Pan de Trigo hace visible a la mujer solanera en su XXIX Certamen Poético Nacional

|


Pan de Trigo premiados


“Nos hemos subido a la ola”. La presidenta de Pan de Trigo, Isabel del Rey, explicó así la génesis del homenaje que este sábado tributaron a la mujer solanera con ocasión de la entrega de premios del XXIX Certamen Poético Nacional que organiza el grupo literario. “Hay una corriente de lucha por los derechos de las mujeres y había que aprovechar la ocasión; es un paso adelante para hacernos visibles”, declaró a Radio Horizonte.


Así fue como 31 mujeres que trabajan en diferentes sectores profesionales de la ciudad subieron al escenario para ser presentadas como pilares de la sociedad local. Incluidas, por supuesto, las amas de casa. “Un trabajo como otro, aunque no esté remunerado”, enfatizó la presidenta, muy contenta por la estupenda respuesta que han tenido.


El acto, que llenó el auditorio del Centro de Artes, fue presentado por las cinco mujeres que escriben en Pan de Trigo, circunstancia nada casual, y arrancó con un vídeo sobre 55 mujeres ninguneadas a lo largo de la historia “que han hecho cosas tremendas y no se les ha reconocido”, aunque el homenaje propiamente dicho llegó más tarde. 


Antes se leyeron los tres trabajos ganadores del Certamen Poético Nacional y la entrega de premios correspondiente. El primer premio lo recogió la valdepeñera Aurora Gómez Campos, autora del trabajo titulado ‘La última cena de los perros’. El segundo premio fue para Isidro Catela, de Salamanca, con ‘Especies protegidas’, dedicado a las personas con Alzheimer y quienes les cuidan. Y el premio de microrrelato, la gran novedad de este año, lo ganó el vallisoletano Alberto Ramos Díaz, con ‘Cien rosarios’.


Después llegó el turno de la mantenedora, Isabel Villalta, que estructuró un pregón preñado de referencias a sus recuerdos de La Solana. Fue el preludio del reconocimiento a esas 31 mujeres antes citadas. Subieron al escenario en tres oleadas y se leyó una breve semblanza de cada una de ellas. Allí estaban representados sectores como la enseñanza, la sanidad, la cultura, el deporte, el periodismo, la seguridad, la empresa o el asociacionismo, sin olvidar el papel de las amas de casa o las cuidadoras no profesionales. Algunas de ellas, las que quisieron, se dirigieron al público a fin de reivindicar el verdadero papel que la mujer juega en la sociedad, citando algunos ejemplos llamativos.


El epílogo corrió a cargo de la coral Maestro Ibáñez, de Valdepeñas, que interpretó un breve recital a modo de despedida. Todos pudieron recoger el nº 67 de la revista del grupo, que incluye los trabajos premiados, el pregón y otras colaboraciones.


Pan de Trigo mujeres homenajeadas   copia