Julia Vázquez: "Lo importante es valorar la capacidad de una persona para desarrollar un determinado trabajo, no su género"

|


060318 VA JULIA VAZQUEZ


Lleva casi veinte años al frente del negocio familiar. Un establecimiento, el de Cuchillería González, conocido por todos y situado en pleno centro de Valdepeñas, en la calle Real frente a la Plaza de la Constitución. A pesar de contar con una carrera universitaria, Julia Vázquez González decidió coger las riendas de este negocio convirtiéndose en empresaria y heredando el oficio de su padre, el de afilador. De hecho, es una de las dos mujeres afiladoras que existen en España. Y por toda esta trayectoria, desde el Ayuntamiento de Valdepeñas y también desde el Partido Popular le han premiado con sendos reconocimientos con motivo del Día de la Mujer Trabajadora. Por eso, intercambiamos impresiones con ella en esta entrevista.


¿Cómo recibes este reconocimiento?


Pienso que es un honor y una motivación personal, aunque no niego que me ha sorprendido. Es una sensación muy agradable que se reconozca mi trabajo, y doy gracias a quienes asi lo han considerado.


¿Qué crees que han visto en tí para dártelo?


No tengo ni idea. Eso me gustaría saber a mí, la verdad. Pero como he dicho antes, agradezco el que se me haya dado


¿A quién se lo dedicas?


Por supuesto a todos los que trabajaron tan duro antes que yo, como mis abuelos, César y Lola, y mi padre. Por supuesto a mi madre, desde el silencio, no la olvido.


¿Cuántos años hace que llevas al frente de Cuchillería González?


Al frente , como empresaria, 19 años, aunque desde siempre he estado liagada al ser un negocio familiar.


¿Por qué decidiste seguir al frente del negocio familiar?


Después de terminar mis estudios, decidí opositar. Eran tiempos también muy dificiles, y al cabo de dos años al no salirme nada, decidí embarcarme en este sueño, hecho realidad. No era nada nuevo para mí, aunque nunca imaginé verme al frente del negocio de la familia, tan distinto de lo que yo siempre imaginé para mí. Realmente llevo 25 años afilando y 28 haciendo llaves. Y de hecho, cuando era niña, no me gustaba... Fíjate lo que son las cosas porque ahora disfruto mucho de mi trabajo.


Eres una de las pocas afiladoras que hay en España. ¿Cómo te sientes al desempeñar un trabajo tradicionalmente de hombres?


Sí, creo que en España quedamos sólo dos afiladoras. Yo puedo decir desde mi experiencia personal a través de los años que disfruto mucho de mi trabajo, cada vez más. Aún siendo un oficio propio de hombres, una mujer está perfectamente cualificada para poder desempeñarlo.


¿Te has encontrado muchos obstáculos como empresaria por el hecho de ser mujer?


Sí, como todo el mundo pienso yo. Siempre hay piedras en el camino, algunas malintencionadas, pero de las que he intentado sacar el mejor provecho posible. 


¿Qué balance puedes hacer de tu trayectoria?


Poco a poco he ido creciendo como profesional. Cada día se aprende algo nuevo, tanto a nivel profesional como personal.


¿Cómo ves actualmente el papel de la mujer empresaria? ¿Lo tiene más difícil o igual que los hombres?


Creo que lo importante es valorar la capacidad de una persona para desarrollar un determinado trabajo, su preparación y sus aptitudes para ello, no su género. Realmente, creo que queda mucho por hacer. Las mujeres vamos ganando terreno, sí, pero muy despacio. Trabajamos el triple para ocupar el mismo puesto en el que cobraremos menos. lo que dificulta el desarrollo de la sociedad. Y realmente pienso que nos queda mcho camino por recorrer.