José Ramón Yébenes: "Como cristianos la Semana Santa es un tiempo fundamental para nuestra fe porque celebramos la Resurrección del Señor"

|


PROCESION CRISTO 11


La Hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de la Palma se prepara estos días para vivir la Semana Santa de 2018, en la que cuentan con una novedad fundamental, que es el cambio del lugar desde el que saldrá su Estación de Penitencia en la noche del Jueves Santo, debido a las obras de restauración que se están realizando en la Antigua Iglesia del Santísimo Cristo. Unas obras que se están viendo retrasadas pero que desde la hermandad confían en que puedan seguir adelante en las próximas semanas. De todo ello hemos hablado con su hermano mayor, José Ramón Yébenes.


¿Cómo se presenta la Semana Santa para vuestra hermandad?


Será una Semana Santa especial la de este 2018 por el hecho de que nuestro templo parroquial se encuentra en obras, lo que va a producir que la cofradía no pueda salir de su lugar habitual. Como ya es conocido por la mayoría de la gente, será la Veracruz el lugar desde donde nuestra cofradía salga la noche del Jueves Santo, lo que nos ha obligado a cambiar horarios para respetar y no interferir a la hermandad del Prendimiento, así como modificar también el recorrido.


¿Qué es la Semana Santa para vosotros?


Como cristianos, es un tiempo fundamental para nuestra fe porque celebramos la Resurrección. El final y el pilar de la Semana Santa es la Resurrección, es lo más importante, la base de nuestra fe. Y a nivel cofrade es la culminación de un año de intenso trabajo en todos los sentidos tanto a nivel espiritual como a nivel material para que la cofradía vaya escribiendo su historia y manifestar de nuevo su fe.


¿Qué otras novedades tenéis este año?


Tenemos una novedad en cuanto al acompañamiento musical en el paso del Señor. Llevamos tres años ya en el que la Estación de Penitencia se había visto enriquecida con el acompañamiento de un coro de cámara. En esta ocasión, la hermandad quiere dar un paso más en la búsqueda de su sobriedad en la calle y ha contratado los servicios de la Escolanía de Sevilla, que es una referencia a nivel nacional en cuanto a música sacra y en concreto a nivel procesional. Es un salto de calidad por el que la hermandad ha apostado, algo que también quiere agradecer a la Escolanía de Sevilla, ya que es un gran esfuerzo para ellos, tanto los adultos como los niños, porque al día siguiente tienen que procesionar con la hermandad de la Sagrada Mortaja en la tarde de Viernes Santo por las calles de Sevilla.


En este punto me gustaría incidir que la hermandad solicita silencio al paso de la cofradía. Es algo que venimos solicitando desde años atrás. Se va consiguiendo año tras año pero aún surgen pequeños aplausos, cada vez menos, por parte de fieles o público que se encuentra en las aceras. Para la Hermandad eso no significa un agradecimiento sino que rompe con ese silencio absoluto que la hermandad quiere mantener a su paso por las diferentes calles. Por eso, querría hacer un llamamiento a la colaboración de los fieles para que aquellos que no respeten la petición de la hermandad puedan ser también de alguna manera amonestados por los que se encuentran a su alrededor y así conseguir entre todos que la hermandad pueda discurrir en medio de ese silencio y solemnidad con el que se quiere realizar la Estación de Penitencia.


A nivel patrimonial también se ha aumentado el número de candeleros en el paso de palio, que es un proyecto que venimos realizando poco a poco. El año pasado se comenzó la primera fase y este año hemos terminado la segunda fase que incluye la segunda y tercera fila de candeleros. Unas piezas que se están realizando por los orfebres Hermanos Fernández de Sevilla. Así, poco a poco se viene enriqueciendo el patrimonio artístico de la hermandad, que también es algo por lo que se está trabajando de manera muy intensa.


Háblame del cartel que tenéis para vuestra Estación de Penitencia...


La filosofía de nuestra hermandad es la de ir alternando la imagen que anuncia la Estación de Penitencia. Un año es el Señor de la Misericordia y otro año es la Virgen. En esta ocasión correspondía que el cartel lo anunciara una imagen de la Virgen. Y hemos querido apostar por una renovación. Se ha editado un cartel diferente a lo que la hermandad había hecho hasta ahora, es una foto de un perfil de la Virgen ya coronada, realizada por un artista, Alfonso Escamilla, que trabaja habitualmente para nuestra hermandad. Creemos que es una imagen diferente pero que también anuncia de una manera singular y especial la Estación de Penitencia de la hermandad.


¿Por qué habéis elegido a José Manuel Delgado como pregonero?


Igual que la hermandad tiene un criterio definido para muchas otras cosas, para la figura del pregonero siempre se busca que sea un hermano. No buscamos gente conocida, con don de palabra ni profesional, sino gente sencilla, de la hermandad, que pueda transmitir su experiencia y que sean un ejemplo para el resto de hermanos que ingresan en la corporación. En el caso de José Manuel son 24 años de trayectoria, toda una vida. Él comenzó muy joven, de adolescente, y ha estado vinculado a nuestra cuadrilla de hermanos costaleros, una de las enseñas de nuestra cofradía.


Nuestra hermandad fue la primera que apostó por el costal en el año 1987. De hecho, nuestro capataz perpetuo y honorario Rafael Pérez González fue el que lo llevó adelante. Un hombre muy devoto de nuestras imágenes titulares y que trabajó muchísimo por sacar adelante ésta su cofradía y al que le tenemos que agradecer estos 31 años ya de trayectoria. Por eso, apostamos en este sentido porque José Manuel Delgado nos transmitiera su experiencia en la cofradía y la verdad que lo hizo de una manera muy sencilla y sincera y transmitió su amor y devoción por nuestras imágenes titulares.


¿Cómo veis el ambiente de la Semana Santa en Valdepeñas?


Es un ambiente cambiante. En estos últimos años se han visto cambios significativos dentro de las cofradías pero no soy yo quien deba juzgar esos cambios. Me debo a mi hermandad, me debo a mi servicio en esta cofradía y lo que hagan el resto de hermandades lo tengo que respetar más allá que desde mi criterio, mi punto de vista y desde mi forma de entender las hermandades, pueda estar más o menos de acuerdo. Prefiero mantenerme al margen.


¿Cómo van las obras de la iglesia del Santo Cristo?


Es un asunto complicado porque se están dilatando en el tiempo. Las obras son complicadas, más aún cuando entran en juego distintas administraciones y de distinto color político que por desgracia es lo que está ocurriendo en esta ocasión. Se está trabajando desde la parroquia con todo el ímpetu del mundo por poder sacarlo adelante. Hay una serie de dificultades, ahora mismo estamos encallados en ellas, pero esperamos con la ayuda del Señor que en las próximas semanas o días se puedan solucionar e ir dando pasos hacia adelante para poder concretar la finalización de las obras y celebrar la ansiada reinauguración y reapertura del culto en esta iglesia que tanto significa para la hermandad, para la parroquia y para la ciudad.