras los cuatro años de gestión del anterior Gobierno regional, es muy preocupante, al superar ya con creces el objetivo de déficit para todo el año, presentar un alto nivel de ejecución del presupuesto de gastos, con graves agujeros contables, y contar con una tesorería sin apenas liquidez.


Así se desprende de los datos contables facilitados y avalados por la Intervención General de la Junta que hoy ha presentado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, en una comparecencia en las Cortes castellano-manchegas a petición del Consejo de Gobierno y en cumplimiento del compromiso de transparencia del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

Según estos datos, el anterior Gobierno regional acumuló a 30 de junio un déficit en términos de contabilidad nacional del 0,84% del Producto Interior Bruto (PIB), que supera con mucho el objetivo del 0,7% fijado por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para todo el año.

Además, adelantó el consejero, la previsión de cierre a 31 de diciembre de 2015, después de analizar todas las cifras, es que el déficit pueda llegar al 1,7% del PIB.

Este nuevo incumplimiento del déficit por parte del anterior Gobierno regional, presidido por María Dolores de Cospedal, es la consecuencia de una infradotación del presupuesto de gastos y unas partidas de ingresos infladas, además de una mala gestión en la recaudación tributaria.

Ruiz Molina ha recordado que el Gobierno de Cospedal también incumplió los objetivos de déficit establecidos por el Gobierno de la nación en los ejercicios 2012, 2013 y 2014.

Infradotación presupuestaria de gastos
A 30 de junio, el nivel de ejecución del presupuesto de gastos era del 59,73%, a pesar de que sólo había transcurrido la mitad del ejercicio y que hay importantes gastos que todavía no están contabilizados.

Este alto nivel de ejecución está motivado, fundamentalmente, por una infrapresupuestación de determinadas partidas, en las que el gasto real está por encima del presupuestado.

Este es el caso a nivel general del capítulo de gastos corrientes y servicios, en el que hay un agujero de, al menos, 32 millones, o del presupuesto del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) en su conjunto, para el que se estima un déficit de más de 140 millones de euros.

Dentro del presupuesto de gastos, el problema también es importante en el capítulo 1, de personal, al haber sobrepasado a 30 de junio el 50% de ejecución del gasto, lo que obligará a tener que incrementar esta partida, al menos en 90 millones de euros, para pagar las nóminas de los funcionarios hasta final de año.

A ello hay que añadir las más de 37.000 facturas, por un importe de casi 119 millones de euros, que hay que incorporar a la contabilidad.

Presupuesto de ingresos inflado
Por el contrario, en el capítulo de ingresos se observa una baja ejecución del presupuesto, situándose el nivel de ejecución en el 40,05% a 30 de junio, principalmente en aquellos ingresos en los que la Comunidad Autónoma tiene la competencia recaudatoria.

La baja ejecución del presupuesto de ingresos obedece a dos razones, según ha explicado Ruiz Molina durante su comparecencia en las Cortes regionales.

Por un lado, a que este presupuesto, fundamentalmente en lo que se refiere a los tributos cedidos, cuya competencia de gestión y recaudación corresponde a la Junta, está inflado en un 23%. Una sobrepresupuestación, sólo en los tributos cedidos, que podría superar los 76 millones de euros.

Por otro lado, a una evidente mala gestión por parte del anterior Ejecutivo regional. Así, por ejemplo, en los primeros seis meses de este año no se ha recaudado ni un solo euro de los 53 millones previstos de fondos FEDER.

Se considera, por tanto, que no se va a cumplir la cifra de ingresos prevista por el Gobierno de Cospedal.

Déficit de tesorería
La consecuencia inmediata del déficit excesivo que presentan las cuentas de la Junta de Comunidades a 30 de junio es que, de aquí a 31 de diciembre, se estima que habrá un déficit de tesorería de 347,9 millones de euros, y ello después de haber utilizado ya la póliza de crédito que la Junta mantiene con diversas entidades financieras.

Empresas públicas en ruinas
Los números también reflejan que el sector empresarial de la Junta está en ruinas. Un ejemplo es la empresa de Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (GICAMAN), que se encuentra en causa de disolución, al ser su patrimonio neto, como consecuencia de las pérdidas acumuladas, inferior al 50% de su capital social.

La deuda pública casi se duplicó en cuatro años
En cuanto a la deuda viva de la Comunidad Autónoma, el volumen es superior a los 13.000 millones de euros, 6.260 millones más que a 30 de junio de 2011, lo que supone que prácticamente se ha duplicado en tan sólo cuatro años.

Escaso margen de maniobra que no impedirá cumplir los compromisos del presidente García-Page
Por tanto, el alto nivel de ejecución del presupuesto de gastos y las fechas en las que nos encontramos deja un escaso margen de maniobra al Gobierno de Emiliano García-Page, que, aunque se ha encontrado con una situación preocupante de las finanzas castellano-manchegas, cumplirá su compromiso con los ciudadanos de la región de abordar en esta legislatura la reconstrucción de Castilla-La Mancha tras cuatro años de graves recortes sociales.

En ese sentido, el consejero ha asegurado que el Ejecutivo regional subsanará el desastre de las cuentas públicas que ha dejado el anterior Ejecutivo a la vez que reconstruirá el Estado del Bienestar que Castilla-La Mancha había alcanzado en 30 años y que el PP casi ha derruido en sólo cuatro.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.