Los hosteleros de La Solana se quejan del calor como el factor principal en la caída del consumo

|


Un verano de lo más caluroso, y junto con él las altas temperaturas, están afectando directamente a las ventas en la hostelería de la Plaza Mayor de La Solana. Es por ello que muchos de los hosteleros están descontentos con el desarrollo en general del verano. Así lo señalaron a Radio Horizonte varios propietarios de locales.


El dueño del bar El Rincón del Cine, Gabriel Onsurbe, daba cuenta de esta problemática admitiendo que “el verano en sí es más flojo y respecto a la temporada en general, también es más floja que años anteriores”. Sin duda, una preocupación para ellos, aunque admiten que han tenido un respiro con las pasadas fiestas de Santiago y Santa Ana, en la que se celebraron multitud de actuaciones en la Plaza Mayor, algo con lo que los diversos taberneros se sienten complacidos. “Siempre es bueno y de agradecer que en la Plaza Mayor de tu pueblo se celebren numerosos actos que muevan gente” comentó Rafael Magdaleno, dueño del Bar Rafa.


Otra de las cuestiones que inquieta a los hosteleros solaneros y que ya está levantando ampollas, es la modificación del horario, que será resuelta próximamente con la creación de una Mesa Sectorial de Hostelería y Turismo. Una moción que presentó el grupo popular en el último pleno celebrado este lunes, “con el único fin de apoyar al sector hostelero”, como reconoció en dicha sesión Ana Belén Reinoso, portavoz del Partido Popular en La Solana. Aprobada por unanimidad, esta medida se pondrá en marcha a principios de septiembre con la convocatoria de una junta con los hosteleros, según reconoció el propio alcalde, Luis Díaz-Cacho.


Poco espacio con muchas mesas


La colocación de las mesas es otro de los aspectos que afecta al espacio, pues en temporadas festivas la afluencia de público se multiplica, lo que entorpece y dificulta el paso. Respecto a esta cuestión, Ángel Simón, empleado de La Casota Gourmet, admitió que “cada local tiene impuesto sus metros de terraza con un total de trece mesas autorizadas que distribuyen por la zona, aunque luego nos dejan poner alguna más por la que se paga un canon”. Simón también habló del cuidado de la Plaza Mayor y manifestó que “lo que debería hacer todo el mundo es cumplir las ordenanzas y mantenerla limpia”.


Un balance de año nada bueno para los hosteleros, que están comprobando cómo el golpe de calor también está afectando a sus negocios.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.