El Servicio de Transporte Sanitario Aéreo del SESCAM cierra los siete primeros meses de este año con más de 1.200 activaciones

|


JCCMTransporteAereoSescam


El Servicio de Transporte Sanitario Aéreo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha cerrado los siete primeros meses de este año con un total de 1.218 activaciones para atender situaciones de emergencia sanitaria por patologías médicas, accidentes de tráfico, laborales, deportivos o casuales, entre otras. El 16 por ciento del total de intervenciones, 192, tuvieron lugar en horario nocturno.


Según los datos facilitados por la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario del SESCAM, el 63 por ciento de las intervenciones de los helicópteros sanitarios fueron en el mismo lugar donde se ha producido la urgencia sanitaria. Este dato pone de manifiesto la importancia de contar con un medio que puede ser activado en un tiempo máximo de cinco minutos para poder dirigirse allí donde ocurre una emergencia.

En estos casos, el equipo sanitario realiza una valoración inicial, resucitación y mantenimiento de las constantes vitales y una valoración secundaria. De forma simultánea a la evaluación del paciente, se puede decidir aplicar tratamiento médico y alta in situ o bien determinar la necesidad de traslado a un centro sanitario útil para la resolución del cuadro patológico concreto del paciente.

Por otra parte, el seis por ciento de las intervenciones del Servicio de Transporte Sanitario Aéreo fueron secundarias para evacuar a pacientes críticos que ya estaban siendo atendidos en un hospital pero que precisaban ser derivados a otros centros para completar su tratamiento.

El 81 por ciento de los pacientes atendidos por los profesionales sanitarios de los helicópteros del SESCAM presentaban patologías médicas, de las cuales el 46 por ciento están relacionadas con procesos cardiovasculares (infartos agudos de miocardio, síndrome coronario agudo y otras alteraciones cardiacas), el 20 por ciento con procesos neurológicos (ictus, accidentes cerebrovasculares), y el 34 por ciento restante con otras patologías, procesos respiratorios, sepsis graves, obstétricas y neonatales.

Dentro de la patología de origen traumático, el 60 por ciento de las asistencias fueron traumatismos y politraumatismos, amputaciones y lesiones por agentes físicos; el 18 por ciento, traumatismos craneoencefálicos; el diez por ciento traumatismos abdominales, medulares y torácicos; y un 11 por ciento pacientes con quemaduras.

171 activaciones por códigos tiempo-dependientes

Por otra parte, durante los siete primeros meses de este año, los helicópteros sanitarios han realizado 171 intervenciones relacionadas con la activación de códigos de atención a urgencias tiempo-dependientes, es decir, aquellas en las que el pronóstico está directamente relacionado con el tiempo transcurrido desde que se produce hasta que son atendidas. Durante este periodo se han atendido 68 Código Trauma, 62 de Reperfusión Coronaria y 39 Código Ictus.

Hace escasos días, el Servicio de Transporte Sanitario Aéreo del SESCAM fue activado para atender precisamente dos Códigos Trauma graves como consecuencia de un accidente de tráfico registrado en la provincia de Albacete, en el que resultaron heridas dos personas.

Dada la gravedad de los afectados, fue necesaria la intervención de dos helicópteros sanitarios –los de Albacete y Ciudad Real-, cuyos profesionales sanitarios asistieron ‘in situ’ a los heridos en estado crítico. Ambos pacientes requirieron soporte respiratorio y hemodinámico, incluida la transfusión de hemoderivados utilizando los concentrados de hematíes disponibles en el helicóptero con base en Almagro (Ciudad Real), y fueron trasladados al Complejo Hospitalario Universitario de Albacete.

Castilla-La Mancha es la única comunidad autónoma del país que dispone de la posibilidad de administrar transfusiones de sangre en el ámbito de la emergencia sanitaria durante el traslado gracias a la existencia de un protocolo operativo en el helicóptero de Ciudad Real, que permite realizar transfusiones fuera del ámbito hospitalario en condiciones de máxima seguridad.

La concurrencia de medios aéreos para atender y trasladar a estos dos pacientes, que se encontraban en estado crítico, fue clave ya que los recursos materiales y humanos de los que disponen y la gran velocidad que pueden llegar a alcanzar permitió su evacuación al hospital útil más próximo en el menor tiempo posible.

Renovación de la flota

El Gobierno de Castilla-La Mancha llevó a cabo hace un año una renovación completa de la flota de helicópteros del Servicio de Transporte Sanitario Aéreo del SESCAM, incorporando cuatro nuevos modelos, los más potentes y avanzados del mercado diseñados especialmente para las intervenciones en emergencias sanitarias.

Se trata de dos modelos EC-145, que están operativos en las bases del transporte sanitario aéreo de la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario del SESCAM en Cuenca y Ciudad Real, y otros dos modelos EC-135 para las bases de Albacete y Toledo. Todos ellos están diseñados para la realización de vuelos nocturnos.

Con la modernización de la flota se ha conseguido mejorar tanto la seguridad de la operación como la propia capacidad operativa, para permitir realizar la asistencia sanitaria de urgencias y emergencias con la máxima calidad y alcance para toda la región, incorporando al mismo tiempo los exigentes requisitos europeos para este tipo de operaciones.

Los nuevos helicópteros están equipados con material de electromedicina que incorpora los últimos avances tecnológicos médicos, incluyendo dispositivos de cardiocompresión mecánica, incubadoras, ecografía portátil y aquellos equipos necesarios para convertir el helicóptero en una UVI aérea, con la adecuada medicalización.