La Unidad de Atención Geriátrica Domiciliaria del Hospital de Toledo cumple 30 años habiendo atendido a más de 10.000 pacientes

|


JUNTA 6


La Unidad de Atención Geriátrica Domiciliaria del Servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de Toledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La mancha, cumple este mes tres décadas de actividad, habiendo atendido a más de 10.000 pacientes desde su puesta en marcha en el año 1988.


El objetivo principal de esta unidad, según ha indicado el jefe de servicio de Geriatría, el doctor Francisco José García, es mantener a las personas mayores con patologías crónicas avanzadas en su domicilio con la mejor calidad de vida posible, ofreciendo al paciente una atención integral, dentro de un contexto socio-sanitario, utilizando adecuadamente los recursos, tanto a nivel hospitalario, con la realización de pruebas complementarias y derivación a los distintos niveles asistenciales, y extrahospitalario, colaborando con los equipos de Atención Primaria.

Para conseguir este objetivo la asistencia va dirigida al control de síntomas y reagudizaciones, el soporte emocional al paciente y familia, a la vez que se ofrece educación sanitaria, pautas de autocuidado y refuerzo de su labor a los cuidadores principales.

La Unidad está formada por tres equipos, en los que médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería, trabajadora social y conductores prestan una atención personalizada, integral y de calidad, que permite al paciente permanecer en su entorno en los momentos difíciles.

El doctor García ha explicado que la media de edad de los pacientes atendidos es de 85 años, con una estancia media en el programa de seis meses, de los que un 50 por ciento padecían patologías oncológicas precisando atención paliativa.

El jefe de servicio de Geriatría ha destacado el papel de los profesionales de Enfermería “por su formación geriátrica y paliativa, así como por la continuidad en el equipo durante estos 30 años, haciendo posible mantener esos cuidados de calidad en las personas mayores más vulnerables”.

Al margen de la actividad asistencial, a lo largo de estos años los profesionales de la unidad han realizado una importante labor docente e investigadora, recibiendo el reconocimiento de las familias atendidas con múltiples cartas de agradecimiento y premios, como la Placa al Mérito Sanitario de Castilla-La Mancha, el Premio Nacional de la Unión Española de Sociedades Científicas de Enfermería UESCE (2011) y el Reconocimiento Profesional Enfermero.

“Si algo distingue al equipo, al margen de su profesionalidad, es la disponibilidad y el compromiso de ayuda que establecen con los pacientes y sus familias, así como el grado de humanidad con el que realizan su atención”, ha subrayado el doctor García.