La Real Cofradía de Jesús Caído recibe la donación de una túnica fundacional

|



En un sencillo acto celebrado en la casa hermandad de la citada cofradía, Félix Alcaide Jiménez (nieto de Juan Francisco) hizo entrega de la túnica, en presencia del secretario general, Ángel López Sánchez y del tesorero, Roberto Muñoz Fernández, de cuya cesión se ha emitido el correspondiente documento.


Se trata de una primitiva túnica, la que tuvieron los hermanos de esta cofradía en el periodo 1916-1936, que es de terciopelo morado con una pequeña capa, figurando en el cubre rostro lo que se conoce en los ámbitos cofrades como la “galleta”, que recoge el escudo corporativo, cuya descripción es la siguiente:


Es ovalado. La corona de espinas que lo rodea casualmente está bordada en tonalidades verdes con puntas enrojecidas. (La corona de espinas fue la forma en la que se burlaron de Jesús como Rey de los Judíos).


La cruz está erguida y sobre ella en lo más alto, el INRI (siglas de la frase latina IESVS, traducido al español, Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos), y colgando de ambas partes de la cruz, el sudario.


Otros símbolos que recoge, la rama de hisopo con la esponja empapada en vinagre prendida en una caña, dada a Jesús en el momento de la crucifixión (Mc. 15,30). Figura igualmente la lanza con la que un soldado romano atravesaría el costado de Jesús, saliendo sangre y agua del costado (Jn. 19, 31-37). El látigo es el símbolo de la flagelación de Nuestro Señor. Los tres clavos, el símbolo de la crucifixión que expresan el amor de Dios.


La túnica, dada su buen estado de conservación y por expreso deseo de la familia, está previsto que forme parte del cortejo procesional de 2016, al cumplirse el primer centenario de la fundación de la misma. Hay que recordar que en 1919 se sustituyó el escapulario blanco por una pequeña capa, según consta en las actas por estar en consonancia con el resto de hermandades. Lleva igualmente un cíngulo ancho en tonos blancos para la cintura.


Según consta en el libro de actas fundacional que afortunadamente conserva la cofradía, el ya citado Juan Francisco Jiménez Sánchez entró a formar parte de la Junta Directiva tras la celebración de la reunión del 4 de abril de 1926, siendo presidente Alfonso Caminero Merlo y capellán Ricardo Calso Moraleda, en cuyo domicilio se celebró la misma. Vuelve a ser citado en las actas del año 1932 en este caso ostentando el cargo de secretario con Lorenzo Medina Rodríguez como presidente, e idéntico cargo ostentaba en 1936 con Vicente Santa María Merlo como presidente.


Como es conocido desde 1936 a 1962 hubo un periodo de inactividad de la cofradía de Jesús Caído, siendo refundada gracias a la iniciativa de un grupo de jóvenes con el apoyo de la desaparecida Radio Juventud de Valdepeñas.


Esta es la segunda túnica que ha podido recuperar la Cofradía de Jesús Caído, pues la primera fue donada en el año 2000 por el desaparecido hermano Juan José Redondo Prieto. En 2013, la Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado hizo entrega de un capirucho, cinturón y capillo que les había sido entregado.


En la fotografía, Félix Alcaide hace entrega al secretario general, Ángel López Sánchez, y al tesorero, Roberto Muñoz Fernández, de la túnica fundacional, que el mismo vestirá la próxima Semana Santa.    

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.