​Victoriano González de la Aleja: “Valdepeñas me ha dado la oportunidad de tener grandísimos amigos a los que estoy eternamente agradecido”

|


020616 VA VICTORIANO PRESIDENTE AECC


El Ayuntamiento de Valdepeñas nombrará, durante el acto institucional de las Fiestas del Vino, a Victoriano González de la Aleja como Hijo Adoptivo de la ciudad. Un reconocimiento que le llega a este manzanareño de nacimiento en un momento especial y que califica como un “orgullo tremendo y una satisfacción muy grande” porque, según confiesa, ha dejado gran parte de su vida trabajando por Valdepeñas. Y es que hay que recordar que González de la Aleja fue alcalde de esta localidad entre 1995 y 1999. Y también ha estado ligado a distintas asociaciones de la localidad como la Cofradía de los Mayorales del Vino, la Asociación Española Contra el Cáncer, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad o la peña taurina El Burladero. Con él hablamos sobre este importante nombramiento.


¿Cómo recibiste la noticia de tu nombramiento como Hijo Adoptivo de Valdepeñas?


Me llamaron el alcalde y el concejal y me comunicaron la agradable noticia de que me habían propuesto y lo iban a presentar en la comisión de gobierno y en el Pleno para ser Hijo Adoptivo de Valdepeñas. Luego me confirmaron que había pasado el trámite y que todos los grupos políticos habían votado a favor. Incluso todos ellos me llamaron para felicitarme y comunicarme que estaban de acuerdo en el nombramiento.


¿Qué significa para ti?


Para mí significa un orgullo tremendo y una satisfacción muy grande porque es verdad que he dejado una gran parte de mi vida trabajando por Valdepeñas, y lo sigo haciendo en asociaciones. Pero de todas maneras, es una forma que no me esperaba de compensar todo el esfuerzo y para mí es algo muy importante y significa muchísimo porque la ciudad en la que vivo casi 50 años que me quiera y me nombre Hijo Adoptivo es algo sensacional, algo muy importante.


¿Por qué crees que te nombran Hijo Adoptivo?


Creo que han valorado toda mi trayectoria en Valdepeñas. He sido alcalde de aquí, que es otra de las grandes cosas que me han pasado en la vida. Y además he estado trabajando permanentemente con asociaciones de todo tipo. Me he implicado muchísimo. Estuve también de concejal anteriormente, con Esteban López Vega. Quiero decir que mi trayectoria y la de Paquita ha estado siempre muy vinculada a Valdepeñas, con lo cual creo que han valorado todo mi esfuerzo. También desde el partido hemos configurado muchas listas para concurrir a elecciones municipales y regionales y han valorado todo el esfuerzo que he dejado en pro de Valdepeñas. No pensaba, cuando lo hacía, en conseguir nada. Lo hacía porque me parecía que era justo y se lo merecía la ciudad y, además, nunca sabré cómo le voy a pagar a Valdepeñas todo el cariño que la inmensa mayoría de la gente me tiene. Y la verdad es que para mí es una satisfacción muy grande.


Si echas la vista atrás, ¿qué recuerdos tienes de tu etapa como alcalde?


El recuerdo más importante quizás sea que todos los días me venía a casa con la satisfacción de haber escuchado a alguien o haber hecho algo que merecía la pena. Esa sensación agradable de haber recibido a algún vecino que tenía un problema y habérselo arreglado o haber conseguido algo para Valdepeñas o alguna ayuda que siempre venía bien para la ciudad. El llegar a casa cada día con la sensación de haber conseguido algo bueno para Valdepeñas es lo que mejor recuerdo. Y tristes también ha habido varias cosas, dos asesinatos, o que cuando llegué no había agua en Valdepeñas y hubo un problema tremendo, tuvimos que contratar cisternas y Daimiel y Manzanares se ofrecieron. Además, una riada que llegó después que afortunadamente no llegó a serlo porque ya estaba construido el Canal. Son recuerdos importantes.


A lo largo de tu vida has estado ligado a varias asociaciones. ¿Con qué etapa te quedarías?


La más vistosa quizás sea la de los Mayorales del Vino donde tuve la oportunidad de nombrar Mayorales del Vino a muchas personalidades importantes que acudieron a Valdepeñas y que le dieron prestigio no sólo a la cofradía sino a la ciudad. Pero lo más bonito para mí fue luego el tiempo que estuve en la Junta de Gobierno de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y, posteriormente, cuando dejé aquello, la vida y las vivencias que estoy teniendo en la Asociación Española Contra el Cáncer. Aunque no puedo olvidar la peña taurina tampoco.


¿A quién le dedicarás el nombramiento?


Indudablemente a mi familia. El agradecimiento es a toda Valdepeñas pero se lo dedico a mi familia que han estado siempre ahí conmigo, mis hijos, mi mujer y mis amigos. Valdepeñas me ha dado la oportunidad de tener grandísimos amigos a los que estoy eternamente agradecido