El Área Integrada de Guadalajara valora la labor desinteresada que realizan los Payapeutas, que cumplen diez años llevando sonrisas al Hospital

|


JCCM GuadalajPayapeutas


La Gerencia del Área Integrada de Guadalajara, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha agradecido a los Payapeutas el trabajo que realizan alegrando la vida y la estancia hospitalaria de muchas personas a lo largo de sus diez años de presencia en el Hospital.


Durante un acto en el que los Payapeutas han dado a conocer las actividades previstas con motivo de la celebración de una década trayendo sonrisas al Hospital, la subdirectora médica de la Gerencia de este Área, Rosa del Castillo, ha valorado su labor desinteresada, que realizan “de manera respetuosa y coordinada con los trabajadores del centro, para no interferir en las terapias sino ayudar a potenciarlas e intentar sacar una sonrisa durante las mismas”.

El presidente de la Asociación ‘Payapeutas, Payasos de Hospital’, Enrique Sanz, ha destacado la colaboración del SESCAM y de la Dirección del Hospital, “a quienes siempre hemos estado muy agradecidos por su comprensión hacia nuestro trabajo y por tener siempre las puertas abiertas para colaborar con nosotros”.

Con motivo de este aniversario, los Payapeutas han previsto celebrar una gala solidaria, llevando al teatro la labor que realizan en el hospital. Asimismo, organizarán una exposición itinerante con imágenes cotidianas de sus intervenciones, para las que el fotógrafo Ignacio Izquierdo les ha estado acompañando a lo largo de los últimos meses.

Además, y a partir de estas imágenes, han editado un calendario solidario disponible en distintos comercios de Guadalajara, cuyos beneficios se destinarán a financiar el proyecto de los Payapeutas, visitas, colaboraciones y actividades a realizar a lo largo de este 2019.

En estos años, ha señalado Enrique Sanz, los Payapeutas han realizado unas 270 visitas al Hospital en las que han atendido a unos 2.250 niños ingresados en Pediatría y a sus familiares, han compartido risas y juegos con más de 3.200 niños en la consulta externa de Pediatría y “hemos disfrutado y jugado, hemos escuchado, abrazado y besado a unos 3.870 de nuestros mayores”.

A ello se le suman las visitas que realizan al Instituto de Enfermedades Neurológicas de Castilla-La Mancha y su colaboración en festivales navideños o en las actividades organizadas con motivo del Día de la Sonrisa o el Día del Niño Hospitalizado.

Todo ello, siempre con la complicidad de los profesores del Aula Hospitalaria ‘La Pecera’, el personal de Geriatría y Pediatría, y “todos aquellos usuarios y trabajadores que nos ven y juegan con nosotros por pasillos, ascensores y salas de espera”.

Asimismo, han dado las gracias especialmente a los abuelos y abuelas, los niños y niñas y sus familiares por abrirles las puertas de su habitación y jugar con ellos durante un momento “corto, pero que nunca se olvida”.

Desde la Unidad de Día de Geriatría, la terapeuta ocupacional María del Carmen Herrero ha destacado que los Payapeutas desarrollan su labor “desde el máximo respeto a las personas mayores, adaptándose a las circunstancias y a la situación de cada uno, y los mayores se benefician de esta actividad a nivel integral, en su ánimo y a la hora de participar en las terapias”.

“Doctores del alma y la sonrisa”

El coordinador del Aula Hospitalaria, Manuel Vicente, que colabora con los Payapeutas para optimizar el resultado de cada visita, ha destacado la magia que traen cada jueves al Hospital, y el doctor Gonzalo Galicia, en representación del servicio de Pediatría, ha definido a los Payapeutas como “doctores del alma y la sonrisa” que “hacen del hospital, que para el niño es un espacio difícil y un entorno que no conoce, algo agradable”.

El origen de los Payapeutas es la Asociación ‘Chiquilicuatres’, nacida en 2008 al reunirse un grupo de personas afines al circo y las artes escénicas y con formación relacionada con la asistencia social y sanitaria, como médicos, psicólogos, farmacéuticos, educadores sociales, trabajadores sociales, etcétera.

Su trabajo se basa en realizar intervenciones personalizadas a cada paciente con el fin de mejorar su ánimo y el de sus familias, haciendo que por un momento olviden su estancia hospitalaria o su problema de salud y ofreciendo un momento de risa, juego y distracción.

Actualmente, los Payapeutas son ocho payasos y payasas y durante este tiempo ha mejorado la calidad de sus intervenciones gracias a la experiencia y la formación. “Nos hemos vuelto cada vez más respetuosos, más empáticos y más divertidos, y lo que no ha cambiado es nuestra ilusión y nuestras ganas de sacar sonrisas sanadoras en un ambiente en el que uno está más nervioso y se siente más vulnerable”, ha indicado Enrique Sanz.

Los Payapeutas fueron distinguidos por el Gobierno de Castilla-La Mancha con la Placa al Mérito Sanitario durante la celebración del Día de la Salud 2016, y también fueron premiados el pasado mes de enero en los premios anuales que concede Asociación de la Prensa de Guadalajara, en la categoría de Valores Humanos.