La Escuela de Verano de la Universidad Popular clausura una edición en la que los menores “han sido inmensamente felices”

|


310718 manz scuel


Durante todo el mes de julio, los niños y niñas de la Escuela de Verano de la Universidad Popular han participado en decenas de actividades que les han llevado a descubrir los museos locales, Fercam o a aprender más sobre música y teatro. Hoy se ponía en escena en el Gran Teatro la última de las actividades de los menores que han participado en esta Escuela de Verano, bajo la atenta mirada del alcalde de Manzanares, Julián Nieva, los concejales Pablo Camacho, Silvia Cebrián y Gemma de la Fuente, y el director de la Universidad Popular, Felipe Jerez, entre padres, madres, monitores y otros asistentes.

Ciento veinte niñas y niños se despedían de este curso con diversión y exponiendo sus trabajos. Julián Nieva ha mostrado su satisfacción y reconocimiento al trabajo de los menores, pero también al que desarrollan los siete monitores y monitoras de la Universidad Popular.

El primer edil ha lamentado que “incomprensiblemente” se suspendiera la Escuela de Verano en la anterior legislatura, “no había ninguna razón objetiva para hacerlo”, pero ha asegurado que “en estos tres años, la actividad se ha recuperado y ha tenido una evolución muy importante en cuanto al número de niños y niñas participantes”. De este modo, en 2016 la actividad se recuperaba con 45 menores participantes, una cifra que aumentó hasta los 70 en 2017, y que inicialmente se planteó con 100 menores para este año; sin embargo, “al quedar 20 niños y niñas en lista de espera, tuvimos que hacer un esfuerzo añadido desde la concejalía de la Universidad Popular, y con un monitor más, 120 niños y niñas han podido disfrutar de esta actividad”.

Para el regidor municipal, estos datos ponen de manifiesto que es una actividad necesaria para que padres y madres puedan conciliar la vida familiar y laboral. Además, Julián Nieva ha subrayado que lo más importante es “que los niños y niñas han sido inmensamente felices”, y han participado en actividades que complementan su formación integral. De este modo, la Escuela de Verano de la Universidad Popular ha realizado actividades de música, teatro, inglés, informática, manualidades, gastronómicas, ocio, primeros auxilios, visitas a los museos locales o la Feria Nacional del Campo, entre otros.

Dos meses para la próxima edición

El éxito cosechado durante las tres ediciones de la Escuela de Verano han hecho plantearse al Equipo de Gobierno la posibilidad de ampliar la duración de la misma a los meses de julio y agosto, “lo cual sería un verano completamente interesante para los más pequeños y sus familias”, asegura Nieva. La gestión política del Equipo de Gobierno, tal y como ha confirmado el alcalde, permitirá esta ampliación, “si el año que viene volvemos a tener la confianza de los ciudadanos, la actividad no sólo se mantendrá sino que la incrementaremos”.

La Escuela de Verano supone un coste de 20.000 euros, y una recaudación simbólica de 30 euros por cada menor participante, “pero lo importante es la repercusión en la sociedad, y en la educación de los hombres y mujeres de mañana”.

Tras la clausura “entrañable” de la Escuela de Verano, Julián Nieva ha deseado a los niños y niñas que disfruten del resto del verano.