Empu-G promueve la convivencia entre jóvenes, mayores y personas con capacidades diferentes

|


240518 MANZ EMPUG


Jóvenes del programa Empu-G, usuarios del Centro de Mayores y del Centro Activalia de la asociación Afadi disfrutaron este miércoles en la Casa de la Juventud de una gran tarde de convivencia intergeneracional en el III Encuentro de Participación Comunitaria impulsado por el Ayuntamiento de Manzanares. En total, más de 80 personas que confluyeron en un espacio común para conocerse “sin prejuicios y entre iguales”, según resaltó la concejala de Servicios Sociales, Beatriz Labián.

El programa Empu-G, impulsado por las concejalías de Juventud y de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Manzanares para realizar una prevención selectiva e indicada de conductas adictivas entre jóvenes, desarrolló en este tercer encuentro intergeneracional diferentes actividades en las que jóvenes, mayores y personas con capacidades diferentes, mezclados en grupos, interactuaron durante toda la tarde con juegos y canciones. Entre otras cosas, tuvieron que crear cruces de mayo a las que luego cantó la rondalla de mayores.

El objetivo de este encuentro de participación comunitaria de Empu-G, según los monitores Kevin Vega y Eva Expósito, es que personas de características muy distintas y que no coinciden en un espacio común, lo hagan “para conocer mejor a nuestros vecinos”. De esta forma, más de 80 personas disfrutaron de una magnífica tarde de la que fueron testigos las concejalas de Servicios Sociales, Beatriz Labián; y de Juventud, Esther Nieto-Márquez.

La concejala de Servicios Sociales, para quien el Empu-G Manzanares ya es un referente regional por el que se interesan muchos municipios, resaltó la motivación que este encuentro tiene entre los participantes, especialmente entre los mayores y el grupo de la Asociación de Familias de Personas con Discapacidad (Afadi). “Permite conocerse mejor, dejar prejuicios y mirarse entre iguales en medio de un ambiente de alegría y animación”, declaró Beatriz Labián.

Inicialmente, esta actividad estaba prevista al aire libre, pero la amenaza de lluvia obligó a realizarla en la Casa de la Juventud, un centro que los mayores no conocían como tal y que recordaban con los puestos del mercado. Fue el espacio común en el que confluyeron en un encuentro que Labián calificó como muy positivo “a nivel social y comunitario”.