​Jesús Martín: “Presentaremos el primer vino con la referencia varietal en su contraetiqueta en la nueva vinoteca de la D.O. Valdepeñas”

|


061017 va jesus martin


Acaba de finalizar una campaña de vendimia en la Denominación de Origen Valdepeñas que ha sido “extraordinariamente normal” en cuanto a plazos y cantidad recogida. Además, las ventas de vino se han recuperado y hay en marcha ambiciosos proyectos, como un estudio de suelos, la creación de la marca Excelent, la ampliación de la cantidad de producción por hectárea o el estudio de cómo evolucionan los vinos en barrica de acuerdo a la Ley del Vino. De todo ello hablamos en esta entrevista con su presidente, Jesús Martín, quien ha adelantado que el primer vino de la nueva añada que ya lucirá la referencia varietal en su contraetiqueta será presentado en la nueva vinoteca de la sede de la D.O. Valdepeñas que en breve abrirá sus puertas.


¿Cómo ha sido la campaña vendimia?


Como se auguraba, éste ha sido un año extraordinariamente normal. O anormalmente anormal. Ya se nos había olvidado que la vendimia empezaba después de la patrona pero en los últimos años habíamos empezado el 15 de agosto. Es obvio que eso, aunque suene muy mayestáticamente hablando, forma parte de aquello que no acabamos de creernos, aunque no dejamos de hablar de ello, que es el cambio climático. Y también es verdad que la pluviometría ha sido muy irregular en los últimos diez años y lógicamente la planta responde a los recursos de los que se alimenta que es la tierra. Este año ha sido una vendimia normal, en un tiempo normal, aunque es cierto que las variedades que no son del terreno, como los verdejo, macabeo o chardonnay, ha habido que recogerlos en un tiempo formal, anterior incluso al inicio de la vendimia, porque son plantas que cuando tienen su grado de madurez, o las coges, o en 48 horas terminan perdiendo sus cualidades. En ese sentido, ha sido normal hasta en kilos. Ha habido momentos, sobre todo al principio de la vendimia, en el que el grado era bajo pero luego se fue recuperando. También no ha llovido, lo cual no ha impedido vendimiar bien o que la planta cogiera algún tipo de enfermedad.


¿Qué cantidad se ha recogido?


No tenemos los datos cerrados porque los aforos de cosecha hay que hacerlos hasta el 15 de noviembre. Por lo tanto, los kilos que hemos cogido, que estamos en la media normal de 100 millones de kilos, no toda la cantidad se destina por las bodegas a D.O. Eso lo sabremos cuando hagan el aforo de cosecha. Ahí podremos dar el dato a finales de noviembre. Pero ha sido lo normal. La D.O. Valdepeñas tiene una capacidad en torno a 100 millones de kilos de los cuales 50 y 50 es blanco y tinto y el 90% son variedades clásicas, la cencibel, el tempranillo y la airén. Y luego hay un 10% de otras variedades en tinta y un 10% de otras variedades en blanca.


¿Cómo van las ventas de vino este año?


Este año va muy bien. El año pasado bajamos de media un 5%. Es verdad que entraron muchos vinos de otros comercios exteriores pero en el primer trimestre de este año habíamos recuperado ese 5% por lo que creo que la comercialización este año se va a quedar en lo que empíricamente era.


¿Y las exportaciones?


Siguen igual. Dentro de la D.O. tenemos un mercado muy consolidado. Exportamos a una media de 110 países, es verdad que igual fluctúa de un año a otro porque esporádicamente se ha abierto un nuevo mercado con una cantidad no significativa que a veces se pierde, no se consolida. Pero en el mercado exterior Valdepeñas sigue exportando su 40%, además con un valor añadido más importante que el que tiene en el mercado nacional, donde el 80% está destinado a alimentación.


¿Cómo va la creación de la marca Valdepeñas Excelent?


Hace dos años, cuando se llegó a un acuerdo en la D.O. Valdepeñas, una de las cosas que había que hacer era revisar el pliego de la D.O. para que se permitiera una mayor producción. En tinto se permite 6.000 kilos por hectárea y en blanco 7.500 cuando el conjunto de las D.O. en España se permite 7.500 en tinto y más de 8.000 blanco. Nosotros quisimos modificar ese pliego pero en los dos últimos años la Comunidad Económica Europea ha estado regulando el reglamento que permite modificaciones a los pliegos de condiciones de las denominaciones de origen. Ahora mismo la comisión europea lo dejó cerrado en septiembre, lo ha elevado al Consejo y al Parlamento, que pueden aceptar o no el nuevo reglamento pero no pueden hacer modificaciones. En todo caso tienen dos meses para pronunciarse. A finales de noviembre tiene que aprobar el reglamento que permita la modificación. 


Como está consensuado con todos los países y con todas las denominaciones de origen de Europa, lo natural es pensar que el Parlamento va a aprobar el trabajo, por lo que nosotros en enero podremos solicitar modificar el pliego de condiciones para que Valdepeñas pueda producir por hectárea 7.500 kilos en tinto y 8.000 en blanco con una variación del 10% al alza o a la baja dependiendo de cómo vengan los años. Esto significa que posiblemente para la vendimia del año que viene, Valdepeñas pueda aumentar su producción en un 20% más, por lo que tendrá más vino para atender a los mercados, y además este año ya es el primer año en que el conocido tinto de Valdepeñas, que se elaboraba con el 85% según la Ley del Vino para aquellos que se llamen tinto, ya todas las botellas de Valdepeñas llevan un 85% de materia prima tinta. 


Eso nos ha mermado nuestra capacidad de producción en el mercado porque en la medida que antes elaborábamos el tinto tradicional con un 30, 40 ó 50% de tinto, teníamos un margen para poder elaborar un tinto, pero como ahora hace falta más materia prima para poder elaborar los mismos vinos, lógicamente tenemos que corregir ese déficit que le crea al industrial y que al final acaba repercutiendo en el agricultor. Porque en la medida que hay que destinar más materia prima para hacer el mismo vino es en la medida que dispondríamos de menos capacidad de botellas por lo que estaríamos generando una quiebra en la comercialización. Por eso ahora lo importante es avanzar en que Europa nos permita producir más y no creo que vaya a haber ningún problema. ¿Y por qué si antes eran 6.000 y ahora 7.500? Porque antes todas las copas eran en secano y ahora el aprovechamiento de los recursos hídricos y es verdad que el agricultor en esta zona lo hace con una sensibilidad brutal porque lo hace por goteo, ahora la planta puede producir más en la medida que estamos retroalimentándola con el agua.


Y en cuanto a la marca Excelent, depende de tres conceptos. La primera es que la Universidad de Castilla-La Mancha nos entregue el estudio de suelos para saber a qué tipología de terreno podemos ir. Y después hay que marcar una serie de kilos por hectárea menor que la del pliego general. Como el pliego general lo estamos intentando modificar, el comité de expertos que se creó para llevar a cabo la marca Excelent, nos dirá en qué zona del término municipal de la D.O. se puede producir ese vino con valor añadido y cuántos kilos. Lo normal será que los kilos de Excelent sean los que son ahora con carácter general porque con carácter general vamos a aumentar la producción en la demarcación de la D.O.


¿Cuándo vamos a poder visitar la vinoteca de la sede de la D.O. Valdepeñas?


Ya está terminada y no deja de ser una anécdota porque que uno llegue al consejo regulador y no haya una vinoteca donde se pongan en valor todas las marcas que comercializa la D.O. era anormal. Esa anormalidad se ha corregido. Pero como este año Valdepeñas va a incorporar en la contraetiqueta la tipología del vino, es la única D.O. que hoy por hoy lo está haciendo con las exigencias que nos hemos puesto a nosotros mismos, estamos esperando que llegue el primer vino, el blanco de esta añada, con la referencia varietal en la contraetiqueta para hacerlo en la vinoteca y matar dos pájaros de un tiro. Así que como creo que por San Andrés el vino blanco nuevo es, el primer vino que saquemos con la contraetiqueta referenciada en añada y en tipología, para poner más en valor lo que valor tiene, lo haremos en la vinoteca.


¿Qué otros proyectos hay en la D.O.?


En la última asamblea de la junta directiva que tuvimos la semana pasada hemos acordado sondear con la Universidad de Castilla-La Mancha qué costo podría tener un estudio organoléptico y de temperatura. La Ley del Vino con carácter general exige que un crianza tenga que estar 6 meses en barrica y que no salga hasta dentro de dos años porque luego está el durmiente y el botellero. El reserva tiene que estar un año en barrica y hasta dentro de tres años no puede salir y el gran reserva hasta los seis años. Con la materia prima que nosotros tenemos, la latitud y altitud que tenemos, es cierto que de Madrid para abajo, los recursos hídricos y las horas solares que hay dan una materia prima que, siendo la misma cepa que de Madrid para arriba, se comporta de manera diferente. 


Y hay una queja por parte del sector en la que los enólogos tienen que trabajar mucho para que un vino que esté en barrica seis meses, año o año y medio, lejos de que gane en valor, lo pierda porque las características de esa uva criada en esta zona a veces no responde en su totalidad y en su evolución organoléptica del vino como respondería en el norte. Queremos hacer un estudio para ver si de Madrid para abajo habría que corregir los tiempos de los vinos en barrica para que el exceso de barrica no haya que controlarlo de una manera más o menos científica en laboratorio. Es un estudio muy ambicioso. La Ley del Vino la hizo Rioja porque en aquel momento era el boom pero aquí cada uno tiene que defender lo suyo. Cambiar una ley es complejo y para eso nos tenemos que dotar de documentos científicos que acrediten al legislador de que la legislación no puede responder de igual manera en diferentes sitios. Así que tengo pendiente entrevistarme con el rector de la UCLM y al mismo tiempo habrá que trabajar con la consejería porque el estudio habrá que hacerlo también con las nueve denominaciones de origen que hay en esta región. Es uno de los proyectos más ambiciosos que tenemos. En definitiva, estamos haciendo una labor, con el estudio de suelos, el estudio de la manera, el estudio de cómo evolucionan los vinos en barrica de acuerdo a la Ley del Vino, son cosas que tendrían que haberse hecho hace 20 años pero más vale tarde que nunca.