García-Page: “Esta región vuelve a ponerse a la vanguardia en el estímulo de sensibilización y cambio en la lucha contra la violencia machista”

|


300418 rg junta 2


El presidente del Gobierno regional, Emiliano García-Page, ha valorado la Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género que impulsa el Ejecutivo autonómico como un texto normativo con el que Castilla-La Mancha “vuelve a ponerse a la vanguardia” en las garantías, protección, ayuda y en “el estímulo de sensibilización y de cambios en las políticas de lucha contra la violencia machista”.


Así lo ha asegurado el presidente de Castilla-La Mancha durante la presentación del anteproyecto de esta ley, que se ha celebrado este lunes en el Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia del Gobierno regional. Un acto en el que el presidente del Ejecutivo autonómico ha estado acompañado por la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez; y el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando.

El presidente regional ha asegurado que la nueva normativa “es una ley trascendente” ya que combate de raíz una doble tendencia humana hacia la violencia y la desigualdad, al mismo tiempo que ofrece tanto a las mujeres víctimas de violencia machista como a sus hijas e hijos el “panorama más amplio” de sensibilización, educación, ayuda, amparo y garantía de seguridad en la lucha contra la violencia machista de cuantas existen actualmente.

“Hoy es uno de los días importantes en la agenda política de este año”, ha recalcado García-Page, quien ha recordado el papel pionero a nivel europeo que tuvo Castilla-La Mancha con la aprobación de la primera legislación en la materia en 2001.

Tal y como ha destacado el presidente, esta ley recoge “una casuística muchísimo más amplia, pormenorizada y sensible” que comienza, por primera vez, a hablar de los hijos de la violencia machista y que extiende el espectro de personas amparadas por esta normativa, “empezando por las madres de los hijos que son víctimas de violencia de género”.

Del mismo modo, ha destacado el alto grado de participación con el que ha contado esta normativa en su confección y ha expresado su deseo de que alcance el apoyo unánime de las fuerzas políticas con representación en las Cortes de Castilla-La Mancha cuando comience su tramitación parlamentaria.

No obstante y, tal y como ha adelantado García-Page, esta nueva normativa estará abierta a futuras modificaciones que, como ahora, consigan adaptarla a las necesidades que vayan surgiendo y a la realidad del contexto social del momento.

El presidente del Ejecutivo castellano-manchego ha incidido en el carácter trasversal de las políticas de igualdad, que impregna tanto las decisiones como los programas y planes que dependen de “todas y cada una de las áreas” de gestión de la Administración regional. “Todas las decisiones de gobierno han pasado por el filtro de las políticas de igualdad en su conjunto y, particularmente, por las políticas de igualdad entre hombres y mujeres”, ha hecho hincapié García-Page.

En este contexto, el presidente regional ha anunciado que la Ley de Presupuestos del próximo ejercicio deberá contener, por primera vez, un informe de sostenibilidad de los planes de igualdad a nivel general para poder ser aprobada.

“El acatamiento de las normas no supone el silencio ante decisiones contra natura”

Al hilo de estas declaraciones, el presidente de Castilla-La Mancha ha calificado de “inaceptable” el voto particular de un magistrado de la Audiencia Provincial de Navarra que pidió la absolución de los cinco miembros de ‘La Manada’ y cuya sentencia se daba a conocer la pasada semana.

El jefe del Ejecutivo regional ha asegurado respetar el veredicto de los tres jueces que formaban parte del tribunal, aunque también ha defendido que “el respeto y el acatamiento de las normas no supone el silencio ante decisiones que son absolutamente contra natura” desde el punto de vista jurídico y moral. “Es perfectamente normal y compatible respetar las opiniones de los jueces y opinar” sobre ello, ha abundado el presidente castellano-manchego, quien ha asegurado que la sociedad “está alarmada y con razón” por la decisión de este magistrado.

Con todo, se ha mostrado convencido “de que habrá una rectificación a través de un recurso, como ya ha ocurrido con otras decisiones judiciales” y ha reclamado una reflexión sobre la permeabilidad de los criterios de igualdad en los órganos judiciales, así como sobre “las opiniones democráticas expresadas mayoritariamente por la sociedad española”.