Luis Miguel Vázquez y Fernando Tendero destacan en el Festival Taurino-Flamenco

|



El Festival Taurino-Flamenco ofreció en la tarde del sábado un animado espectáculo para los amantes de la tauromaquia en Manzanares, que combinó la pasión puesta en la faena de jóvenes promesas del toreo con el desgarro y la alegría de la música más racial arraigada a la tradición popular. Luis Miguel Vázquez y Fernando Tendero destacaron en el ruedo por su estilo en la faena y control en la estocada.


A pesar de las amenazas de lluvia de por la mañana, la cuarta edición del Festival Taurino-Flamenco, organizado en torno al aniversario de la muerte del diestro Ignacio Sánchez Mejías e impulsado por la peña taurina manzanareña con la financiación del Ayuntamiento de Manzanares, comenzó a las nueve de la noche con una temperatura agradable para la satisfacción del tendido. El espectáculo estuvo asegurado en la plaza de toros de la localidad con los matadores Luis Miguel Vázquez y Fernando Tendero, además de los novilleros Antonio Santana y Carlos Aranda.



La singularidad de este festival, que dio la oportunidad de demostrar su valía con el capote y la muleta a algunos de los toreros de la comarca, la puso el cuadro flamenco que acompañó con sevillanas, bulerías, tangos y alegrías, además de fandangos, rumbas y tanguillos, el paseíllo de los toreros, la faena de los diestros con la muleta y el arrastre del toro en la vuelta al ruedo. Los cantaores Carmen Macareno y Emiliano López pusieron voz al cante jondo acompañados de Antonio Piqueras y Luis Mariano Carrazón al toque, y con Juan Montoya a la percusión.



La corrida comenzó con mucho estilo con el torero de Villarta de San Juan, Fernando Tendero, que hizo una “faena aseada”, “sobria” y con “una buena estocada” que le alzó con dos orejas; al igual que el daimieleño Fernando Tendero, segundo en salir al ruedo con uno de los mejores toros de la tarde, y que destacó por realizar una faena “fenomenal”, “con mucho oficio y estocada” y “al natural”. El nivel bajó con el novillero malagueño Antonio Santana, que sorprendió por sus “buenas maneras” y su “corte clásico” pero falló con la espada tres veces, algo que le valió una oreja, según algunos entendidos, “algo generosa”. Con el peor novillo de la tarde, el también daimieleño Luis Miguel Vázquez saltó al coso en cuarto lugar para demostrar sus ganas de ser una figura del toreo, pero falló repetidas veces con la espada y el descabello.



Asimismo, durante la corrida un grupo de niños formado por algunos de los participantes del concurso de dibujo infantil organizado por la Peña Taurina Ignacio Sánchez Mejías depositaron un ramo de flores en el burladero en el que se produjo la fatídica cogida del diestro el 11 de agosto de 1934. La peña taurina tiene preparado además realizar una ofrenda de flores al matador este martes, a las nueve de la noche, en el monumento que hay en su honor en el Gran Teatro; y después habrá una invitación a vino local en la plaza de toros.



Aunque el presidente de la Peña Taurina Ignacio Sánchez Mejías, Gonzalo León, hizo una valoración “muy buena” del espectáculo, la nota negativa de la tarde la puso la baja asistencia de público en el graderío.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.