Luis Fernando Ramírez Mata: "El cartel de la Semana Santa de Valdepeñas simboliza la muerte de Cristo y a la vez la vida, la Resurrección"

|


PRESENT CARTEL SEMANA SANTA 10


El escultor e imaginero Luis Fernando Ramírez Mata, natural de Ciudad Real, ha sido este año el artista elegido por la Agrupación de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de Valdepeñas para crear el cartel oficial de la Semana de Pasión de la Ciudad del Vino, dejando tras de sí unos años en los que se había hecho mediante un concurso abierto a todo el mundo. El cartel, con un llamativo fondo morado, recoge una imagen del Cristo de Limpias, de la Hermandad del Santo Sepulcro de Valdepeñas, que actualmente está siendo restaurado por Ramírez Mata. Es lo que nos cuenta el propio artista en esta entrevista.


¿Qué has querido reflejar en el cartel de la Semana Santa de Valdepeñas?


Cuando me encargaron el cartel dio la casualidad de que estaba restaurando, y sigo en ello, una imagen de Valdepeñas que es el Cristo de Limpias. Cuando tenía que decidirme sobre qué imagen poner en el cartel que representara a la Semana Santa de Valdepeñas, me decidí por esta imagen, que la tenía en el taller restaurándola. Lo tenía puesto en una estructura en la que el Cristo estaba en el aire, flotando, y era una perspectiva que no se había visto nunca del Cristo, sin la corona de espinas, sin la cruz, así que pensé que era una buena idea reflejar la imagen del Cristo de Limpias tal y como lo tengo yo en el estudio y que la gente viera un adelanto de cómo iba a quedar el Cristo tras la restauración. 


Además, tiene una importante simbología...


Sí, el cartel tiene 18 ornamentaciones y simbolizan las heridas y los problemas con los que venía la imagen de Cristo. Investigando sobre el número 18, da la casualidad de que en el alfabeto hebreo el número 18 se traduce en la palabra 'Vida' y me gustó mucho ese significado porque es un Cristo que está perdiendo la vida, que da el último suspiro de vida en la cruz y era buen reflejo de lo que yo quería plasmar en ese cartel, la muerte de Cristo y a la vez la vida, la esperanza de vida, lo que refleja la resurrección.


¿Por qué el fondo morado?


Tiene varios significados. Porque es el color más apropiado para simbolizar la Semana Santa y también todos los sacerdotes visten de morado en cuaresma. Aparte, todas las pinturas que he realizado para Valdepeñas siempre han tenido un tono violáceo y quise seguir en esa línea. 


¿Qué técnica has utilizado?


Es una técnica mixta de óleo, dorado y estofado.


¿Cómo va la restauración del Cristo de Limpias?


Va muy bien. La policromía y el Cristo estaban en muy mal estado porque tenía muchos clavos que pudren la madera. Le tuvimos que quitar todos los clavos y ha habido que subsanar la madera. Con la policromía que se le ha aplicado hemos intentado que el Cristo no volviese demasiado claro al quitarle la suciedad y el barniz. 


¿Cómo ves la situación actual que vive el mundo de la imaginería en esta zona?


La verdad es que no me puedo quejar de encargos. Ha sido un año de bastante producción. Sí es cierto que es un tema complicado porque abrirte camino siempre cuesta trabajo y le tienes que dedicar muchas horas para que no decaiga. Pero luego es muy gratificante porque en estas últimas semanas cuando se llevan los encargos, con las imágenes terminadas, ves la cara del cliente, la satisfacción con la que lo recogen es el mejor pago que te puedan hacer.


¿Este año has hecho más carteles de Semana Santa?


No, casualmente el de Valdepeñas es el único cartel que he hecho para la Semana Santa porque sobre todo he tenido varias restauraciones y un romano que estoy terminando para Sevilla. El año pasado hice un Cristo Despojado para una asociación de fieles de Sevilla y este año van a estrenar el romano el Domingo de Pasión. Y ahora mismo estoy restaurando el Ángel de la Oración en el Huerto de Puertollano y la Inmaculada de la Parroquia de la Magdalena de Valdepeñas. Además, tengo varios proyectos abiertos de cara a la Semana Santa de 2019. Aparte de eso también tengo que añadir que en el año 2009 hice un Cristo de la Luz que iba a ser para Ciudad Real pero estuvo bastantes años en una capilla particular esperando a que la Iglesia diera el permiso para que saliese al culto y en mayo del año pasado ya lo han puesto en la ermita del Carmen y la verdad es que estoy bastante contento por ello porque es un Cristo que está causando bastante devoción en la gente y estoy muy ilusionado por ello.