El estreno mundial de Rojo, de Manuel Pacheco, pone el broche de oro a un evento que ha dedicado parte de su repertorio a conmemorar el IV Centenario de El Quijote

|



Los solistas de proyección internacional Álvaro Octavio y Juan Carlos Garvayo, han sido los encargados de clausurar la VIII edición del Festival Internacional de Música Clásica de Villanueva de los Infantes con un recital de flauta y piano compuesto casi en su totalidad por obras del siglo XX.


El programa comenzaba con Sonatina para flauta y piano de José Miguel Moreno (1956), para continuar con el estreno mundial de la pieza Rojo, del infanteño Manuel Pacheco (1990). Esta obra, encargo del Festival, es la primera de la serie titulada ‘Cuatro Colores’ y que en el año del IV Centenario de la publicación de la segunda parte del Quijote, es un homenaje no a la novela en sí, sino al paisaje manchego que recorre el personaje durante sus aventuras. “En este primer movimiento para flauta y piano he querido reflejar el arraigo del Quijote a esta tierra de color rojo que nos rodea y lo que implica la tierra para él cuando abandona su pueblo”, afirma el compositor. La primera parte del programa terminaba con Pièce concertante dans l'esprit "Jazz", de Paul Bonneau (1918-1995).



Durante la segunda parte del concierto, el público se deleitó con obras clásicas del repertorio de flauta y piano como la Sonata de Francis Poulenc (1899-1963), y la Fantasía Brillante sobre temas de Carmen de Bizet, en la que el flautista François Borne (1840-1920) se inspira, por supuesto, en la famosa ópera, para hacer una obra obligada en el programa romántico de la flauta.



Aunque los conciertos finalizaban anoche, las actividades paralelas del Festival continúan hoy y mañana con una masterclass de flauta impartida por Álvaro Octavio.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.