Els Joglars: "El espectador se va a reír mucho con 'Zénit' pero también va a poder reflexionar"

|


230518 VA ZENIT


El Teatro Auditorio Francisco Nieva de Valdepeñas acoge este viernes, 25 de mayo, a partir de las 21:00 horas, la obra de teatro ‘Zenit. La realidad a su medida’, una crítica a la prensa sensacionalista llevada a escena por Els Joglars y dirigida por Ramón Fontserè e interpretada por Ramón Fontserè, Pilar Saénz, Dolors Tuneu, Xevi Vilà, Julián Ortega y Juan Pablo Mazorra. Del mensaje que intenta transmitir 'Zénit' y de la historia y el sello de Els Joglars, una compañía con 56 años de trabajo a sus espaldas, hablamos en esta entrevista con Ramón Fontserè.


¿Qué historia cuenta 'Zénit'?


'Zénit' aborda una reflexión sobre los medios de comunicación sobre todo ahora que hay ese bombardeo constante de noticias al lector o usuario como ahora se llama por la irrupción de las nuevas tecnologías y redes sociales con las que uno está constantemente informado. Incluso diría que hay una especie de adicción. Cuando pasa algo y no podemos consultar el móvil ni acceder a las redes sociales hay una especie de 'mono'. 'Zénit' es un grito a recuperar la cordura en el sentido de que no nos creamos todo lo que nos dan. Es un llamamiento a hacer periodismo verdadero, apelar a la responsabilidad del lector en este sentido para que no se crea todo lo que le dan, que sea capaz de poner las noticias en stand by o al baño maría para entresacar de ese bombardeo constante una reflexión. Es un llamamiento a cómo se utilizan los medios tanto por parte de los medios como del lector.


¿Somos como muñecos en manos de las grandes empresas de la comunicación?


Eso depende de cada uno. Para evitar ser muñecos hace falta no perder tanta energía voraz en tragarte todo lo que te dan, sino ser capaz de mantener la sangre fría y tener paciencia y tomarte un tiempo para ver cómo va todo y sacar después una conclusión. Para eso se necesita un cierto entrenamiento. Por eso decía que 'Zénit' es un grito a recibir las noticias un poco calmados y ver cómo se desarrolla.


¿Qué elementos tiene esta obra para captar la atención del espectador?


Tiene el humor, la ironía, el juego teatral, nuestro espíritu de la ironía, que es un elemento que nosotros siempre hemos utilizado para tratar todos los temas. El humor es una forma civilizada de protesta o de poner distancia entre los grandes temas que nos quieren acongojar. El humor siempre ha sido una tabla de salvación. Por eso el espectador se va a encontrar un espectáculo divertido, se va a reír mucho pero también va a poder reflexionar. Si el espectador sale y le hemos provocado una reacción, pues perfecto.


¿Cómo es la reacción del público?


Ahora venimos de Segovia. Ha sido perfecta, entusiasta, y hemos estado en Elche y también. El teatro es un arte en el que hacemos un ritual en directo y donde además nosotros utilizamos mucha música y la música tiene un poder muy penetrante en las emociones y en los estímulos del espectador. Es más sugestiva y metafórica que la realidad. Con este teatro-música creo que conseguimos penetrar más y de forma más especial en el ánimo del espectador. La música es más poética, más trágica y más divertida. Es un elemento que combinado con el teatro el espectador lo agradece y se lo pasa muy bien. La prueba es que el espectáculo lo sigue el espectador con un interés muy grande desde el primer momento.


¿Qué caracteriza a Els Joglars?


Somos una compañía que llevamos 56 años de historia. Somos la compañía privada más longeva de Europa. Usamos el juego teatral cien por cien. Utilizamos el humor, la ironía, con unos espacios escénicos muy funcionales a la medida del espectáculo. Y sobre todo hay una gran calidad artística. Creo que Els Joglars ha durado 56 años porque detrás hay un gran trabajo de ensayo de meses y meses de trabajo para perfeccionar y que el espectáculo quede cuadrado y pueda ser entregado al público de una manera perfecta. Ese trabajo es lo que  nos ha permitido que hayan pasado 56 años  aún estemos sobre las tablas.


¿Por qué hay que ir a ver 'Zénit'?


Primero porque se lo van a pasar fantásticamente bien y porque vamos a tocar temas que pondrán en duda lo que el espectador piensa y también actúa. Es esa mezcla de reflexión y diversión. Si además de ofrecer un espectáculo para divertirse conseguimos poner en duda lo que él pensaba de los medios, mucho mejor.