Fin de fiesta sin título

|


290418 VA FUTBOL SALA



La crónica | Paco Montero / @PMonterofutsal


Dice una vieja canción de Antonio Vega. “…dependemos del poder de la ilusión”, Ese poder de la ilusión ha capitaneado la temporada del Massey Ferguson/Bodegas Fernando Castro FS. Valdepeñas y de su afición.

El ascenso se consumó en aquel partido ante UMA y sólo faltaba el broche de oro, el campeonato de la 2ª división para redondear una temporada perfecta. El rival para la culminación del objetivo fue el Manzanares FS que se encargó de aguar la fiesta a los locales con un partido muy serio que le costó el campeonato al FS Valdepeñas. El gran beneficiado fue El Pozo Murcia B que se alzó con el campeonato.


En los prolegómenos del partido se homenajeó a la karateka, Nidia García Moya que hizo el saque de honor.


El partido comenzó con el Valdepeñas apretando en tres cuartos, como si tuviera prisa por firmar el primero de la tarde, pero sólo fue un espejismo. Los locales se fueron diluyendo y entregaron la iniciativa y la intensidad a los rivales que pasaron a dominar y a crear ocasiones.

Otero, del Manzanares, tiene la primera ocasión clara que resuelve, magníficamente, Coro.

En el minuto 4 se adelanta el Manzanares por medio de Pichón que libre de marca establece el 0-1. Un minuto después sería Rodrigo quien dejaría de nuevo en tablas en el marcador tras un doble remate a bocajarro.


El partido no defrauda y como suele ser habitual en los derbis, el ritmo es frenético. Las ocasiones se suceden en ambas porterías.

Un robo provoca una contra que aprovecha el Manzanares para desnivelar el marcador, el gol llega en las botas de Pepe. Minuto 9, 1-2.

El partido se vuelve loco y eso sólo beneficia al equipo que le pone más intensidad y acierto, el Manzanares.

Dani santos pone el 2-2 en el marcador y sin tiempo para la celebración, Otero, del Manzanares FS, pone por delante a su equipo. 13’ 2-3.

El Manzanares se encontró con un Valdepeñas bajo de revoluciones y vio que la clave estaba en no bajar el ritmo. Kiki en el 15’ establece el 2-4.

Con este marcador se llegó al final de una primera mitad para olvidar.


La segunda mitad comienza con un juego algo más pausado. Mendiola sustituye a Coro en la portería azulona.

A los 5 minutos de partido, el Valdepeñas vuelve a ser presa del desconcierto y Mendiola tiene que emplearse a fondo. Nacho Pedraza reclama con los brazos el apoyo de una grada que se estaba quedando fría.

No salía nada, y cuando eso sucede, al rival suele salirle todo. Pepe en el 28’ pone más tierra de por medio y marca el 5º del Manzanares, 2-5.

A 7’ del final, el Valdepeñas juega de cinco buscando alguna alternativa, y Kike la encuentra por partida doble.


Primero un gol de jugada de cinco y el 4-5 al transformar un penalti. Parece que el equipo despierta y la afición ruge en el graderío. Otero en el 36’ vuelve a enfriar los ánimos colocando el 4-6 en el luminoso. El Valdepeñas vuelve a jugar de cinco y Nacho Pedraza la estrella en el larguero. Es como si la diosa fortuna considerara que con el ascenso bastaba para recompensar al equipo azulón. Los de Leo Herrera insistieron en el juego de cinco Y ESTALLÓ LA LOCURA…este equipo tiene la magia de las grandes ocasiones. Caio Alves, de un cañonazo marca de la casa, establece el 5-6 y cuando todos daban por acabado el partido, apareció Kike, el niño de la casa que, en boca de gol, remata el 6-6 definitivo.


¡¡LA PRÓXIMA TEMPORADA, NOS VEMOS EN PRIMERA!!