García-Page muestra su satisfacción por el nuevo récord en exportación del conjunto de la producción del sector vitivinícola batido por la región con 904 millones de euros

|


JCCM Page


El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mostrado hoy su satisfacción por el nuevo récord en exportación del conjunto de la producción del sector vitivinícola batido por Castilla-La Mancha. “El vino es determinante para la región, no solo por la cantidad de familias que viven de él, sino por la cultura y el negocio que representa”, ha señalado el presidente, antes de avanzar que “la facturación de las exportaciones entre el 1 de septiembre de 2017 y el 31 de agosto de 2018 ha ascendido a 904 millones de euros”, lo que coloca a la región nuevamente a la cabeza, como lo lleva estando los últimos doces meses.


Así lo ha indicado tras su visita a la nueva sede operativa de la Asamblea de Regiones Europeas Vitícolas (AREV) -organismo del que García-Page es su máximo responsable desde 2017-, donde ha mantenido un encuentro con el secretario general de la organización, Alain D’Anselme, en el que también ha participado el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, así como los secretarios generales de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) y de Cooperativas Agro-Alimentarias, entre otros.

García-Page ha valorado asimismo que este buen dato “pone de manifiesto la enorme potencia del sector del vino en Castilla-La Mancha, y de Castilla-La Mancha dentro de España y del conjunto europeo”, destacando además el “carácter esperanzador” para el sector del vino en el conjunto de Europa, “siendo este continente el mayor productor y consumidor de vino de todo el mundo”.

Por otro lado, el presidente castellano-manchego ha remarcado la importancia de que el Gobierno regional llegue a Bruselas de la mano de las organizaciones agrarias de “nuestra tierra”, “defendiendo intereses del campo y preparándonos para abordar la mejor negociación posible sobre la nueva Política Agraria Común”.

En este sentido, ha señalado que el objetivo de este encuentro ha sido además “dar a conocer la AREV -organización que preside Castilla-La Mancha y que representa todos los intereses vitivinícolas en Europa- a las organizaciones agrarias”, para abordar los trabajos previos que la “organización europea del vino” quiere plantear en las conversaciones con la Comisión y el Parlamento europeo “de cara al nuevo documento de la PAC”, ha apuntado.

Asimismo, el presidente regional ha reiterado que “la meta de fondo que tenemos” es representar y coordinar los intereses del sector del vino en la negociación de estas ayudas comunitarias, a pesar de que cada país y cada comunidad autónoma tienen a su vez objetivos muy concretos, “y ello será lo que discutamos mañana en las reuniones que vamos a mantener con los parlamentarios europeos”.

Concretamente, García-Page se reunirá mañana con el eurodiputado italiano Paolo de Castro, ponente en la Eurocámara de las negociaciones en la reforma de la PAC y uno de los vicepresidentes de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo; y con Clara Aguilera, vicepresidenta también de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo. Posteriormente, mantendrá otro encuentro de trabajo con la directora general adjunta de Agricultura de la Comisión Europea, María de los Ángeles Benítez Salas.

Traslado de la sede de la AREV a Bruselas, un logro de Castilla-La Mancha

El jefe del Ejecutivo castellano-manchego ha valorado también el traslado de la sede de la AREV desde la pequeña localidad francesa de Châlons-en-Champagne a la capital belga, y ha recordado que cuando en 2017 llegó a la Presidencia de la Asamblea, esta se encontraba “en una situación interna al borde de la desaparición, con problemas de estabilidad e incluso de financiación”, pero a día de hoy, y tras haber revalidado el cargo en junio de este mismo año, “nos podemos sentir orgullosos” de haberla estabilizado, con un crecimiento en el número de asociados y dando un “salto de gigante” en su funcionamiento.

Así, ha destacado como uno de los logros conseguidos en este tiempo el haber pasado “de tener una sede itinerante, que no representaba fácilmente el trabajo de lobby que necesitamos, a dotarnos de una organización propia aquí”, una sede ubicada en el “corazón de Europa, y a tan solo cuatro metros de quienes toman las decisiones de la PAC”.

Según sus propias palabras, se ha tratado de una “decisión inteligente” que da perspectiva y tranquilidad a la organización europea “y que ha sido protagonizada por Castilla-La Mancha”.

“En Castilla-La Mancha hacemos lo contrario que lo que hacía Cospedal”

En otro orden de cosas y a preguntas de los medios sobre las últimas informaciones conocidas de las conversaciones entre el excomisario Villarejo y María Dolores de Cospedal para espiar al hermano del entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el jefe del Ejecutivo castellano-manchego ha considerado que “no soy quién para dar consejos a la presidenta de honor del PP de Castilla-La Mancha”, pero en el pasado Debate del Estado de la Región “quedó claro que lo que estamos haciendo hoy en día es exactamente lo contrario de lo que la gente sabía que hacía Cospedal”.

En este sentido, ha asegurado que su Gobierno “hace también lo contrario de lo que la gente no sabía, y ahora sabe, que hacía Cospedal”, y ha advertido que con las últimas informaciones aparecidas en los medios de comunicación “mucha gente está empezando a entender lo que había detrás de los cuatro años de enorme dolor, recortes, problemas, crispación y conflictividad que vivimos en Castilla-La Mancha”.

Para García-Page, es evidente que “si alguien tenía ingenuidad, ahora se está destapando la forma de entender la política y la vida de quien ha sido presidenta de Castilla-La Mancha”, y ha mostrado su deseo de que la región “sea conocida en España por todo lo contrario”.

Así, ha recordado que “desde que tomé posesión dije que mi trabajo en público era hacer en la política social y en el entendimiento social lo contrario que hacía Cospedal, y en la vida privada, de puertas adentro, cuando no hay cámaras, también hago lo contrario que ella”.

Finalmente, y tras calificar de “muy grave” y “muy revelador” lo que se está conociendo en las últimas fechas, ha considerado que las decisiones al respecto “las tiene que tomar el PP tanto a nivel regional y nacional”, y ha sentenciado que, a estas alturas, “la ciudadanía tiene un juicio muy grave de lo que significa que alguien utilice lo peor del Estado, las peores prácticas, para investigar, espiar e interferir en las investigaciones policiales y judiciales, así como en el proceso de la justicia.