El X Aniversario de la Escuela de Ciudadanos reivindica el papel de la música, la poesía y la democracia

|


140518 MANZ ESCUELA


La gala ‘Música y Poesía’ conmemorativa del X Aniversario de la Escuela de Ciudadanos de Manzanares se convirtió en la fiesta del verso y la música, la libertad y la educación. El alcalde de Manzanares, Julián Nieva, asistió a la celebración para agradecer el esfuerzo de la Escuela de Ciudadanos y de su fundador, Román Orozco.

Para Nieva, “Manzanares se puede sentir muy satisfecho de contar con Román, y el grupo de personas que conforman la escuela, y del trabajo que realizan para que cada año vengan a la localidad lo mejor de las letras de este país”. Entre las 65 figuras destacadas de todas las ramas del saber que han pasado por la escuela se encuentran premios nacionales de literatura, el periodismo, o la política. “Hemos tenido un privilegio que otros quisieron acabar con él a finales de 2011, cuando en un ejercicio de fundamentalismo sin límite, la derecha quiso prohibir que en este país interviniese un exministro de España”.

El primer edil recordó que la Escuela de Ciudadanos supone un espacio único para la cultura, y que supone un ejercicio democrático que se debe apoyar, “ojala la Escuela pueda cumplir 20 y 30 años”. Por último, Julián Nieva festejó que el sábado se convirtiera en “un día donde la libertad está por encima de cualquier otra cosa, y donde la democracia y la cultura se visten de gala para recibir a estas personalidades”.

Al acto, presentado por el periodista Juanjo Díaz Portales, asistieron el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, los concejales Silvia Cebrián, Juan López de Pablo, Pablo Camacho y Miguel Ramírez, y representantes de todos los grupos políticos representados en el Ayuntamiento, excepto los del Grupo Popular. También disfrutaron de esta gala Cristina Maestre, vicesecretaria general y portavoz PSOE de Castilla-La Mancha, el senador Nemesio de Lara, el excoordinador general de IU, Cayo Lara, el profesor de la Universidad de Granada y exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad, Miguel Lorente, y el pintor granadino, Juan Vida.

Pedro Guerra y Luís García Montero, protagonistas de la noche

Por segunda vez, en el Gran Teatro resonó la música del cantautor Pedro Guerra en una ocasión en la que cantó en homenaje a Ángel González, “maestro de músicos y poetas”. Para Guerra, la cita fue “un doble honor”, por compartir la clausura de la décima edición de la Escuela de Ciudadanos y por compartir escenario con el poeta Luis García Montero. “Hay elementos que hacen esta noche muy especial”, señaló destacando la belleza del encuentro entre poesía y música.

Por su parte, Luís García Montero se refirió a la “degradación democrática” de España y apeló a la “responsabilidad de cada uno de nosotros y nosotras como profesionales, periodistas, médicos o ciudadanos” para solventarlo: “no vale con criticar a los políticos, hay que asumir la propia responsabilidad, y eso lo hace Manzanares desde hace 10 años en la Escuela de Ciudadanos, y yo he tenido la suerte de vivir esa experiencia”.

También estuvieron sobre el escenario el poeta Matías Miguel Clemente, que junto a la violonchelista Cristina Olmedilla, recitaron tres hermosos poemas.

Unas 700 personas abarrotaron el Gran Teatro, que se sintieron embelesadas ante la dulzura y sensibilidad de las canciones de Pedro Guerra, muchas de ellas con textos de su admirado Ángel González, de Sabina y de su propia cosecha. El público coreó con Guerra su famosísimo “Contamíname”y éste se vio obligado a hacer un bis tras unos sonoros aplausos del público puesto en pie.

El poeta García Montero reivindicó la memoria de la tribu, para que la historia no se pierda y se mantenga el diálogo entre generaciones. Profundo y sencillo como siempre, García Montero defendió la educación de la sentimentalidad y afirmó que la literatura y la poesía sirven para “dignificar la democracia”.

La sorpresa de la gala fue la entrega de una placa de reconocimiento al fundador de la Escuela de Ciudadanos, Román Orozco.