Los pequeños del Campus Urbano Bilingüe de Argamasilla visitan el circuito de educación vial y el parque de bomberos de Puertollano

|



Los participantes del Campus Urbano Bilingüe que organiza el Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava, se desplazaron este jueves 20 de agosto hasta el parque comarcal de bomberos en Puertollano. Allí, además de disfrutar con el equipamiento de estos profesionales, no faltando el preceptivo baño de espuma, los pequeños recibieron de primera mano consejos sobre seguridad.


De hecho, como explicaba la directora de este recurso educativo estival del Consistorio rabanero, Elena Muñoz, el interés de esta actividad pasa durante estas fechas de agosto por ofrecer a los pequeños diferentes pautas en materia de convivencia y socialización. “Estas dos semanas se están dedicando a educación cívica, primeros auxilios y educación vial y realmente lo están disfrutando mucho”, refería.


Y es que, a la programación habitual de actividades, que este año ha contado con el inglés como principal novedad, se están sumando también alicientes con la realización de no pocas salidas y recibiendo otras tantas visitas. Así lo fue, por ejemplo, la efectuada por Protección Civil o la Policía Local, o la de este jueves para conocer a los bomberos y, de paso, recibir una charla sobre cómo evitar posibles incendios domésticos.


“De alguna manera, los niños participan de una forma más activa, reteniendo mejor los conceptos básicos sobre estas temáticas”, indicaba Muñoz. Una apreciación que la concejala de Igualdad, también presente en la visita a Puertollano, corroboraba asegurando que “los niños, desde pequeños, tienen que aprender a conocer situaciones como los peligros que pueden surgir dentro de la propia vivienda, cómo controlarlos y cómo actuar en el caso de que tengamos un pequeño incendio en casa”.


Laura Domínguez reconocía el papel fundamental que en estas alertas lleva a cabo cotidianamente los padres, advirtiéndoles por ejemplo de la peligrosidad de productos químicos que se guardan en el ámbito doméstico. Pero “parece que hacen más caso cuando se los explica un profesional”, añadía la edil.


Por eso, Domínguez Gómez insistió en que “por parte del Ayuntamiento vamos a poner de nuestra parte todo lo que sea necesario para que los niños puedan tener acceso a todas las posibilidades de conocer estas situaciones”. Sin ir más lejos, ayer mismo se acercaron hasta el rabanero Circuito de Educación Vial para conocer algunas de las normas más básicas que hay que respetar en la vía pública que contribuyan a evitar accidentes con vehículos de todo tipo, bicicletas particularmente, o como peatones.


Y como profesional del cuerpo de bomberos, el responsable del parque puertollanero mostraba el especial interés de estos profesionales “por acercar el servicio a los niños, que conozcan el parque y los servicios” que se prestan. “Que nos conozcan y vea lo que tenemos y sepan un poquito cómo trabajamos, mientras también disfrutan lúdicamente de la visita”, señalaba José Luis Culebras.


Este bombero de amplia trayectoria en el cuerpo está habituado a recibir visitas de niños y reconoce “el impacto que les causa estar cerca de este cuerpo y de sus equipos, hasta el punto de que algunos se plantean la posibilidad de ser de mayor uno de estos profesionales”.


Pero para Culebras, lo más importante a estas edades es poder “comunicarles que detrás del uniforme de bombero existen peligros y que hay que manejar precauciones siempre que se aborden los incendios”. Este trabajador ve “importante sembrar la semilla en niños de estas edades para que crezcan teniendo en cuenta la importancia de crear seguridad a su alrededor”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.