Pablo Moro: “Prefiero la subtitulación porque con la versión doblada nos perdemos gran parte de la interpretación original de los actores”

|


090818 VA PABLO MORO TRADUCTOR


La profesión de traductor es muy importante de cara a poder disfrutar en España de contenidos audiovisuales realizados en otros países pero está también infravalorada. Es la opinión de Pablo Moro, un joven valdepeñero que realizó la carrera de Traducción e Interpretación y que ahora se dedica a una de sus pasiones, traducir series, películas y documentales. Aunque reside en Valdepeñas, entre sus importantes trabajos se encuentran series como '13 Reasons Why' o 'El Bebé Jefazo', ambas del gigante Netflix. De esta interesante profesión hablamos con él en esta entrevista.


Háblame de tu trayectoria…


Hice Traducción e Interpretación en Sevilla, en la Universidad Pablo de Olavide. Aprendí italiano en Ferrara, en el año que hice de Erasmus en Italia. Cuando volví de Italia, comencé como traductor autónomo gracias a un gran proyecto que me iba a permitir vivir varios meses. A partir de ahí, todo fue lanzado durante dos años. Después, entré en una empresa de traducción de El Puerto de Santa María, que se dedica a la traducción jurada. Estuve en esa empresa en Cádiz siete meses, hasta que me trasladé a Madrid para ser responsable de dicha empresa en la oficina de Madrid. Más tarde, me salió la oportunidad de trabajar como subtitulador y Project Manager en una empresa de traducción audiovisual, donde he adquirido toda mi experiencia en el sector, hasta que a principios de este año, decidí volver a Valdepeñas y establecerme de nuevo como traductor autónomo y dedicarme solo a la traducción y no tanto a la gestión de proyectos.


¿En qué consiste ser traductor audiovisual?


Dentro de la traducción audiovisual hay muchos campos. Está la subtitulación, la traducción de guiones para doblaje, la audiodescripción para personas ciegas, pero yo me dedico a la subtitulación. Mis clientes me mandan material para subtitular, que suelen ser documentales, series o películas, y normalmente este material vienen con un guión o con una plantilla de subtítulos. En el caso de que venga con un guión tienes que preparar tú todos los subtítulos y sincronizarlos con la voz y si viene con la plantilla sólo tienes que encargarte de traducirlos.


¿Es algo que siempre te ha gustado o has acabado en este mundo por casualidad?


Siempre me ha gustado. En Bachiller me gustaban mucho las idiomas, elegí el de Humanidades porque tenía Griego y Latín y, una vez que hice la carrera de Traducción, he trabajado en muchos ámbitos estos años, como traducción legal y financiera, pero es algo más aburrido. Hice un máster en Traducción Audiovisual y disfrutas mucho haciéndolo porque saca tu lado más creativo a la hora de trabajar.


¿Cuál es la importancia de este tipo de profesión, que a su vez es tan desconocida para muchos?


La importancia es que nos acerca a todos a una cantidad de contenidos culturales inabarcable. Si no existiese esta profesión, sólo podríamos ver los contenidos creados en España o, quien supiera idiomas, los podría ver sólo en Versión Original. Pero considero que es una figura bastante importante, muchas veces infravalorada, ya que no salimos la mayoría de las veces ni en los créditos. Yo, que me dedico a traducir series y películas fundamentalmente, la versión original siempre va a pasar por mí.


¿Es complejo el proceso desde que una película se crea hasta que se pueda ver traducida en España?


Sí, sobre todo lo complicado son los plazos de esta industria porque casi siempre vas con el agua al cuello, siempre quieren todo para ayer y hay que ir muy rápido. Es complicado también porque hay contenidos más fáciles que otros. Hay contenidos que están llenos de referencias culturales del país de origen, juegos de palabras que aquí no se entenderían y hay que trabajarlos para hacer que tenga un sentido en la cultura a la que se va a dirigir. Por ejemplo, cualquier chiste que hagas y se traduzca literal, aquí no se va a entender. Tienes que ingeniártelas y adaptar la broma para que aquí también haga gracia. No siempre se trata de traducir, sino también de adaptar y conseguir que el efecto que produce en la versión original sea el mismo que en la versión subtitulada.


¿Cuál dirías que es el atractivo de tu profesión?


Me encanta el cine y las series, así que trabajar con ese tipo de contenidos es muy atractivo porque tienes acceso a mucho material que si trabajase en otra cosa no tendría tiempo de ver. También es verdad que no todo es siempre traducir cosas divertidas, hay cosas que son aburridas también y te toca hacerlas. Pero yo diría que lo mejor es que te abra la posibilidad de ser creativo en tu trabajo. La creatividad es uno de los atractivos que tiene.


¿Qué piensas del debate de ver las cosas dobladas o subtituladas?


Siempre existe este debate entre los partidarios de ver las cosas dobladas y los de verlas subtituladas. En mi opinión, por lo que hago, prefiero mil veces la subtitulación por una razón muy sencilla: con la versión doblada, nos estamos perdiendo gran parte de la interpretación original de los actores. Cambiamos toda la banda de sonido por una nueva para añadir dichos diálogos. Sin embargo, creo que es completamente necesario ofrecer ambas opciones. El espectador tiene que tener la opción de elegir cómo quiere consumir el contenido audiovisual que quiera ver. No podemos obligar a ver a una persona mayor una película en coreano subtitulada.


¿En qué series o películas has trabajado?


Las tres series más importantes que he trabajado son '13 Reasons Why', que es una serie original de Netflix y uno de sus buques insignia. Fue un reto bastante importante. Cuando traduzco algo, lo traduzco, lo reviso y lo entrego pero con este tipo de series tan importantes, me ví cada capítulo hasta tres veces para que todo saliese perfecto. También estoy trabajando en la adaptación que ha hecho Netflix de la película ‘El bebé jefazo’, que lo ha adaptado a serie. También he trabajado en ‘The good wife’… Casi todo lo que he hecho es con Netflix y Amazon.


¿Se aprenden más idiomas viendo material subtitulado?


Creo que es un mito. Muy extendido, pero un mito. Por ejemplo, en Bulgaria no se doblan las películas y un búlgaro no habla mejor inglés que un español. En los países en los que se habla mejor inglés es porque la educación en inglés es mucho mejor, no porque se subtitulen las películas. Obviamente, ver películas en VOSE pues ayuda a hacer el oído y a aprender cosas nuevas, pero no vas a tener un nivel fluido de un idioma si no tienes una buena educación en el mismo. Por ejemplo, yo podría verme un ciclo de cine alemán de un fin de semana subtitulado y dudo que al salir supiese más de 5 o 6 palabras en alemán, puesto que no lo he estudiado nunca.


¿Animarías a los jóvenes a decantarse por esta profesión?


Si les gusta el cine y traducir, por supuesto que les animaría. A mí siempre se me han dado bien los idiomas pero no siempre basta con eso. Siempre pongo el ejemplo de que en mi clase había una persona que era bilingüe de padre inglés y madre española y suspendía las asignaturas de Traducción. Que se te den bien los idiomas es un plus pero aparte hacen falta otras cosas. Es una profesión muy bonita, nada monótona, siempre estoy haciendo algo nuevo, ningún día hago lo mismo, así que está muy bien.