García-Page asegura que con la modificación de la Ley de Caza “vamos a dar un paso adelante” en un sector “determinante” para la región

|


140318 RG JUNTA 6


El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page ha asegurado que, con la modificación de la Ley de Caza impulsada desde el Ejecutivo regional que se debatirá mañana en las Cortes regionales, “vamos a dar un paso adelante” en un sector que es “determinante para Castila-La Mancha”.


Así se ha referido durante la inauguración de las jornadas Agrobank ‘Horizonte 2020’ celebradas hoy en Albacete ante más de 500 profesionales del sector, recordando que con la modificación de la Ley de Caza se van a recuperar aspectos importantes y desaparecidos durante la pasada legislatura, como son los cotos sociales “que se habían suprimido incomprensiblemente”.

De la misma manera, ha señalado que, con los cambios que se propician en esta normativa, se suprimirá, además, la tasa tanto de caza como de pesca a los jubilados, que actualmente suponen un desembolso de 41,62 y 8,84 euros respectivamente.

García-Page también ha querido hacer mención a uno de los aspectos de esta modificación de la actual Ley de Caza, los aguardos nocturnos al jabalí, subrayando que “van a seguir como siempre, sin ningún tipo de dificultad”.

El presidente de Castilla-La Mancha ha resaltado hoy que la caza es una actividad “indispensable” para cientos de personas en la comunidad vinculadas al sector y la apuesta del Ejecutivo pasa porque así sea, no sólo “respetando” a las personas que se dedican al sector cinegético sino “amparándolo”.

Y es que, ha indicado, “va con nuestra cultura, con nuestra raíz y nuestro propio futuro económico”.

Según un reciente estudio realizado por la fundación Artemisan, se pone de manifiesto la relevancia de la caza en la región, con una facturación que alcanza los 634 millones de euros, representando el 1,7 por ciento del PIB regional, lo que supone un 51 por cierto del total a nivel nacional.

El sector, además de generar riqueza, genera empleo, contando con 23.550 puestos de trabajo (equivalentes a jornada completa) que se han mantenido por la actividad de la caza en Castilla-La Mancha.