El Ayuntamiento toma medidas contra el consumo de alcohol en la plaza del Gran Teatro

|


260918 manz pleno


Una modificación puntual de la ordenanza de convivencia ciudadana para acabar con la mala imagen y con los problemas que ocasiona el consumo de alcohol en la zona del Gran Teatro, aprobada con el único voto en contra de ACM, generó un amplio debate sobre el botellón en el pleno ordinario del mes de septiembre celebrado este martes en el Ayuntamiento de Manzanares. Fue uno de los asuntos que protagonizó esta sesión, en la que el alcalde, Julián Nieva, apeló a la Corporación Municipal a mantener el orden y evitar la crispación tras las reiteradas interrupciones realizadas desde la bancada del PP.

Fueron varias las ocasiones en las que el alcalde pidió a diferentes miembros del Grupo Popular que no interrumpieran las intervenciones de los ediles del equipo de gobierno. Incluso advirtió en dos ocasiones al concejal José Sánchez-Maroto. La portavoz del PP, Rebeca Sánchez-Maroto, también habló sin tener la palabra e interrumpió en varias ocasiones a su homóloga socialista. Por ello, tras más de tres horas de pleno, el alcalde hizo un llamamiento a los corporativos para que eviten este tipo de situaciones que generan crispación y traten de mantener el orden y de cumplir el reglamento en los pocos plenos que quedan del presente mandato. Antes, Nieva había pedido respeto a la institución municipal y a la figura del alcalde. “La lían a ver si expulso a alguno y que esa sea la noticia, pero eso ya me lo sé”, dijo el primer edil.

Julián Nieva lamentó que se dedique tanto tiempo en los plenos a cosas que no resuelven problemas de los ciudadanos y que no aportan nada a Manzanares, en la línea de lo ocurrido en el primer asunto destacado del orden del día, en el que una propuesta para acabar con el consumo de alcohol que deteriora la imagen de la ciudad en la plaza del Gran Teatro “se desvirtuó” en un debate sobre el botellón “para tratar de rascar algo”. Y eso, a pesar de que el Grupo Popular votó a favor de la modificación de la ordenanza de convivencia ciudadana, igual que hicieron el resto de grupos, salvo ACM, que votó en contra a la espera de hacer alegaciones en el periodo de exposición pública por considerar la medida insuficiente ante el fenómeno del botellón incívico.

El Grupo Popular preguntó si acaso el botellón de la zona del Río no es incívico y se alegró de que el equipo de gobierno “tome conciencia” del problema. También lamentó que cuando el gobierno municipal del PP intentó solucionarlo en la zona del Gran Teatro con vigilancia privada, Nieva interpuso una denuncia que, según Rebeca Sánchez-Maroto, fue archivada.

Julián Nieva recordó que el problema derivado del consumo de alcohol en la plaza del Gran Teatro continúa y que lo único que hizo el PP fue, “sin autorización, sin procedimiento administrativo y sin permiso de la autoridad competente”, poner a patrullar la ciudad a vigilantes de la empresa de seguridad del entonces concejal de Policía y actual edil del PP, José Sánchez-Maroto. “Los quitó a las 48 horas porque fue un disparate mayúsculo; se pasaron de frenada”, dijo el alcalde.

“En cuatro años ni acabaron con los problemas del Gran Teatro ni con el resto de botellones”, reprochó el alcalde a los populares, a los que también dijo que en más de tres años del actual periodo municipal no han llevado al pleno ni una moción al respecto ni sobre asuntos de Manzanares y sí sobre Cataluña y terrorismo. Y añadió que de no ser por esta propuesta del equipo de gobierno, tampoco hubieran tratado el asunto del botellón. Por ello, el alcalde reclamó coherencia al PP, “que las únicas ordenanzas que modificó fueron las fiscales para subir los impuestos, las tasas y los precios”, añadió.

Para Julián Nieva, el caso de la plaza del Gran Teatro no tiene similitud con otros botellones al estar protagonizado por un grupo reducido de personas con circunstancias sociales y de dependencias que no se dan en los otros casos a los que acuden cientos de personas, “hijos e hijas de ciudadanos de Manzanares, absolutamente normales en su mayoría”.

Ante esa imagen de la ciudad “que no nos gusta” y que se da en la zona del Gran Teatro, el alcalde confió en que esta medida, junto a otras de tipo social, solucione el problema. Por parte del Ayuntamiento también se están haciendo esfuerzos, explicó, para “darle una vuelta a la plaza” pese a no ir en programa. Se cambiará el mobiliario urbano y se están pintando los edificios del propio teatro y de los juzgados “para que se disfrute la plaza y los comercios y negocios de esa zona prosperen”.

Para la portavoz socialista, Beatriz Labián, hay que dar soluciones a los problemas “y aquí traemos una” para un tipo de botellón “ligado a la marginación y a otras problemáticas en las que la prevención llega tarde debido a situaciones socialmente cronificadas que hacen más compleja la intervención”. Reprochó al PP que solo se preocupe del botellón cuando no gobierna y agradeció el apoyo mayoritario a la propuesta tras constatarse que se requiere una doble actuación basada en la prevención y la intervención.

Recordó programas preventivos que desarrolla el Ayuntamiento y cuyo presupuesto y número de destinatarios ha aumentado en el presente mandato, como ‘Menores ni una gota’ y ‘EmpuG’, con un nuevo programa específico de intervención de calle y con otros para la prevención y reducción de adicciones que en 2017 actuó con unos 500 jóvenes.

El concejal de IU, firmante de la propuesta como delegado de Seguridad Ciudadana, dijo que el botellón incívico en la zona del Gran Teatro persiste a pesar del mayor control y vigilancia policial y de las sanciones impuestas. “No puede consentirse y hay que tomar iniciativas para erradicarlo”, afirmó Miguel Ramírez. Por ello, tras el estudio realizado junto a la Jefatura de la Policía Local, se modifica la ordenanza para dar más capacidad de actuación a los agentes de la autoridad y que puedan retirar o intervenir bebidas alcohólicas y destruirlas por razones higiénico-sanitarias. El objetivo es “que el centro de Manzanares deje de ser en algunos momentos un espectáculo poco reconfortante que daña la imagen de la ciudad”, explicó Ramírez.

En la sesión también se aprobó, con la abstención de los ediles del PP y el voto a favor del resto, una modificación de créditos para terminar de pagar las sanciones por vertidos que se impusieron al Ayuntamiento en 2013, para hacer frente a mejoras en el equipamiento de la nueva ludoteca de la Divina Pastora y para seguir la campaña de mantenimiento de edificios municipales. Esta modificación, que importa cerca de 46.000 euros, se debe a los ahorros obtenidos en las obras de renovación del césped del ‘José Camacho’ y por pagar menos intereses y menos amortización en los créditos contraídos. El edil de UPyD, defendió la herramienta de la modificación de créditos para una mejor aplicación de los presupuestos.

Del resto de asuntos, protagonizados por los ruegos, preguntas e interpelaciones formulados por los grupos de la oposición, se ampliará la información a lo largo de este miércoles.